5 consejos para instalar o actualizar drivers en Windows con seguridad

Al echar un vistazo al software que forma parte de nuestro ordenador, generalmente damos una especial importancia elementos tales como el sistema operativo o los programas instalados. Pero igualmente deberíamos tener muy en consideración los drivers que forman parte de nuestro sistema Windows o Linux.

Estos controladores a los que os hacemos referencia son pequeños trozos de software que resultan básicos para el correcto funcionamiento del PC en general. Os decimos esto porque los drivers son los encargados de hacer que el hardware se entienda con el propio sistema operativo y pueda funcionar correctamente. En el caso de que no dispongamos de estos elementos en nuestro equipo o estén dañados, la mayoría de los componentes dejarán de funcionar, o lo harán mal.

De ahí precisamente la importancia que os comentamos que deberíamos darle a los controladores o drivers de un PC. Al mismo tiempo debemos tener en consideración que estos funcionan en algunos casos de manera similar a las aplicaciones instaladas. Con esto lo que os queremos decir es que para mejorar necesitan recibir actualizaciones cada cierto tiempo. Esto logra que saquemos el máximo rendimiento al hardware aquí se refieren, se corrijan los últimos errores detectados, y se parcheen las vulnerabilidades.

Debido a su importancia, estos drivers en muchas ocasiones también se utilizan con fines maliciosos. Es decir, algunos atacantes utilizan los controladores para hacer llegar a nuestro equipo su malware sin que nos demos cuenta. Precisamente por esta razón a la hora de instalar o actualizar los drivers en Windows, deberíamos tomar algunas precauciones. Con algunos movimientos sencillos podremos actualizar o instalar estos drivers con seguridad en el sistema de Microsoft.

Evita riesgos al instalar o actualizar los drivers en tu PC

Al igual que sucede con todo tipo de aplicaciones que instalamos en nuestro equipo, si no tomamos ciertas precauciones con los drives, nos arriesgamos a la entrada de malware. Por esta razón a continuación os hablaremos de algunas medidas que debéis tener en consideración para evitar la llegada de estos códigos maliciosos a través de los controladores.

drivers windows

Para todo esto que os contamos lo primero que os recomendamos es mantener actualizados los controladores en Windows usando la aplicación Windows Update. Esto nos permitirá asegurar que los drivers que descarguemos por esta vía serán legítimos y libres de códigos no deseados. Y es que es la propia Microsoft la que gestiona los envíos de todo tipo de actualizaciones a través de esta vía. Siguiendo en esa misma línea también os recomendamos utilizar en todo momento controladores WHQL o Windows Hardware Quality Labs.

Si no sabéis de lo que os hablamos, este es el procedimiento que utiliza la propia firma de Redmond para certificar que el software o dispositivo en cuestión es compatible con el sistema. Esta es otra manera de asegurarnos de que tratamos con controladores totalmente legítimos. Pero también se puede dar el caso de que actualicemos o descarguemos estos elementos de manera externa al sistema. Por tanto, llegados a ese caso lo recomendable es hacerlo siempre desde la web oficial del fabricante de ese componente.

Con todo y con ello toda precaución es poca, por lo que también os recomendamos instalar y mantener actualizado un antivirus en el sistema. Aquí nos puede ser muy útil el que nos ofrece la propia Microsoft de forma predeterminada con Windows Defender. Para terminar, os recomendamos evitar la instalación de controladores que nos inviten a añadir programas adicionales a Windows. Esto es más habitual de lo que parece, por lo que en ocasiones debemos estar atentos al proceso de instalación de estos drivers en el equipo.

¡Sé el primero en comentar!