Llevar archivos en una memoria USB de un equipo o dispositivo a otro es muy cómodo. Gracias a estas memorias podemos, por ejemplo, compartir archivos entre un ordenador con Windows y un smartphone o tablet con Android, pasar películas para verlas en una SmartTV o copiar archivos a una PS4 o Xbox One para acceder a ellos desde nuestra consola habitual. Sin embargo, según el sistema operativo en el que formateemos nuestra memoria USB y el sistema de archivos que utilicemos, es posible que algún dispositivo pueda no leer correctamente nuestra memoria USB y no nos deje acceder correctamente a los datos.

A la hora de formatear una memoria USB, igual que un disco duro, probablemente nos encontremos con varios formatos de archivos diferentes: FAT32, NTFS, EXT4, ExFAT, ZFS, HFS, APFS, etc. Si formateamos una memoria, por ejemplo, desde Linux en EXT4, probablemente esta funcione bien en cualquier sistema operativo basado en Linux, pero si la conectamos en Windows o en una SmartTV, esta directamente no será capaz de leerlo. Lo mismo pasaría, por ejemplo, con HFS, APFS, etc.

Aunque cada sistema operativo tiene su propio sistema de archivos estándar (Windows tiene NTFS, Linux y Android tienen EXT4, Apple tiene HFS y APFS, etc), si queremos compartir información entre varios dispositivos y asegurarnos de que nuestra memoria USB funciona sin problema en cualquier dispositivo, lo idea es utilizar un sistema de archivos lo más estandarizado posible, universal, de manera que, conectemos donde conectemos la memoria, esta funciona sin problemas.

FAT32 o ExFAT, los dos sistemas de archivos más universales

Aunque la mayoría seguro que hemos formateado memorias USB en formato NTFS para copiar archivos o llevarlas a otros dispositivos, y seguro que ha funcionado, este sistema de archivos es privativo, y, aunque funciona, no lo hace tan bien como debería ya que el soporte no viene directamente por parte de Microsoft, sino de librerías de terceros que, aunque funcionan bien, no son perfectas.

Si queremos formatear nuestra memoria USB en un sistema de archivos que seguro funcionará en cualquier dispositivo son total seguridad, las dos opciones entre las que debemos escoger son FAT32 o ExFAT,

Ventajas e inconvenientes de formatear una memoria USB en FAT32

Desde luego, FAT32 es el formato de archivos por excelencia. Formateando una memoria USB en este sistema de archivos nos aseguramos de que funcione en cualquier ordenador, dispositivo o sistema operativo. FAT32 es un sistema muy antiguo, por lo que funcionará en el 100% de los dispositivos que podamos utilizar, aunque, al ser tan antiguo, también arrastra otros problemas.

Una de las mayores limitaciones de FAT32 es el espacio. Además de tener un límite máximo de 8 TB (bastante elevado), dentro de este sistema solo podemos guardar archivos que, como máximo, ocupen 4 GB. Si vamos a copiar una película, por ejemplo, de 4.5 GB, no podremos copiarla a la memoria, aunque esté vacía.

Ventajas e inconvenientes de formatear una memoria USB en ExFAT

ExFAT nació como una actualización de FAT32 que eliminaba todos los inconvenientes de este formato de archivos. Por desgracia, no llegó a ser tan famoso como el anterior, por lo que, aunque seguramente funcione en el 99% de los dispositivos y sistemas donde lo conectemos, en algunos dispositivos, por ejemplo, Android o Linux, puede que tengamos problemas a la hora de intentar acceder a los datos.

Este sistema de archivos elimina las dos mayores restricciones de FAT32, el límite de los 8 TB de espacio máximo y el límite de los 4 GB por archivo.

Por ello, como es raro que vayamos a utilizar una memoria de más de 8 TB (pero, de hacerlo, la mejor opción es ExFAT), el punto de inflexión a tener en cuenta es si vamos a guardar en la memoria archivos de más de 4 GB o no. Si no lo sabemos, mejor optamos por ExFAT y así nos aseguramos. Si estamos seguros de que los archivos van a ser más pequeños, entonces podemos utilizar FAT32 al tener mayor compatibilidad.

Cómo ver el sistema de archivos utilizado por una memoria USB

En el caso de que ya tengamos una memoria USB formateada pero no sepamos exactamente qué sistema de archivos utiliza, podemos consultarlo muy fácilmente desde “Mi PC” o “Este equipo”, pulsando con el botón derecho sobre la memoria en cuestión y seleccionando la opción “Propiedades”.

Propiedades USB Windows 10

Si la memoria está ya formateada en el sistema de archivos que queramos, en un principio no tenemos que hacer nada más. De lo contrario, si queremos cambiar su sistema de archivos, entonces debemos continuar con el manual tal como os explicamos a continuación.

Cómo formatear una memoria USB en FAT32 o ExFAT desde Windows

Hoy en día, prácticamente todos los sistemas operativos cuentan con su propia herramienta para formatear discos y memorias USB, y cada sistema operativo suele contar con los sistemas básicos para esta tarea.

En el caso de Windows, por ejemplo, para formatear una memoria USB a un formato determinado, lo único que debemos hacer es ir hasta “Mi PC” o “Este equipo” y localizar la memoria entre las unidades conectadas al ordenador. Una vez localizada, pulsamos sobre ella con el botón derecho para escoger la opción “Formatear”, como podemos ver a continuación.

Formatear memoria USB Windows

Ahora se nos abrirá una nueva ventana desde la que debemos elegir el sistema de archivos que elegiremos. Por ejemplo, como hemos dicho, nosotros la vamos a formatear en ExFAT ya que, al ser una memoria de 16 GB, vamos a copiar en ella archivos mayores de 4 GB.

Formetar USB Windows 10

Una vez seleccionado el sistema de archivos, la opción de formato rápido y darle el nombre que queramos a la memoria, pulsamos sobre el botón “Iniciar” y comenzará el proceso de formateo. Ojo, el proceso de formateo borrará por completo todos los datos guardados en la memoria.

Una vez finalice, nuestra memoria USB ya estará en el sistema de archivos que hayamos elegido, lista para funcionar en cualquier dispositivo sin problemas.

Compártelo. ¡Gracias!