El último fracaso de Windows Phone

Microsoft lleva muchos años apostando fuerte por los dispositivos móviles. No se puede decir que no lo hayan intentado de muchas maneras. El problema es que la gran mayoría de ellas han sido todas equivocadas, a tenor de los resultados que acabamos de conocer, que se suman a los años de intento de despegue y caída que todo aquel que se haya interesado en el tema ha podido comprobar. Windows Phone ha vuelto a fracasar, y es bastante probable que de esta ya no se recupere.

Repasar la historia de la sección de móviles de Microsoft nos llevaría bastante tiempo, ya que daría para varios artículos, aunque también es verdad que se puede resumir en pocas palabras. Se rieron del iPhone y cavaron su propia tumba. Otros, como Android, supieron ver el futuro, frenaron el desarrollo del sistema operativo en el que trabajaban y empezaron con algo completamente nuevo que tenía como destino el sitio que había señalado Jobs en la presentación del primer iPhone, allá por 2007.

De hecho, se puede decir sin ningún género de dudas que las palabras de Steve Ballmer riéndose del terminal de Apple fueron la primera piedra del enorme fracaso que ha sido hasta ahora Windows Phone.

Windows Phone

Windows Phone tiene un porcentaje de ventas ridículo

Si tenemos en cuenta que Microsoft lleva dominando el software mundial prácticamente desde sus inicios, entendemos el motivo por el que viendo las cifras que acaba de publicar Kantar, en Redmond hayan tirado la toalla. Ni el primer Windows Mobile, ni el siguiente Windows Phone estuvieron tan abajo nunca. Además, este era el año en que se pretendía dar un impulso al móvil de la mano del nuevo sistema operativo universal, Windows 10. Pues ni con esas.

Además, Microsoft apenas tiene un mercado al que agarrarse. Italia, el bastión de Windows Phone, ha dejado de lado a los de Redmond, pasando de un porcentaje de ventas del 14,4% al 6,7%. Y si en el mercado más importante para Windows Phone se han perdido la mitad de las ventas, es imaginable lo que ha pasado en el resto del mundo.

Según Kantar, que acaba de dar las cifras de febrero de este mismo año, Windows Phone ha perdido mucho terreno en todo el mundo en tan solo 12 meses. En Francia ha pasado del 14,2 al 7,4%, en Alemania del 8,2 al 6,3% y en Gran Bretaña del 7,8 al 6,2%. En la casa de Microsoft la pérdida es de dos puntos, pasando del 4,8% de ventas al 2,8%. De hecho, Windows Phone solo ha crecido en Japón, ya que ha subido del 0,3% al 0,5% que, obviamente, tampoco es para tirar cohetes.

Las causas son muchas, desde empezar con el pie cambiado a la desastrosa compra de Nokia. Sin embargo, quizá la causa fundamental de la debacle de Windows Phone haya sido no dar la importancia que se merecía a los desarrolladores. Que hasta hace poco no hayan tenido aplicación de Instagram puede parecer una anécdota, pero habla mucho y mal del trabajo que han hecho en Redmond.

¿Qué pensáis vosotros de Windows Phone? ¿Cuál es el motivo del fracaso?

Quizá te interese…