¿Compartes piso? 4 formas de proteger tus datos personales en Windows

El hecho de compartir piso con otras personas es algo de lo más habitual desde hace décadas, pero ahora con los dispositivos tecnológicos es algo más delicado que antaño. Con esto lo que queremos decir es que también dejamos al alcance de esos compañeros nuestros dispositivos como el móvil, el portátil o el equipo de sobremesa.

Esto es algo que puede acarrear algunos problemas relacionados con la privacidad de todos nuestros datos. Y es que hay que tener en cuenta que con el paso del tiempo cada vez manejamos una mayor cantidad de información privada y personal. Además debido a su carácter, es menos deseable que nunca que todo ello caiga en malas manos o de personas que no debería. Así, en el caso de que compartamos piso, en muchos casos sería recomendable proteger nuestro equipo y lo almacenado en el mismo de esta manera.

Todo dependerá de la confianza que tengamos con el resto de integrantes o de los datos personales que tengamos almacenados en el PC con Windows. Con todo y con ello, proteger, en mayor o menor medida nuestra privacidad, nunca va a estar de más. Precisamente de eso es de lo que os queremos hablar en estas líneas. Os mostraremos una serie de métodos con los que proteger los datos de vuestro PC basado en Windows.

Proteger la cuenta de acceso a Windows

Como no podía ser de otro modo, el primer paso a seguir es incluir una contraseña de acceso para acceder al equipo con Windows. Además si la misma es robusta y compleja, mejor que mejor. De manera adicional también podemos hacer uso de un PIN o de un USB físico de acceso al ordenador. Así, todo aquel que no disponga de esa clave, no podrá acceder a Windows ni a los datos almacenados aquí.

Contraseña Windows

Cifrar los dispositivos de almacenamiento internos y externos

Además, para mayor seguridad, nos podemos decantar por cifrar los datos que almacenamos tanto en los discos internos del PC, como los que guardamos en otros externos. Aquí por ejemplo entran en juego las memorias USB o los discos duros que conectamos al equipo. Cabe mencionar que esto es algo que podemos llevar a cabo con aplicaciones de cifrado tales como Veracrypt, entre otras muchas alternativas.

Eso sí, si disponemos de Windows 10 Pro siempre podremos echar mano del sistema de cifrado integrado del sistema, Bitlocker.

Configurar Windows como red pública

Como es de suponer, todos los ordenadores y dispositivos del mismo piso que compartimos, estarán conectados a la misma red para compartir la conexión a Internet del router. Pero como medida adicional por el tema de la privacidad, también es recomendable configurar nuestros Windows como una red pública y así evitar que el resto se conecten a nuestro PC desde la red local.

Con esto evitamos que otros accedan a nuestros datos almacenados de forma remota desde la LAN cuando estamos usándolo.

Medidas a tomar al navegar por Internet

Y para terminar con todo ello, también os recomendamos tomar algunas medidas de precaución al movernos por Internet con la conexión compartida. De hecho lo mejor que podemos hacer es asegurarnos de que todos los sitios web que visitemos usen el protocolo HTTPS. Es más, si tenemos la oportunidad de usar un servicio de VPN, mejor que mejor, ya que con esto la privacidad aumenta y evitamos que capturen nuestro tráfico los compañeros.

¡Sé el primero en comentar!