¿Problemas con Windows? Los errores más comunes y su solución

¿Problemas con Windows? Los errores más comunes y su solución

Ignacio Sala

Windows es un sistema operativo que siempre ha tenido que lidiar con un problema al que no se enfrenta ningún otro sistema operativo. El sistema operativo de Microsoft funciona en millones de ordenadores, ordenadores con componentes diferentes los unos de los otros, a diferencia de iOS y macOS, los sistemas operativos de Apple diseñados para un hardware muy concreto. En Android, sucede más o menos lo mismo que en macOS, pero con un amplio abanico de dispositivos compatibles.

Además, en Android son los fabricantes (especialmente los asiáticos) quienes adaptan el hardware de sus dispositivos para sean compatible con Android y no al revés. Si tenemos en cuenta la dificultad a la se enfrenta Windows, podemos darnos con un canto en los dientes por lo bien que funciona en la mayoría de las ocasiones. En este artículo hemos recopilado los errores más habituales de Windows, errores muy comunes y con los que nos podemos enfrentar en el día a día. Afortunadamente, estos errores, en su gran mayoría, apenas nos llevarán unos segundos poder arreglarlos.

 

Errores con el antivirus

Lo primero que debemos tener claro acerca de Windows y los antivirus es uno es mejor que dos. En Windows, más antivirus no es sinónimo de una mayor protección, sino de pérdida de rendimiento ya que ambas aplicaciones analizarán el equipo por detectar y aislar las amenazas.

Windows Defender a demostrado ser una antivirus perfecto para cualquier usuario doméstico y, es una solución mucho mejor que cualquier otro antivirus gratuito ya que está integrado en el sistema y el número de recursos que consume es muy reducido.

 

El firewall de Windows Defender está desactivado

Cuando instalamos un antivirus que incluya soporte para controlar las conexiones de las aplicaciones con internet, automáticamente este se encarga de desactivar el antivirus de Windows y es el máximo responsable de controlar las conexiones del equipo con internet. Debido a la importancia de esta función de Windows y de las aplicaciones antivirus en general, siempre debemos estar haciendo uso de alguna de ellas, ya sea de nativa de Windows disponible en Windows Defender o bien la que incluya el antivirus.

Si no hemos instalado ninguna aplicación antivirus en el equipo y equipo nos informa repetidamente que el firewall está desactivado, debemos acceder a las opciones de configuración de Windows, seguidamente pulsar en Actualización y seguridad y, en la siguiente ventana, pulsar en Seguridad de Windows. Dentro de ese apartado, debemos pulsar en Firewall y protección de red para volver a activarlo.

 

Windows Defender no puede actualizar las definiciones

Windows Defender, es el antivirus nativo que Microsoft pone a disposición de todos los usuarios de Windows, un antivirus que poco o nada tiene que enviar a cualquier otra aplicación similar. Al igual que cualquier otra aplicación de este tipo, prácticamente a diario, actualiza el listado de definiciones que le permiten detectar archivos con virus, maliciosos y demás en el equipo.

El ser la principal, y para algunos la única barrera de protección ante internet es importante solucionar rápidamente este problema para evitar que archivos maliciosos acaben en nuestro equipo. El mensaje de error que nos muestra Windows cuando no se puede actualizar el listado de software malicioso, puede ir acompañado de los siguientes códigos de error:

  • 0x8024402c
  • 0x80240022
  • 0X80004002
  • 0x80070422
  • 0x80072efd
  • 0x80070005
  • 0x80072f78
  • 0x80072ee2
  • 0x8007001B

La solución más rápida y sencilla pasa por actualizar las definiciones de Windows Defender directamente desde la web de Microsoft a la que podemos acceder pulsando en el siguiente enlace. Desde esa web, podemos descargar las definiciones de Windows Defender más actualizadas hasta la fecha para Windows 11, Windows 10, Windows 8 y Windows Server para versiones de 32 y 64 bits (Windows 11 únicamente está disponible versión de 64 bits por lo que será la única versión que vamos a poder instalar).

