Se disparan los problemas en Windows 10 tras los parches de diciembre

Se disparan los problemas en Windows 10 tras los parches de diciembre

Rubén Velasco

Como no podía ser menos, Microsoft ha querido terminar el año en la misma línea que ha estado todo 2020, es decir, con todo tipo de problemas con las actualizaciones. La semana pasada, los usuarios del sistema operativo recibían un nuevo parche acumulativo de seguridad, KB4592438, despidiendo todo tipo de actualizaciones hasta el próximo mes de enero de 2021. Y, aunque todo parecía ir bien, por desgracia parece que en realidad la actualización no estaba funcionando como parecía. Los errores, aunque han tardado en aparecer, ya llenan los foros de soporte y las redes sociales.

Además de corregir todos los fallos y problemas de seguridad detectados en el sistema operativo, este parche también solucionaba otros errores de calidad que estaban causando dolores de cabeza a los usuarios. Por ejemplo, este parche solucionaba un error con ciertas unidades SSD que causaba pantallazos azules a los usuarios. Un error que llevaba presente en Windows desde el pasado mes de mayo.

KB4592438

Problemas tras instalar el parche KB4592438 en Windows 10

La actualización KB4592438 es la que ha llegado a los usuarios de las versiones de 2020 de Windows 10, es decir, la 20H1 y la 21H1. Sin embargo, los usuarios de las versiones de 2019 (1903 y 1909) que han instalado su correspondiente parche (KB4592449) también han experimentado problemas similares.

El primero de los problemas al que se enfrentan los usuarios es a la hora de instalar la actualización. Esta, que debería llegar e instalarse a través de Windows Update, está dando problemas mostrando mensajes de error genéricos como 0x8007000d y 0x800f0922, entre otros. Algunos usuarios pueden ver un mensaje que les indica que faltan algunos archivos, y en el peor de los casos un pantallazo azul que les impide continuar.

Pero estos no son los únicos problemas a los que se enfrentan los usuarios. Muchos también aseguran que desde que han instalado el parche KB4592438, Windows 10 ha empezado a ir mucho más lento, tardando mucho en abrir determinadas aplicaciones. También se ha notado un aumento considerable en el uso de CPU y memoria RAM, llegando a alcanzar picos del 100%.

Los usuarios de procesadores AMD tienen problemas especiales desde la instalación de este parche, encontrándose de repente con pantallazos azules y con errores al abrir ciertas herramientas, como CMD.

Solucionar los problemas con el último parche

Microsoft, por ahora, no ha hecho declaraciones sobre estos problemas. Además, como hemos adelantado días atrás, la compañía ha decidido pausar todo tipo de actualizaciones (tanto de las versiones actuales de Windows 10 como del programa Insider) durante todo el periodo navideño. Por lo tanto, a priori, no veremos ninguna actualización de este parche que solucione estos problemas.

Si estamos teniendo problemas al instalar la actualización, entonces lo más sencillo es ignorarla, directamente. Podemos optar por aplazar las actualizaciones hasta el mes que viene (extremando, eso sí, las precauciones) y olvidarnos de ella.

En caso de haber instalado ya el parche, entonces la cosa cambia. Aunque hay usuarios que aseguran solucionar los problemas con algunos cambios en el registro, nosotros os recomendamos mejor optar por desinstalar la actualización. Tras hacerlo, simplemente pausaremos las actualizaciones para que no se vuelvan a instalar y listo, hasta el mes que viene cuando, esperemos, estén corregidos estos problemas.