Diferentes maneras de imprimir fotos directamente en Windows

En los equipos actuales trabajamos con todo tipo de ficheros en sus diferentes formatos, nos referimos a documentos de texto, vídeos, fotos, librerías, etc. Cada uno de ellos está enfocado a un tipo de uso o aplicación en Windows 10 o Windows 11, por lo que se trata de diferente manera.

En este caso nos queremos centrar en uno de los tipos más usados en estos tiempos, nos referimos a las imágenes, como era de esperar. Y es que lo cierto es que estos archivos los usamos constantemente de manera local o a través de Internet, en nuestro móvil o PC de sobremesa, para uso personal o profesional, etc. Pero sea como fuere, lo cierto es que en multitud de ocasiones a lo largo del día manejamos estos ficheros en concreto.

A esto se le une que en pleno 2019 almacenamos la mayoría de las imágenes que tomamos con la cámara o con nuestros dispositivos móviles. Esto lo hacemos en tarjetas SD, en el disco duro del PC, en la nube, o en memorias USB. Aunque en multitud de ocasiones las usamos para compartir con otro en redes sociales, también sigue vigente la posibilidad de imprimir estas fotografías y enmarcarlas o guardarlas en un álbum.

Es por ello que a continuación os vamos a mostrar las distintas maneras de las que podéis echar mano para imprimir fotos en Windows 10 y 11, pero sin usar aplicaciones de terceros. De este modo podremos agilizar el proceso de impresión al poder hacerlo directamente desde el mismo sistema operativo. Eso sí, antes de imprimir nada nos tenemos que asegurar de que el controlador de la impresora esté actualizado y esta funcione perfectamente, así evitamos conflictos o errores de impresión en Windows 10.

Imprime fotos en Windows sin usar programa alguno

Así, para poder imprimir nuestras fotos favoritas, lo primero será acceder al Explorador de archivos de Windows 10 y Windows 11, por ejemplo, desde la combinación Win + E. A continuación, tendremos que localizar la foto que deseamos imprimir en la correspondiente ubicación de disco. Una vez nos hayamos situado sobre el fichero fotográfico como tal, hacemos clic con el botón secundario del ratón en el archivo.

Imprimir imagen

Imprime desde el Explorador de archivos

Aquí aparece el menú contextual de Windows 10, donde seleccionamos la opción de Imprimir. En ese instante aparecerá en pantalla una ventana llamada Imprimir imágenes del propio sistema operativo. Llegados a este punto, lo primero será verificar el destino indicado en la sección Impresora. A continuación, seleccionamos el tamaño de papel, su calidad, el tipo de papel, el diseño deseado o el número de copias.

Como vemos, todo el proceso lo podremos llevar a cabo en pocos segundos y sin necesidad de usar aplicaciones de terceros tipo Adobe Photoshop o GIMP. Al mismo tiempo debemos tener en cuenta de que en el caso que querer personalizar aún más esta impresión, siempre podemos hacer clic en el enlace Opciones situado en la esquina inferior derecha. Tras esto, en la ventana que aparece pulsamos sobre Propiedades de la impresora donde ya podremos ver la configuración específica de la impresora que tenemos instalada en Windows.

Panel de Epson

Aquí ya tendremos la oportunidad de ajustar una buena cantidad de parámetros en la impresión como la calidad, orientación del papel, tipo de documento, etc.

Por qué actualizar los controladores de la impresora

Ya veis que es extremadamente sencillo imprimir los archivos fotográficos que deseemos directamente en Windows sin utilizar programas externos. Esto nos puede facilitar en gran medida estas tareas de impresión en el caso de que tengamos prisa o no necesitemos utilizar funciones adicionales de edición. Como hemos visto, directamente desde el explorador de archivos de Windows tendremos la posibilidad de plasmar en papel esos archivos fotográficos que hayamos elegido.