 

Errores con las impresoras

Las impresoras, tradicionalmente nunca se han llevado bien con ningún sistema operativo, y es uno de los componentes que más problemas presenta tanto en Windows como en macOS y Linux. La mayoría de estos problemas, se solucionan instalando el software que el fabricante pone a nuestra disposición ya que los drivers, en este caso de Windows, no nos permiten sacarla todo el partido.

 

No se puede instalar la impresora

El problema que presenta Windows cuando no permite instalar una impresora, suele ir acompañado del error #740, un error que nos invita a volver a instalar la aplicación más tarde, una invitación que en el 99% de los casos nunca es válida, ya que el problema no se debe a un problema con los servidores.

Siempre y cuando estemos intentando instalar la impresora en una cuenta de administrador (en las cuentas de usuario estándar no es posible hacerlo) la solución más sencilla para por apagar y desconectar la impresora y volver a conectarla al equipo para encenderla nuevamente una vez conectada.

Si el problema no es soluciona, dependiendo del tipo de impresora que sea (Wi-Fi, red o vía cable USB), tendremos que utilizar el Solucionar de problemas de Windows para que el equipo se encargue de buscar cuál es el problema y solucionarlo.

 

No se puede conectar a la impresora

Siempre que tengamos cualquier tipo de problema con una impresora, la solución más sencilla, aunque no es recomendable, pasa por descargar el software original del fabricante. Y decimos que no es recomendable ya que, no solo instalan los drivers de la impresora junto con una aplicación para sacarle todo el partido, sino que, además, también incluyen un conjunto de aplicaciones cuya utilidad es -1.

Los drivers que Windows utiliza para instalar las impresoras conectadas al equipo, tan solo nos permite imprimir documentos, sin ofrecernos la posibilidad de aprovechar todas las funcionalidades como el escáner, por ejemplo.

 

Errores copiando archivos

Los problemas a los que nos enfrentamos a la hora de trabajar con archivos y carpetas, ya sea a la hora de copiarlos o moverlos tienen una solución muy sencilla en el 99% de los casos.

 

No se borran

Cuando intentamos borrar un archivo en Windows, pero no nos deja realizar la operación, este problema no está relacionado con un mal funcionamiento de Windows. El problema se debe a varios motivos. Por un lado, es probable que el archivo que tratemos de borrar se encuentra abierto en una aplicación por lo que hasta que no lo cerremos, no vamos a poder eliminarlo del equipo.

Otro motivo por el que Windows puede bloquear el borrado de una aplicación se encuentra en que el archivo sea de solo lectura. Si el archivo es de solo lectura, hasta que desactivemos esa propiedad dentro de las Propiedades del archivo (a las que podemos acceder desde el botón derecho del ratón), no vamos a poder eliminarlo.

También podemos encontrarnos con otro caso en el que Windows no nos permite eliminar un archivo. En este caso, se debe a que se trata de un archivo que forma parte del sistema, un archivo necesario para el buen funcionamiento del sistema, por lo que nunca debemos borrarlo.

 

No se puede copiar archivos o carpetas

El problema que nos puede presentar Windows cuando no nos permite copiar archivos o carpetas es similar al que se nos presenta cuando intentamos borrar un archivo o carpeta. En la mayoría de los casos, los casos, la solución más sencilla (y que por absurda no se contempla) para por reiniciar el equipo.

Si no queremos reiniciar el equipo, podemos cerrar el explorador de archivos desde el Administrador de tareas (Control + Mayús + Esc) y así desbloquear los archivos que pudiera tener secuestrados impidiéndonos copiar. Una vez cerramos el Explorador de archivos, volvemos a abrirlo y comprobamos si el problema se ha solucionado.

Si el problema no se ha solucionado, el único motivo por el que el sistema no nos permite copiar archivos o carpetas se debe a que el archivo se encuentra abierto o alguno de los archivos de la carpeta se encuentra abierto en segundo plano, por lo que debemos cerrarlo si queremos realizar la operación.

 

Errores al descargar aplicaciones

Si tenemos algún problema a la hora de descargar archivos, tanto de la tienda oficial de aplicaciones de Microsoft como de fuera, el problema, por regla general es muy fácil de solucionar.

