Tienes muchos instalados, pero ¿qué son los Redistributable C++?

Para usar nuestro ordenador lo normal es instalar una serie de aplicaciones que posteriormente ejecutaremos. Este proceso se suele realizar de forma sencilla a través de un asistente en la mayoría de los casos, pero detrás hay mucho más que no vemos. Cada programa instalado depende de una serie de librerías. Muchas de estas se encuentran dentro del sistema operativo o se agregan por separado para que sean capaz de leer todas las instrucciones internas de cada aplicación. Para que no haya necesidad de tener que instalar cada una por separado, existen paquetes de librerías como Microsoft Visual C++ Redistributable pensadas para facilitar el uso de la plataforma Visual C++ tanto a usuarios como programadores.

Es por ello que, seguramente, en más de una ocasión hayamos comprobado en la lista de programas instalados en Windows se incluyan diferentes versiones de Microsoft Visual C ++ Redistributable instaladas allí, algo que nos puede llamar poderosamente la atención sobre todo si desconocemos qué es y para qué se utilizan.

Qué son los Redistributable de Microsoft Visual C++

Cuando hablamos de Microsoft Visual C++, lo estamos haciendo de un entorno de desarrollo integrado (IDE), el cual es utilizado para crear las aplicaciones que posteriormente usaremos en Windows. Para ello se utiliza uno de los lenguajes de programación más usados como es C y C++. Pese a que originalmente se utilizaba como un producto independiente, actualmente se incluye como parte de Microsoft Visual Studio.

Este entorno se programación se caracteriza por hacer uso de un gran número de librerías y dependencias que son utilizadas para compilar aplicaciones. Estas permiten a los desarrolladores utilizar código ya desarrollado para realizar procedimientos específicos en lugar de tener que escribir el suyo desde cero. Este código compartido requiere de tener instaladas las librerías y dependencias para poder ejecutarse y en Windows toman forma de biblioteca de vínculos dinámicos (DLL).

Posteriormente, una vez que los desarrolladores necesitan implementar su software para los usuarios deben de tomar una decisión. Por un lado, pueden optar por añadir los instaladores de dichas librerías .dll. De esta forma se aseguran de que la aplicación va a funcionar sin problemas. Por otra parte, pueden confiar en un paquete distribuible estándar de código compartido como es Microsoft Visual C++ Redistributable. De esta forma se cargan dichas dependencias directamente en el sistema, en el caso de que el paquete utilizado durante la programación de la aplicación no existiera, se debe instalar junto a la aplicación.

Utilizar los paquetes redistribuibles ofrecen varias ventajas. Estos los pone a disposición Microsoft, que también se encarga de probarlo y actualizar posteriormente los posibles errores de seguridad encontrados. Además, con su uso se consigue realizar una única instalación en el ordenador del usuario, posibilitando que multitud de programas lo puedan usar al mismo tiempo.

Por qué hay tantas versiones instaladas en mi PC

A tenor a esto, se podría decir que lo normal sería que según la versión de Microsoft Visual C++ que hayamos utilizado se instalara la correspondiente versión Redistributable. Sin embargo, en la práctica esto no sucede así. Solo es necesario ver la lista de programas instalados y comprobar cuantas aplicaciones tenemos instaladas en nuestro PC. Seguramente el número de paquete sea superior a 10.

Paquetes de Microsoft Visual C++ Redistributable

Debemos de tener en cuenta que estas librerías y dependencias se instalan de forma automática junto a otras aplicaciones comunes, como pueden ser navegadores, reproductores multimedia, controladores, etc. Esto es así porque son necesarias para que puedan funcionar correctamente. Sucede algo parecido a cuando el sistema cuenta con varias compilaciones de DirectX al instalar un juego. Dado que estas librerías son instaladas juntos a las aplicaciones comunes que usamos normalmente.

Dado que cada aplicación requiere de una versión específica de Microsoft Visual C++ Redistributable, estas se instalan a la par que el programa. Es por ello, por lo que es normal que podamos ver muchas versiones y compilaciones diferentes instaladas en nuestro sistema. Incluso a veces, puede aparecer una ventana emergente cuando iniciamos por primera vez un programa informando que se está procediendo a la instalación de un paquete redistribuible. Esto significa que el desarrollador ha optado por descargar el último paquete distribuido por Microsoft en el momento de la instalación. Además, es posible ver diferentes versiones de un mismo paquete, ya que uno puede indicar que es un paquete de servicios y otros puede tener números de versión diferentes.

¿Se pueden desinstalar?

Realmente sí es posible desinstalar estas compilaciones, si bien nunca sabremos realmente cuál de nuestras aplicaciones instaladas depende de cada librería redistribuible. Esto es así porque, aunque desinstalemos un programa este no va a borrar automáticamente el paquete redistribuible en el que se basó, pues no sabe si otras aplicaciones también dependen de él. Es por ello, que lo no sé recomienda hacerlo. Además, su espacio de almacenaje en el disco es prácticamente inapreciable, y en el caso de que borremos una, es posible que algún programa instalado pueda darnos problemas.

Hay usuarios que recomiendan desinstalar todas las versiones instaladas, dejando solo las compilaciones más recientes de cada versión. Se basan en que estas deberían de incluir todas las dependencias recopiladas anteriormente. Aunque puede que pueda funcionar, tampoco existen garantía de que en nuestro caso lo haga, por lo que, para evitar problemas, siempre es recomendable no eliminar ninguna de las versiones. Además, en el caso de que una aplicación necesite de una versión específica para instalarse, podremos ahorrar tiempo al tenerla ya instalada en el sistema.

Desinstalar un paquete Microsoft Visual C++ Redistributable

Si aceptamos los riesgos y queremos desinstalar todas o algunas de versiones instaladas podremos hacerlo desde el menú de Configuración, al cual accederemos desde el atajo de teclado «Windows + I». Posteriormente hacemos clic en el apartado de «Aplicaciones». Seguidamente nos desplazamos hacia la parte inferior de la pantalla donde encontramos librerías de Microsoft Visual C++ Redistributable. Ya solo nos queda pulsar sobre la deseada y por último hacer clic en el botón de «Desinstalar». Igualmente podemos realizar este mismo procedimiento desde el Panel de control.

Cómo solucionar problemas

Por lo general los problemas que se encuentran relacionados con los Redistributable son complicados tanto de detectar como de solucionar. Esto es así porque en ningún momento se muestra un mensaje de error advirtiéndonos del problema o rediciéndonos directamente a los paquetes redistribuibles. Solo lo detectaremos porque directamente la aplicación deja de funcionar. Aun así, dado que se trata de una posibilidad, podemos probar a descargarlas e instalarlas a mano, sobre todo si acabamos de instalar un programa que ha provocado que otro deje de funcionar y sabemos que ambos dependen del mismo paquete.

También nos encontramos con el hándicap de que es complicado encontrar todas las compilaciones de esta plataforma. Además, algunas de las más antiguas ya no se encuentran disponibles. Pese a ello, para intentar solucionar la mayoría de los problemas provocados por estas, os ofrecemos las descargas más recientes de sus versiones:

Solo debemos de tener en cuenta que, debemos de instalar las versiones de x86 en caso de que nuestro sistema sea de 32 bits. En el caso de que el sistema sea de 64 bits debemos de instalar ambas. De esta forma podemos evitar el mayor número de problemas con las dependencias.

¡Sé el primero en comentar!