¿Usas una clave pirata en Windows 10? Estos son los peligros e inconvenientes que puedes tener

La piratería de Windows siempre ha sido un tema que ha perseguido a Microsoft, tanto que incluso Bill Gates fue una de las primeras víctimas del plagio de su Altair Basic, el sistema operativo para el Altair 8800. Han pasado 44 años de aquello y hoy en día, con Windows 10 y Office 2019, los dos productos más populares de Microsoft siguen siendo víctimas de la piratería, existiendo miles de copias activadas ilegalmente conectadas a Internet, ya sea mediante conocidos activadores o mediante claves OEM que se venden muy baratas en Internet.

Cuando instalamos nuestro sistema operativo, ya sea Windows 7, Windows 8.1 o Windows 10, así como cuando instalamos Office, lo que muchos piensan es no pasar por caja. Buscamos un poco y encontraremos decenas de sitios web desde los que bajar este software de forma ilegal junto con su activador y las instrucciones para ponerlo en marcha sin pasar por caja.

Hasta aquí todo genial, nos hemos ahorrado entre 100 y 150 euros por la licencia del sistema operativo o de la suite ofimática, y podemos utilizarlo sin ninguna restricción. Sin embargo, sin darnos cuenta, estamos corriendo muchos riesgos y estamos aumentando las probabilidades de que nuestro sistema operativo funcione mal.

Los peligros de usar un Windows 10 pirata

Si en su día compramos una licencia de Windows 7 o Windows 8, Microsoft nos dejó actualizarla totalmente gratis a Windows 10 con el fin de ganar cuota de mercado en su nuevo sistema operativo y, de paso, agradecer a los usuarios haber comprado la licencia en su pasado. Incluso a día de hoy hay formas de actualizar gratis la licencia de Windows 7 a Windows 10.

Windows 10 activado

¿Qué esconden los activadores y las versiones de Windows modificadas?

Microsoft nos brinda varias formas de descargar gratis la ISO de Windows 10 de manera que cualquiera pueda hacerse con una imagen oficial de este sistema operativo, sin modificar, y lista para instalar en cualquier ordenador de forma segura. Sin embargo, por la red circulan versiones modificadas e ilegales de Windows, como Windows MiniOS, versiones modificadas por terceras personas para eliminar librerías y programas de Windows, usar una licencia ilegal para activar el sistema y, seguramente, ocultar virus o software espía para tener nuestro ordenador controlado.

Además de los peligros de descargar versiones modificadas de Windows, el uso de activadores suele modificar partes sensibles del sistema operativo que, tarde o temprano, se traduce en todo tipo de problemas. Por ejemplo, si un activados ha modificado ciertos ficheros del sistema para bloquear las conexiones con el servidor de licencias de Microsoft, lo más seguro es que tengamos problemas con las actualizaciones de Windows Update, ya sea que no se descarguen correctamente o que, al instalarse, dejen nuestro sistema operativo inutilizable. El uso de activadores y otras aplicaciones que modifican los archivos del sistema de Windows son una de las causas más comunes por las que fallan las actualizaciones de Windows.

Los activadores de Windows normalmente son de origen ruso, y su código es privado, por lo que no sabemos realmente ni qué hacen ni qué tipo de archivos copian al sistema. Lo más seguro es que, sin saberlo, estemos infectando nuestro ordenador con un malware y, además, seamos parte de una botnet. Windows Defender, además, habrá sido modificado para no detectar esas amenazas. Todo por ahorrarnos 100 euros.

Las versiones de Windows activadas con claves ilegales o con activadores, además, suelen dar problemas con muchas aplicaciones. Al detectarse la clave ilegal, o las claves genéricas para Windows 10, Microsoft puede bloquear de forma remota ciertas funciones y características del sistema operativo (como las funciones de personalización) y hacer que algunas aplicaciones, sobre todo las descargadas de la Microsoft Store, no se puedan ejecutar.

uPlay Error Windows Pirata

Las licencias ilegales, además, suelen pasar a la lista negra de Microsoft cada poco tiempo, por lo que lo más seguro es que cada poco veamos el mensaje de que Windows no está activado, teniendo que repetir el proceso una y otra vez.

Cero soporte y problemas legales

Además de los problemas para la seguridad anteriores, el uso de software pirata, ya sea Windows, Office o cualquier otro, nos deja en una posición en la que no tenemos absolutamente ningún tipo de soporte. ¿Que tenemos un problema con nuestro ordenador? Microsoft no nos ayuda. ¿Que el programa no nos funciona? tampoco recibiremos ninguna ayuda. ¿Que nos infecta un malware? lo mismo, soporte cero.

Por último, no podemos terminar la lista de inconvenientes sin referencia a los problemas legales de usar este tipo de software ilegal. Si usamos Windows en nuestra casa para uso privado no habrá ningún problema, sin embargo, si utilizamos nuestro ordenador para trabajar puede que tengamos que enfrentarnos a serios problemas legales que desencadenen en elevadas multas por uso de software pirata.

Qué hacer si me han instalado un Windows pirata en una tienda

Si hemos instalado y activado ilegalmente Windows ya es responsabilidad nuestra, nosotros hemos decidido hacerlo así y debemos asumir los riesgos y acarrear con las posibles consecuencias de nuestros actos. Sin embargo, si el sistema operativo lo han instalado en una tienda la cosa cambia.

Los que hemos visto de cerca cómo funcionan las tiendas de informática sabemos muy bien de qué hablamos y, salvo muy pocas tiendas, la mayoría recurren a imágenes genéricas preparadas con un Acronis (también pirata, por cierto) que realiza un formateo del ordenador en menos de 15 minutos y por el que cobran al cliente 50 euros. Estas imágenes de Windows suelen estar desactualizadas y, además, activadas con una clave pirata o sin activar, a la espera de que, una vez restaurada la imagen, se le aplique el activador junto a las actualizaciones disponibles.

Windows serial claves OEM

Si hemos pagado una licencia de Windows (unos 120 euros, la versión Home), deberíamos tener un sistema operativo legal (aunque muchas veces nos cobran 120 euros y nos venden licencias OEM de 10 euros, ilegales) y no deberíamos tener problemas. Sin embargo, si no hemos pagado la licencia lo más seguro es que estemos utilizando un Windows pirata, y la responsabilidad de esto, además, será solo nuestra. Si este es el caso, lo mejor que podemos hacer es denunciar a la tienda por instalar y comercializar software pirata.

Además, Windows no es la única víctima de la piratería que podemos encontrar en tiendas. Tal como nos contaron los compañeros de HardZone hace un mes, se pudieron ver varios productos de MSI falsos en el mercado, por lo que debemos tener mucho cuidado a la hora de comprar hardware y, sobre todo, software.

¿Crees que merece la pena usar un Windows pirata?