 

No queda espacio libre

Lo primero que debemos comprobar si el equipo nos muestra un mensaje de error informándonos que no podemos descargar es comprobar si tenemos espacio libre suficiente para descargarlo. Este problema, no solo lo vamos a encontrar en el navegador, sino que, además, también se puede mostrar cuando utilizamos aplicaciones Torrent, descargamos contenido vía Netflix o Amazon Prime Video para ver conexión.

 

La tienda Microsoft Store no descarga aplicaciones

Si queremos descargar una aplicación de la tienda oficial de aplicaciones de Microsoft y el proceso no llega nunca a completarse o se muestra el código de error 0x8024001D, significa que tenemos un problema con la caché de la aplicación por lo que la solución a este molesto problema es tan sencilla como vaciarla.

Para vaciar la caché de la Microsoft Store, debemos acceder a la línea de comandos de Windows a través de CMD con permisos de administrador y utilizar el siguiente comando:

WSReset.exe

Dependiendo del uso que hagamos de la Microsoft este proceso puede llevar más o menos tiempo y, una vez finalice automáticamente abrirá la Microsoft Store y el problema que presentaba a la hora de descargar aplicaciones debería haberse solucionado.

 

Errores al instalar aplicaciones

Además de a la hora de descargar aplicaciones, también nos podemos encontrar con problemas a la hora de instalarlas, problemas que, dependiendo de su origen, tienen una solución más o menos sencilla.

 

Archivo corrupto

Si cuando pulsamos dos veces sobre un archivo para instalarlo, estén o hace falta o nos muestra un mensaje en el que nos informa que el archivo está corrupto, no podemos hacer nada, ya que significa que el archivo ha sido modificado, bien durante la descargar o en su origen, y no puede instalar su contenido en el equipo. También cabe la posibilidad de que durante la descarga se haya producido algún corte con la conexión y no se haya descargado correctamente.

Independientemente cuál sea el motivo, para salir de dudas, debemos volver a descargar el archivo y tratar de instalarlo. Si, después de descargarlo nuevamente, seguimos teniendo el mismo problema, ya podemos olvidarnos de él, ya que no vamos a poder arreglarlo desde nuestro equipo.

 

Cuenta de un menor

Cuando la cuenta de Microsoft está asociada a un menor (a través de la fecha de nacimiento), el sistema aplica una serie de limitaciones que impide que este pueda acceder a contenido no adecuado a su edad. La principal limitación se encuentra a la hora de instalar aplicaciones. Las cuentas de Microsoft asociadas a un menor, únicamente puede instalar aplicaciones disponibles en la Microsoft Store, y dentro de su rango de edad.

La única forma de poder instalar aplicaciones de fuera de la Microsoft Store o acceder a contenido multimedia de la tienda de Microsoft no apto para su edad, será introduciendo el PIN de la cuenta de padre/madre o tutor legal del administrador, una cuenta que tiene la categoría de Administrador.

 

Errores con la fecha y hora

Aunque este tipo de problemas no suelen ser muy habitual, sí que nos podemos encontrar con él en algún momento, un problema del que es difícil conocer motivo, sin embargo, tiene una solución muy sencilla.

 

Hora y/o día incorrecto

Si cuando iniciamos nuestro equipo, comprobamos como tanto el día como la hora no son los correctos, nos enfrentamos un grave problema que puede afectar el funcionamiento de Windows, en especial con el antivirus Microsoft Defender, quien puede pensar que el equipo está infectado por un virus.

Si la hora que se muestra en el equipo se ha retrasado o adelanto una o dos horas, el problema se encuentra en la ubicación que tiene establecida la configuración de Windows para nuestro dispositivo, una ubicación que se encuentra en otra zona horaria. Para ajustar la hora, tan solo debemos pulsar, con el botón derecho del ratón, sobre el día y la hora en la barra de tareas, y, seguidamente, pulsar en Ajustar fecha y hora para acceder a las opciones de configuración y establecer la zona horaria correcta.

