Los drivers manuales de Windows 10 podrían acabar con el Plug&Play

Los drivers manuales de Windows 10 podrían acabar con el Plug&Play

Rubén Velasco

Instalar los drivers en Windows 10 es una tarea relativamente sencilla. El sistema operativo trae por defecto una gran cantidad de controladores genéricos para hacer funcionar la mayoría de los dispositivos que podamos conectar a nuestro ordenador, y, además, busca automáticamente en Windows Update nuevos drivers y descarga las versiones más recientes de los mismos, o aquellos que no vengan instalados por defecto en el PC, como parte de la experiencia Plug&Play. Sin embargo, puede que con esta nueva característica de Windows, esto cambie muy pronto.

El pasado mes de agosto, Microsoft reveló una nueva función de Windows Update llamada «actualizaciones opcionales«. Dentro de este apartado Microsoft distribuye a los usuarios todo tipo de actualizaciones no obligatorias para el PC, incluidos drivers. Estas actualizaciones opcionales no se instalan automáticamente en el ordenador, sino que somos nosotros mismos los que debemos instalarlas a mano desde Windows Update.

La búsqueda y descarga automática de drivers es uno de los pilares base del Plug&Play. Sin embargo, esto puede cambiar muy pronto.

Actualizaciones opcionales Windows

Muchos drivers no se bajarán automáticamente a partir de la versión 2004

Actualmente, Microsoft ofrece a los desarrolladores dos formas de distribuir sus controladores. La primera de ellas es marcándolos como «automáticos«, bajando los drivers de forma automática cuando se conecta un nuevo dispositivo, o sale una actualización de emergencia para un controlador concreto, y la segunda de ellas es «manual», obligando al usuario a bajar estos drivers a mano desde Windows Update. Hasta ahora, si un driver estaba marcado como «manuales«, pero formaba parte del proceso de plug&play, este se bajaba igualmente. Pero esto va a cambiar.

A partir del 5 de noviembre, todos los drivers que lleguen a Windows a través del proceso de «actualizaciones opcionales» dejarán de bajarse e instalarse de forma automática en el ordenador. Esto hará que, cuando conectemos un nuevo dispositivo en el PC, si no hay un driver genérico que lo haga funcionar, nos quedemos sin poder usarlo. En ese caso, Windows 10 emitirá un error DNF (controlador no encontrado) y el hardware no funcionará.

Seremos nosotros quienes tendremos que ir a Windows Update, dentro del apartado de actualizaciones opcionales, para bajar el controlador y hacerlo funcionar.

¿El final del Plug and Play característico de Windows?

Obviamente, esta nueva forma de buscar, descargar e instalar los drivers en el ordenador rompe con lo que conocíamos como el conectar y usar, o Plug&Play. Y esta es una de las mejores características de Windows. Es cierto que es imposible que Microsoft controle el 100% de los drivers, y siempre habrá componentes muy concretos que no podremos instalar de forma automática. Sin embargo, para la mayoría de los casos, era muy cómodo que todo se instalara automáticamente con solo conectarlo.

No se sabe por qué Microsoft ha decidido romper con esta característica. Puede que esté preparando otra función similar para facilitar y automatizar la instalación de controladores. O puede simplemente que por que si. La única forma de que este cambio tuviera sentido es que la compañía tuviera al menos un driver genérico para cada uno de los componentes de hardware que podemos conectar al ordenador. Y esto no es así.