¿Usas esta versión de Ubuntu? Tendrás que pagar por actualizar Linux

Como ocurre con todos los sistemas operativos, cada una de las versiones de Ubuntu tiene un ciclo de vida que puede ser más o menos grande según del tipo que sea. Las versiones normales tienen un soporte de 9 meses, mientras que las LTS (que salen cada 24 meses) cuentan con un soporte extendido que dura 5 años. Esto nos obliga, o bien a pasar por todas y cada una de las versiones para estar siempre a la última, o a actualizar el PC una vez cada dos años (como mínimo), lo que queramos. Sin embargo, ¿qué pasa cuando una LTS se queda sin soporte?

Ubuntu 16.04 fue la versión del sistema operativo de soporte extendido (LTS) que vio la luz del día en abril de 2016. Desde entonces se han publicado ya dos versiones LTS más (18.04 y 20.04), así como 8 versiones más de soporte normal. Sin embargo, esta versión del sistema operativo está a punto de llegar a su fin de soporte. Y aún hay usuarios y empresas que la siguen utilizando.

Ubuntu 16.04 LTS

¿Necesitas más tiempo de soporte? Prueba Ubuntu ESM

Windows 10 tiene un modelo de soporte extendido, ESR, mediante el cual sus sistemas operativos más antiguos (como Windows 7) siguen recibiendo todo tipo de actualizaciones de seguridad, eso sí, a cambio de un pago. Canonical ofrece a los usuarios de Ubuntu un servicio similar mediante el cual, aquellos que necesiten actualizaciones para una versión obsoleta del sistema puedan seguir recibiéndolas.

Ubuntu 16.04 Extended Support Maintenance (ESM) es una edición especial pensada sobre todo para empresas que aún siguen usando esta versión del SO y no pueden actualizar a corto plazo. Esta edición garantiza tres años más de actualizaciones de seguridad para vulnerabilidades con un código CVE alto o crítico. Gracias a Ubuntu 16.04 ESM, este sistema operativo seguirá teniendo soporte hasta abril de 2024. Una vez llegada dicha fecha Canonical evaluará la cuota de mercado para ofrecer dos años adicionales (más caros) de soporte, o considerar el sistema como abandonado definitivamente.

Las actualizaciones extendidas de Ubuntu son de pago. Canonical las vende por 25 dólares al año, para escritorios, y 225 dólares al año para servidores. También podemos conseguir ESM gratis para uso personal.

Ubuntu 20.04: la mejor opción para seguir de LTS en LTS

Salvo que seamos una empresa con una infraestructura muy compleja no hay razón para estar usando una versión de 2016 de esta distro Linux. La mejor forma de disfrutar de Ubuntu no solo es ir instalando las actualizaciones que van llegando al sistema, sino también probar las versiones más nuevas del SO. Cada actualización viene con un nuevo Kernel, nuevas versiones de las aplicaciones base y nuevas características para mejorar nuestra experiencia de uso.

Si estamos usando una versión vieja de esta distro y queremos poner nuestro sistema al día, una de las mejores formas de hacerlo es instalar la última LTS hasta la fecha, Ubuntu 20.04. Para ello, tendremos que seguir los pasos que nos recomienda Canonical, especialmente si estamos usando una versión como 16.04, ya que no podemos pasar directamente a 20.04, sino que tendremos que hacer escala en la LTS intermedia:

Una vez que nuestro Ubuntu esté al día no solo podremos disfrutar de las novedades y mejoras de esta distro más moderna, sino que podremos seguir recibiendo actualizaciones gratuitas, como mínimo, hasta 2025.