 

Se pierde la hora

Pero, si la hora y la fecha no difieren mucho de la actual, el problema no es de Windows sino del equipo, concretamente de la pila que se encuentra en la placa base y que se encuentra de mantener la fecha y hora en todo momento del equipo. Si establecemos correctamente la hora y mantenemos el equipo conectado a la red, la hora y fecha se mantendrán hasta que lo desconectemos.

La única solución a este problema pasa por reemplazar la pila, un proceso que, si entendemos algo de informática, podemos reemplazar fácil y rápidamente por menos de 2 euros que es lo que cuesta la pila, una pila igual que la de los relojes tradicionales.

 

Errores con OneDrive

Aunque no suelen ser habituales, la plataforma de almacenamiento en la nube Microsoft, suele presentar un par de errores que os mostramos a continuación.

 

La nube muestra una X

Cuando OneDrive no es capaz de sincronizar los archivos con los servidores donde aloja nuestros datos, tanto los archivos como en la barra de tareas, se mostrará el icono de la nube con una X. Esta X significa que no tenemos conexión a internet siendo la única solución volver a conectarnos para sincronizar todos los archivos.

También cabe la posibilidad de que la aplicación esté presentado un problema de funcionamiento, a pesar de tener conexión a internet, se muestra la X. En este caso, debemos cerrar la aplicación, pulsando sobre el icono con el botón derecho del ratón, seguidamente pulsar en la rueda dentada y finalmente pulsar en Salir de OneDrive.

Para volver a abrir la aplicación, escribimos OneDrive en el cuadro de búsqueda y ejecutamos el primer resultado que se muestre.

 

Error de OneDrive 0x8004def7

Si la aplicación que gestiona el almacenamiento en la nube de OneDrive muestra el código de error 0x8004def7, nos encontramos con un problema que no está relacionado directamente con Windows, sino con el funcionamiento de esta plataforma. Este código de error puede significar dos cosas:

  • El espacio de almacenamiento está lleno y no podemos seguir almacenamiento archivos, por lo que tendremos que liberar espacio.
  • Microsoft ha suspendido la cuenta, ya sea porque la suscripción que teníamos ha caducado o por cualquier otro motivo contemplado dentro de las directrices de uso
 

El equipo se cuelga

Uno de los errores más molestos de Windows lo encontramos cuando, de repete, este deja de funcionar al ratón y teclado.

 

No existen suficientes recursos del sistema

Si hablamos de recursos del sistema, en la mayoría de las ocasiones, hablamos de la memoria RAM. Cuando ejecutamos una aplicación en Windows, al igual que en cualquier otro sistema operativo, esta se ejecuta en la memoria, de ahí que, a la hora de comprar un nuevo PC o mejorar el rendimiento del que utilicemos habitualmente, ampliar la RAM es siempre una de las prioridades.

Cuando Windows nos informa que el equipo no tiene suficientes recursos, significa que tanto la memoria RAM como la memoria virtual están saturadas, están siendo utilizadas por las diferentes aplicaciones que tenemos abiertas en el equipo, por lo que no queda hueco para ejecutar ninguna aplicación más.

La solución a este problema pasa por cerrar todas y cada una de las aplicaciones que no necesitemos tener abiertas en ese momento para así liberar la suficiente memoria como para poder abrir la aplicación que necesitamos.

 

Windows deja de funcionar

Uno de los problemas que más dolores de cabeza nos produce Windows es cuando, de repente, deja de funcionar, se bloquea y deja de responder a cualquier interacción con el teclado y el ratón. Si, además, aparece una pantalla azul, apaga y vámonos. Si de vez en cuanto nuestro equipo se congela y deja de responder por completo, durante unos segundos o ha comenzado a funcionar de forma más lenta de lo normal, lo primero que debemos hacer, antes de nada, es instalar todas y cada una de las actualizaciones que tengamos pendientes a través de Windows Update.

Con cada nueva actualización que Microsoft lanza, tanto para Windows como para Windows 11, se incluyen mejoras de rendimiento y estabilidad del sistema, una estabilidad que, en determinados equipos puede ser difícil de conseguir, especialmente si se trata de equipos muy antiguos o de bajos recursos. Además de instalar todas las actualizaciones que tengamos pendientes, también debemos comprobar si algo de los diferentes componentes y dispositivos conectados a nuestro equipo tiene alguna actualización pendiente, ya sea desde el Administrador de dispositivos o bien desde la aplicación que lo gestiona.

