¿No sabes qué Linux usar? 3 razones para usar Ubuntu en vez de otro

¿No sabes qué Linux usar? 3 razones para usar Ubuntu en vez de otro

Rubén Velasco

Cuando hablamos de Linux nunca hablamos de él como sistema operativo, sino que solemos hacerlo en forma de distribuciones. Una distribución de Linux es un sistema operativo que ha cogido el Kernel Linux como tal, lo ha modificado y ha añadido todo tipo de paquetes y programas hasta convertirlo en un sistema plenamente funcional. Más o menos complejo, pero funcional. Por ello, la expresión «voy a instalar Linux» no tiene mucho sentido, ya que nunca instalaremos el Kernel puro sin más, sino que lo que solemos instalar son más bien distribuciones. Y una de las más conocidas es Ubuntu.

Ubuntu es una distribución de Linux desarrollada y mantenida por Canonical. Aunque últimamente está perdiendo el interés y la confianza de muchos de sus usuarios, durante mucho tiempo ha sido una de las mejores y más utilizadas, sobre todo en escritorio. Y es que esta ofrecía un entorno sencillo de usar, muy completo y ligero y una gran comunidad dispuesta a ayudar a los usuarios con cualquier problema o duda.

Hoy en día, los usuarios que deciden dar el salto a este ecosistema están dejando de lado a Ubuntu para elegir otras distribuciones diferentes, como MX Linux, Manjaro o Mint. Sin embargo, Ubuntu aún tiene mucho que ofrecer. Y, si tienes dudas sobre qué distro elegir, estas razones te ayudarán a verle el lado bueno al sistema de Canonical.

Ubuntu 20.04

¿Tienes problemas? Cualquier usuario de Linux conoce Ubuntu

Una de las ventajas de elegir a Ubuntu frente a otra distro diferente es que cualquier usuario de Linux ha probado, antes o después, Ubuntu. A grandes rasgos, este sistema operativo es como la puerta de entrada a este ecosistema.

Gracias a ello, si tenemos cualquier problema, cualquier usuario que controle de Linux, incluso si no utiliza esta distribución, podrá ayudarnos a solucionar los problemas. Internet también está repleta de soporte para esta distro, por lo que fácilmente encontraremos otros usuarios que hayan tenido el mismo problema y, obviamente, cómo solucionarlo.

Además, al ser una distro basada en Debian, la forma de solucionar problemas es igual que la de Debian. Y todos los programas diseñados para esta funcionarán sin problemas en la distro de Canonical.

Fácil, gratis y de código abierto

Otra de las principales ventajas de esta distro es que es muy sencilla de usar. Canonical la distribuye para ofrecer una buena experiencia out-of-the-box, desde el momento en el que cargamos la distro en modo live hasta que la tenemos instalada y funcionando. La instalación de Ubuntu es muy sencilla y rápida, pudiendo dejar al sistema que cree las particiones necesarias o creándolas y montándolas nosotros mismos.

El escritorio de Ubuntu (GNOME) es un escritorio muy sencillo de usar que nos va a ofrecer todo lo que podemos necesitar para poder trabajar con él. Tendremos una barra de tareas vertical en la parte izquierda de la pantalla, y un menú-lanzador donde encontraremos todos los programas que podemos necesitar.

Para instalar programas nuevos podemos, o bien buscarlos en su propio centro de software, o si somos ya un poco más avanzados, usar el comando «apt install» para instalar el paquete. Y si somos aún más de Windows, podemos bajar los instaladores (archivos en formato DEB) desde la web, e instalarlos haciendo doble clic sobre ellos. Más fácil, imposible.

Por supuesto, esta distribución es totalmente gratuita y, salvo algunos componentes muy concretos (como algunos drivers), es totalmente de código abierto.

¿Te gusta la personalización? Elige uno de sus «flavours»

El escritorio por defecto de Ubuntu es GNOME. Sin embargo, hay usuarios a los que no les gusta este escritorio, por diversos motivos. Por ello, si queremos una experiencia totalmente diferente, sin perder la esencia de Ubuntu, entonces podemos recurrir a alguno de sus sabores oficiales:

  • Kubuntu. Con escritorio KDE es una de las versiones más personalizables y con más efectos que podemos instalar.
  • Lubuntu. Gracias a su escritorio LXQt, podemos tener una distro rápida, ligera y moderna.
  • Ubuntu MATE. El escritorio MATE está pensado para los usuarios que buscan simplicidad y sienten nostalgia por el escritorio GNOME2 que utilizó esta distro hasta 2010.
  • Xubuntu. Su escritorio XFCE nos ofrece una distro estable, ligera y, sobre todo, personalizable.