Cómo ayuda Windows Defender a proteger a nuestra familia

Una de las mejores decisiones tomadas por Microsoft con la llegada de Windows 8 fue olvidarse de su suite «Security Essentials» y crear un antivirus a la altura: Windows Defender. Desde su aparición, este antivirus no solo ha hecho temblar a las empresas de seguridad, sino que ha demostrado estar a la altura, en cuanto a protección, de los principales antivirus comerciales que llevan más de dos décadas protegiendo los ordenadores. Y aunque muchos lo ven como «un antivirus gratis más» en realidad este programa esconde mucho más de lo que parece.

Windows Defender cuenta con diferentes módulos de protección que nos ayudan a estar protegidos cuando navegamos por la red. Por ejemplo, además de su escudo frente a malware podemos encontrar su propio firewall, o sistemas de protección de integridad y frente a vulnerabilidades.

Entre todas estas funciones, hay una muy útil y que, a menudo, pasa desapercibida: la protección de la familia. Y, dados los problemas que podemos encontrar en Internet hoy en día, es una función esencial si dejamos a los menores hacer uso de las redes.

Windows Defender - Familia

Qué controla Windows Defender a los menores

Podemos ver a Windows Defender como esa persona que está encima del menor mientras está conectado a Internet, con la diferencia de que no se le ve. Por ejemplo, nos permite limitar los sitios web que puede visitar el menor a través de Microsoft Edge para evitar que este pueda terminar en uno de los millones de sitios no aptos para menores (sitios de índole sexual, apuestas, violencia, etc). Si el menor intenta llegar a uno de estos sitios, automáticamente se bloqueará la conexión.

También nos ayuda a establecer buenos hábitos de uso de pantalla, limitando el tiempo que estos pueden estar delante del PC y el rango de horas en el que podrán hacerlo. También nos permite controlar que las aplicaciones o juegos que compran, bajan y ejecutan los menores son acordes a su edad. Incluso podremos limitar las compras y añadir saldo manualmente para tener controlado el gasto, un aspecto muy importante que muchos pasan por alto.

Para asegurarnos de que nada se nos pasa por alto, Windows Defender puede generar informes semanales con la actividad de los menores en línea, pudiendo saber al detalle qué hacen los menores en Internet y limitando aún más esta actividad.

Por último, Windows Defender nos va a permitir controlar el estado y la seguridad de todos los demás ordenadores de los miembros de la familia. De esta manera, si Windows está desactualizado, o hay un problema con el antivirus, podremos solventarlo antes de que sea demasiado tarde.

¿Qué necesitamos para usar las opciones de familia?

Por supuesto, igual que ocurre con el antivirus, Microsoft nos permite hacer uso de estas funcionalidades de forma totalmente gratuita. Para ello, tan solo debemos cumplir dos requisitos. El primero de ellos es tener Windows 10 u 11 instalado en el ordenador (como es lógico), y el segundo que cada uno de los ordenadores (o usuarios, si se ejecuta desde un mismo PC) tenga una Cuenta Microsoft diferente, y estas cuentas estén dentro de un grupo de familia de Microsoft.

Con la cuenta del menor configurada como tal, ya podremos empezar a controlar su actividad y evitar que pueda tener problemas.

¡Sé el primero en comentar!