Eso sí, para poder sacar el máximo provecho a esta tarea y configurarla de la manera más adecuada, es interesante que actualizamos el software y los controladores de nuestro dispositivo de impresión. Y es que estos pequeños trozos de software son los que controlan en este caso el proceso que nos disponemos a llevar a cabo. Además, por regla general nos ofrecen una buena cantidad de funciones y parámetros personalizables para así adaptar todo ello a lo que necesitamos en cada caso. Partiendo de la base de que en estas circunstancias no hemos utilizado programa alguno para cambiar el aspecto de esas imágenes, el software de la impresora en ocasiones nos ayudará.

De ahí precisamente la importancia de mantener actualizado todo ello, incluyendo los correspondientes controladores del dispositivo. Todo ello nos servirá para evitar el uso de aplicaciones de terceros para llevar a cabo estas tareas en el futuro y lograr los objetivos que buscamos. Además, hay que tener en consideración que los drivers a los que nos referimos aquí sirven para comunicar de manera adecuada el elemento hardware con el sistema operativo. Por tanto, si utilizamos de manera habitual la impresora para plasmar en papel todo tipo de contenidos, incluyendo las fotos que nos interesan ahora, actualizar los drivers nos podrá evitar problemas de compatibilidad y funcionamiento más adelante.

Utiliza la aplicación Fotos de Windows para imprimir

Al mismo tiempo e igualmente prescindiendo de aplicaciones de terceros, también podemos echar mano de la aplicación Fotos que se integra en el propio sistema operativo. Esto nos evitará el tener que descargar e instalar nada nuevo en el equipo. Además, en este caso contamos con la ventaja de que esta app normalmente está configurada como el visor de fotos predeterminado en el sistema.

Por tanto, llegados a este punto, tendremos que buscar la foto que desea imprimir, y a continuación hacer doble clic en el archivo correspondiente. En esta ventana, una vez se haya cargado la imagen que deseamos imprimir, ya podremos hacer clic en el icono de la impresora de la esquina superior derecha, o presionar la combinación de teclas Ctrl + P.

app Fotos Windows 10

Así, en la ventana emergente que aparece, la configuración de la impresora se encuentra en el menú de la izquierda. Aquí tendremos la posibilidad de comprobar que la impresora es el destino deseado, así como la orientación, el número de copias, el tamaño y tipo del papel, tamaño de la foto, o los márgenes de la página.

Fotos configurar

Al mismo tiempo, como en el caso anterior, para poder acceder a más opciones podemos pinchar en el enlace Más ajustes para encontrar de nuevo la calidad o la paginación. Con todo ello y como podremos comprobar de primera mano, no hará falta el uso de complicadas aplicaciones de retoque fotográfico para imprimir nuestras fotos personales. Además, al hacerlo todo desde el propio sistema operativo, ahorraremos tiempo y espacio en disco al no tener que instalar nada de manera adicional.

Imprime tus fotos favoritas desde Adobe Photoshop

Pero claro, además del propio sistema Windows, igualmente podemos echar mano de los programas que aquí tenemos instalados. Este es el caso del editor de fotos por excelencia en todo el mundo, nos referimos a Adobe Photoshop. Aquí nos encontramos con una solución gráfica válida para todo tipo de usuarios, desde los noveles hasta los más profesionales. Por tanto, imprimir imágenes desde aquí es extremadamente sencillo, como veremos.

No tenemos más que abrir el programa como tal y cargar la imagen que deseamos tratar en el mismo. A continuación, nos situamos en la opción de menú Archivo, donde encontramos la entrada de Imprimir. Igualmente podemos hacer uso de la combinación de teclas Ctrl + P, válida para buena parte de los programas Windows. En la nueva ventana que aparece en Photoshop, nos encontramos con varios campos que debemos personalizar. Así, aquí tenemos la posibilidad de permitir que sea la impresora la que gestione los colores, o el propio programa.

Imprimir photoshop

Por otro lado, desde aquí podremos indicarle al programa de Adobe tanto la posición como el tamaño de la foto en el soporte de papel, así como la escala que vamos a usar. Para terminar, los usuarios más avanzados podrán especificar igualmente la interpretación colorimétrica antes de imprimir la imagen.

¡Sé el primero en comentar!