Cuándo puedo prescindir de la contraseña de acceso en TeamViewer

Gracias a las conexiones de internet de las que podemos hacer uso en estos momentos, disponemos de programas y plataformas realmente útiles para el trabajo online. Un claro ejemplo de todo ello lo encontramos con aquellas aplicaciones centradas en el modo de escritorio remoto, como por ejemplo sucede con TeamViewer.

Algunos de vosotros quizás conozcáis más que de sobra este tipo de herramientas, pero no todos sabéis realmente lo que nos pueden ofrecer. Para que os hagáis una idea de todo ello, decir que estas aplicaciones no serán de mucha ayuda para controlar de manera remota ordenadores directamente desde nuestro PC. Esto significa que tendremos acceso a todos los recursos y funciones del equipo remoto para manejarlo en base a nuestras necesidades. Es evidente que esto no lo podemos hacer con cualquier ordenador que nos apetezca, ya que lo tendremos que hacer a través de una determinada plataforma y con unos permisos.

Estos son por ejemplo los que nos proporcionan el popular programa mencionado anteriormente TeamViewer, uno de los más conocidos en este sector. Pues bien, esta es una solución que nos proporciona todo lo necesario para conectarnos remotamente a otro PC o recibir el control remoto por parte de otro usuario de manera sencilla y directa. De hecho, una de las grandes ventajas que nos propone este software es que incluso aquellos usuarios noveles en estas lides. Eso sí, debemos tener en consideración que de manera predeterminada todas estas conexiones en remotas vienen protegidas por una contraseña.

Cierto es que la misma es una contraseña compleja y que además si así lo deseamos podemos desactivarla. Pero esto es algo que no recomendamos hacer en la mayoría de los casos. Por tanto, si deseamos otorgar el control de nuestro ordenador a otro usuario de TeamViewer, le tendremos que proporcionar la contraseña que aparece.

Cuándo compartir la contraseña de TeamViewer

Es fácil imaginar que sin la misma nadie podrá acceder a nuestro PC. Por tanto, este es el elemento de seguridad más importante que incorpora este programa, al menos a nivel de usuario. A pesar de que no es lo más recomendable lo es en la mayoría de los casos, circunstancias podríamos prescindir de estos elementos de protección. Cierto es que prescindir de la misma nos puede ahorrar una buena cantidad de tiempo si utilizamos el programa de manera asidua.

TeamViewer - Análisis 5

Sin embargo, tan solo deberíamos proporcionar esta contraseña de TeamViewer aquel usuario que vaya a conectarse de forma remota a nuestro PC en el que confiamos plenamente. Hay que tener en cuenta que el mismo tendrá acceso a la totalidad de nuestro equipo y su contenido, al menos de forma predeterminada. Igualmente podemos ignorar el uso de esta contraseña en el programa de escritorio remoto cuándo vamos a ser nosotros mismos los que accedamos al ordenador.

Sirva como ejemplo que por alguna razón necesitamos controlar el PC desde otro lugar a través de cualquier otro equipo o desde nuestro móvil. Eso sí, esto nos será de utilidad siempre y cuando accedamos desde otra cuenta. Con todo y con ello, en la mayoría de las ocasiones, repetimos, su uso es lo más recomendable.

¡Sé el primero en comentar!