Microsoft dejará de instalar bloatware, como Candy Crush, en las instalaciones de Windows 10

Escrito por Rubén Velasco
Windows 10

Si algo ha frustrado mucho a los usuarios de Windows 10 es que Microsoft decidiera empezar a instalar por defecto una serie de aplicaciones y juegos de publicidad, entre ellos, Candy Crush, sin permiso en los ordenadores de los usuarios que actualizaran a esta nueva versión del sistema operativo. A pesar de las quejas de los usuarios, y de que Microsoft los ignorara en muchas ocasiones, parece que finalmente la compañía ha recapacitado y, finalmente, dará marcha atrás en el tema del bloatware, o al menos lo enfocará a aplicaciones más útiles y productivas, aunque solo para los usuarios de la próxima versión del sistema operativo: Windows 10 Pro for Workstations.

Seguro que si la mayoría de nosotros abrimos nuestro menú inicio encontraremos el conocido juego Candy Crush instalado en nuestro ordenador, y seguramente no lo hayamos instalado nosotros. De igual forma, si revisamos todas las UWP instaladas podremos ver otras aplicaciones que no hemos instalado nosotros, sino que ha instalado Microsoft en Windows 10 como parte de su bloatware.

Bloatware WIndows 10

Con la llegada de Windows 10 Spring Creators Update, Microsoft va a lanzar una nueva versión de Windows muy prometedora, llamada “Windows 10 Pro for Workstations”. Esta versión del sistema operativo, anunciada en agosto de 2017, está enfocada principalmente a equipos de gama alta para que los usuarios, tanto a nivel de empresas, como jugadores, puedan sacar el máximo rendimiento de los equipos.

Ayer mismo os contábamos que esta nueva versión de Windows 10 iba a incluir un nuevo modo de energía para sacar el máximo rendimiento al equipo. Así mismo, hoy podemos conocer que Microsoft ha decidido acabar con el bloatware en Windows 10 Pro for Workstations, no instalando por defecto ni juegos como el Candy Crush ni otras aplicaciones totalmente innecesarias para la mayoría de los usuarios de manera que estos puedan sacar el máximo rendimiento posible al ordenador.

Así, en lugar de instalar juegos de consumo como puede ser el Candy Crush, Microsoft incluirá por defecto aplicaciones de productividad y enfocadas a empresas, siendo estas mucho más útiles para el sector de usuarios al que está enfocada esta versión de Windows 10.

Por el momento, todos los demás usuarios de Windows 10 seguirán con el bloatware por defecto

Como decimos, Microsoft ha tomado la decisión de no instalar aplicaciones de consumo como Candy Crush o el Solitario en Windows 10 Pro for Workstation y, a cambio, instalar por defecto otro tipo de aplicaciones mucho más útiles. Sin embargo, el resto de usuarios de Windows 10 seguirán recibiendo el bloatware por defecto en el sistema operativo, incluso tras actualizar a Windows 10 Spring Creators Update, antes conocida como Redstone 4.

Por suerte, aunque estas aplicaciones se instalan por defecto en las demás versiones del sistema operativo, es posible desinstalarlas muy fácilmente y en pocos segundos, de manera que podamos liberar el espacio que ocupan en nuestro ordenador simplemente desde el menú de Configuración del sistema operativo.

Habrá que ver si con la llegada de Windows 10 Redstone 5, finalmente Microsoft recapacita de nuevo y termina por eliminar el bloatware por completo a todas las versiones del sistema operativo, sin embargo, de momento, con Redstone 4, que llegará a finales de marzo de 2018, el bloatware seguirá siendo parte del sistema operativo.

¿Qué te parece la decisión de Microsoft de eliminar los juegos y las apps publicitarias instaladas por defecto en Windows 10?

Fuente > Softpedia

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo