Truco que limita la CPU a Windows Defender y mejora el rendimiento de Windows 10

Todos queremos que nuestro equipo funcione lo mejor posible en Windows 10. Queremos que consuma pocos recursos, que esté protegido por Windows Defender en todo momento, y que sea fluido. Pero no siempre lo logramos, aunque podemos tomar ciertas medidas.

Decir que para muchos usuarios, Windows Defender se ha convertido en un elemento primordial en Windows 10. Este es el software de seguridad implementado en el sistema, por lo que muchos han dejado de usar soluciones de terceros. Es un software que con el tiempo ha ido mejorando sustancialmente y aumentando su funcionalidad y potencia.

Hay que saber que Windows Defender se ejecuta casi siempre en segundo plano, con lo que analiza los archivos nuevos en busca de amenazas. Al mismo tiempo examina cualquier archivo que descarguemos a través del navegador, independientemente de si usamos Edge, Chrome o Firefox. En resumidas cuentas, este antivirus nunca ejecuta análisis completos del sistema mientras se utiliza el equipo de forma activa. Esto es algo que se lleva a cabo cuando no estamos trabajando con el equipo.

El impacto sobre la CPU suele ser bajo, pero claro, todo dependerá de la capacidad de nuestro PC. Por tanto, en el caso de que deseemos limitar el uso de CPU de Windows Defender, os vamos a mostrar cómo podéis hacerlo. De este modo lo que vamos a lograr es que Windows Defender nunca use demasiado la CPU y así no afecte al resto del equipo. Para ello la propia Microsoft tiene un método que nos permite limitar el uso de la CPU de la solución de seguridad.

POwershell Windows Defender

Limita el uso de CPU del equipo de Windows Defender en Windows 10

Esto es algo que vamos a lograr de manera sencilla con un pequeño comando que ejecutamos en el PowerShell. El único requisito que vamos a necesitar es acceder a esta función del sistema con permisos de administrador. Antes de empezar hay que saber que el uso de la CPU se establece como un porcentaje de la potencia de procesamiento total de la misma. De forma predeterminada Windows Defender puede usar hasta el 50% de esta, algo que podemos personalizar.

Lo que hacemos en primer lugar es abrir PowerShell con permisos de administrador y ejecutamos el comando que os vamos a mostrar. Eso sí, debemos sustituir el número que aparece al final por la cantidad de uso de CPU que vamos a asignar.

“Set-MpPreference -ScanAvgCPULoadFactor 50”

Evidentemente, podemos aumentar el límite más allá del 50% o reducirlo, pero claro, no podemos dejarlo a 0. Una vez hayamos personalizado este apartado, el valor especificado tendrá impacto tanto en el uso de CPU, como en el tiempo que se tarda en ejecutar un análisis del sistema, como es de esperar.

Al mismo tiempo debemos saber que esto no afectará a lo bien que Windows Defender puede proteger nuestro sistema, ya que no desactiva ninguno de los análisis que realiza. Por tanto si en alguna ocasión se nos ha pasado por la cabeza deshabilitar Windows Defender, esta opción es mejor, ya que permanecer desprotegidos no es una buena alternativa hoy en día.