Si problema de bloqueo que presenta nuestro dispositivo, se ha presentado sin avisar, debemos comprobar cuál ha sido la última aplicación que hemos instalado. Si no hemos instalado ninguna, pero Windows se ha actualizado, es probable que el origen del problema se encuentre en esa actualización, por lo que debemos asegurarnos de que es la culpable desinstalándola del equipo.

Pero, si, aun así, el equipo continúa colgándose o deja de responder llega el momento de iniciar el equipo en modo a prueba de fallos para descartar que el problema se encuentre en alguno de los componentes de nuestro dispositivo. Este modo carga los drivers básicos para poder interactuar con el equipo evitándose así aprovechar todo el hardware conectado. Si el equipo funciona sin problemas en este modo, tendremos que analizar, dispositivo por dispositivo cual está interfiriendo en el funcionamiento de Windows.

Para arrancar en modo a prueba de errores, ejecutamos el comando Msconfig desde la barra de búsquedas de Windows, pulsamos en la sección Arranque y marcamos la casilla Arranque a prueba de errores.

 

Errores con el buscador de archivos

El buscador de Windows se encarga de crear un índice de todos los archivos que copiamos al equipo en un proceso que se denomina indexación. Gracias a este proceso, cuando queremos realizar una búsqueda en el equipo, Windows no analizará todo el equipo para buscar el archivo, un proceso que puede tardar horas, sino que se analizará el índice de los archivos para encontrarlo.

Aunque no suele ser habitual, en ocasiones, el registro de archivos de Windows puede corromperse y dejar de funcionar sin motivo aparente. Solucionar el índice de archivos de Windows en el que se apoyan las búsquedas de Windows es un proceso tan sencillo como descargar este script desde la web de Microsoft y, con el botón derecho del ratón, seleccionar la opción Ejecutar con Powershell.

 

Errores con archivos .DLL

Si hablamos de archivos con extensión .dll en Windows, estamos hablando de bibliotecas. Las bibliotecas de Windows contienen archivos necesarios por aplicaciones de terceros para poder ejecutarse y no están incluidos en el software que las necesita al estar disponibles en Windows. Si alguna de estas bibliotecas desaparece de nuestro equipo, la aplicación no funcionará hasta que la volvamos a instalar.

Cuando se muestra cualquier tipo de error relacionado con archivos de extensión  .dll, generalmente se trata de un problema relacionado con la aplicación Microsoft C Runtime ubicada dentro de la carpeta System32 y que se instala con Visual Studio principalmente. La solución a este problema pasa por volver a instalar la aplicación. No es recomendable descargar archivos .dll de cualquier página web, ya que pueden estar modificados para ejecutar código malicioso en el equipo.

Este mismo problema también se puede presentar con las siguientes bibliotecas:

  • VCRUNTIME140.dll
  • MSVDR110.dll
  • MSVCR71.dll
  • xlive.dll
  • LogilDA.dll
  • MSVCP140.dll

Este error se mostrará cuando tratemos de ejecutar una aplicación en concreto, por lo que rápidamente vamos a poder identificar a que aplicación afecta. Antes de volver a instalar la aplicación, podemos hacer uso del siguiendo comando para que repare los archivos corruptos del sistema y entre los que, probablemente, se encuentren los archivos dll que no nos permite ejecutar las aplicaciones.

sfc /scannow

Si el problema con la biblioteca que nos muestra Windows no se soluciona volviendo a instalar la aplicación, la única solución que nos queda, antes de reinstalar Windows de cero, pasa por restaurar el equipo a un estado anterior, antes de que comenzará a mostrarse este problema.

 

El equipo no se actualiza

Con Windows 11, parece que Microsoft por fin ha solucionado uno de los problemas más molestos que llevaba acompañándonos muchos años a los usuarios de Windows. Si intentamos descargar las últimas actualizaciones disponibles de Windows y el equipo nos informa de que no ha podido realizar la petición, se debe a que estamos intentando instalar actualizaciones que se han lanzado más recientemente sin haber instalado los parches más antiguos.

