¿Es necesario limpiar de forma periódica el registro de Windows?

Dentro de los diferentes componentes que forman parte de nuestro sistema operativo, Windows 10, hay uno poco conocido para algunos usuarios y un tanto temido por otros. Hablamos del Editor de Registro, una base de datos situada en nuestro disco duro, que contiene información vital sobre nuestro PC y como funciona. Aquí es donde se guardan los ajustes de programas instalados del propio Windows, así como de los drivers, perfiles de usuarios y hardware del equipo.

Por lo tanto, hablamos de un componente tan importante como delicado de nuestro sistema. Dentro del Registro encontramos cinco categorías principales, que se encuentran repletas de entradas y subclaves, que pueden llegar de desordenarse si no se realiza cierto mantenimiento, pero que hay que tratar con sumo cuidado si no queremos ocasionar daños en el sistemaa.

Limpiar o no el Registro de Windows, ese gran dilema

Con el tiempo, la instalación de programas, la actualización de software y la conexión de nuevos periféricos, ocasionan que el Registro cada vez sea más grande. Además, incluso cuando desinstalamos programas, algunos valores del Registros se mantienen y no se eliminan.

Pero no solo eso, ya que, llegados a este caso, el sistema seguirá tratando de encontrar esos archivos a los que pertenecen las entradas del Registro. Con ello gasta procesamiento y memoria mientras intenta ejecutar algo que ya no se encuentra disponible. Esto es algo que podría ocasionar mensajes de error o problemas derivados. En este caso se podría pensar en la limpieza con una posible solución a este problema.

Registro Windows

Sin embargo, también hay que tener en cuenta que, muchos usuarios piensan que limpiando el Registro se consigue mejoras en el rendimiento de nuestro PC. Esto es algo bastante incierto y para esto existen otras prácticas más sencillas y habituales como eliminar software no deseado, liberar espacio del disco duro, etc.

Las aplicaciones de limpieza ¿son eficaces?

Windows carece de forma predeterminada de una aplicación propia con la que poder limpiar el registro. En caso de que queramos mantener limpio el Registro, lo cierto es que es una tarea con la que hay que andarse con cuidado. No es recomendable eliminar las entradas de forma manual, ya que podemos eliminar alguna entrada de registro activa, lo que puede ocasionar problemas de estabilidad del sistema. Por eso, si lo hacemos será siempre bajo la propia responsabilidad de cada usuario.

Por ello si queremos realizar una limpieza debemos acudir a aplicaciones de terceros. Herramientas como Wise Registry Cleaner o CCleaner funciona buscando contenido como aplicaciones, archivos y carpetas que corresponden a las entradas del registro. Si el contenido no existe y no coincide con las entradas de registro, estas entradas se consideran residuales y la herramienta las elimina.

Interfaz ccleaner

Pero incluso estos limpiadores automáticos del Registro son perfectos y son capaces de identifican y eliminan de forma incorrecta valores importantes del mismo, por lo que no son tan seguros como cabría esperar. Es por ello que, si estamos dispuestos a limpiar el Registro, es muy importante que, antes que nada, hagamos una copia de seguridad de este. De esta forma en caso de que se produzca cualquier fallo, podemos restaurarlo.