Para que nuestro equipo pueda descargar las actualizaciones pendientes, tanto las más recientes como las antiguas, tan solo debemos utilizar el Asistente para actualización de Windows 10. Este asistente, es una pequeña aplicación que podemos descargar a través de la web de Microsoft y que se encargará de descargar e instalar todas las actualizaciones pendientes de instalar en nuestro equipo saltándose la función de Windows Update que se encarga de esta tarea.

 

Cómo evitar los errores de Windows

Realmente no existe ningún método para evitar que Windows presente algún tipo de error. Sin embargo, si podemos reducir el riesgo de problemas siguiendo los consejos que os mostramos a continuación.

 

Reiniciar el equipo habitualmente

Windows, al igual que cualquier sistema operativo, necesita reiniciarse de forma habitual para poner todos los archivos en su sitio, eliminar el contenido almacenado en la memoria y volver a empezar cero. Aunque pueda parecer una tontería, en ocasiones, reiniciar el equipo soluciona muchos de los problemas tontos a los que no acabamos de encontrar una solución.

 

No instalar cualquier aplicación

En la medida de lo posible, si queremos que la estabilidad e integridad de nuestro equipo se mantengan el máximo tiempo posible, debemos evitar instalar cualquier aplicación que pase por nuestro ordenador, eliminando la vaga excusa de «solo es para probar lo que hace».

Todas las aplicaciones que instalamos en un dispositivo electrónico gestionado por un sistema operativo modifican el correspondiente registro, registro que es la columna vertebral de este. El problema es que cuando eliminamos una aplicación, no se eliminan las modificaciones que se han realizado en el registro, por lo que, con el tiempo, este comienza a funcionar de forma errática, buscando información donde ya no la hay, entrando en bucles infinitos que lo único que han es afectar al rendimiento del equipo.

 

Mantener el equipo actualizado

Todas las actualizaciones que Microsoft lanza al mercado siempre incluyen mejoras de estabilidad y rendimiento de Windows, además de solucionar problemas de funcionamiento que puedan estar afectando al funcionamiento de determinados componentes. Si un PC es compatible inicialmente con una versión de Windows, seguirá siendo compatible hasta que se lance una nueva versión.  La excusa que utilizan algunos de usuarios de afirmar que las actualizaciones ralentizan el equipo son falsas. Los motivos que realmente si afectan al rendimiento de un ordenador son los que hemos explicado en el apartado anterior.

 

Actualizar los drivers del equipo

No solo debemos tener la precaución de actualizar nuestro equipo con las nuevas actualizaciones de Windows, sino que, además, también debemos actualizar el software que gestiona los dispositivos que utilizamos en el equipo, como los que corresponden a la tarjeta gráfica, a una impresora, al ratón y teclado.

 

Actualizar las aplicaciones

Tampoco podemos olvidarnos de actualizar todas y cada una de las aplicaciones que tenemos instaladas en nuestro equipo. Al igual que las actualizaciones de Windows incluyen mejorar de rendimiento y estabilidad, las actualizaciones de las aplicaciones, a no ser que se trate de una nueva versión, también incluyen este tipo de mejoras, por lo que, si al abrirla nos invita a actualizarla, es lo primero que debemos hacer para evitar que se nos olvide.

 

Utilizar un antivirus

Muchos son los usuarios que siguen pensando que Windows Defender, el antivirus nativo de Windows es un antivirus que no sirve para nada. Si bien es cierto que las primeras versiones dejaban mucho que desear, en la actualidad no tiene nada que envidiar a los antivirus gratuitos más populares. De hecho, incluye protección contra ransomware, una protección que ningún antivirus gratuito incluye.

Además, está integrado en el sistema, por lo que el consumo de recursos es mínimo, muy inferior al que nos ofrece cualquier otro antivirus. Si tenemos en cuenta que en la actualidad todo gira a través de internet, es irresponsabilidad no utilizar un antivirus, ya sea Windows Defender (el más recomendable) o cualquier otra solución.

¡Sé el primero en comentar!