Olvídate de Word aprendiendo a usar Google Docs como un profesional

Olvídate de Word aprendiendo a usar Google Docs como un profesional

David Onieva

Son muchos los tipos de uso que le podemos dar a un PC en estos momentos, tanto en entornos profesionales como de ocio. Sin embargo uno de los más populares es el relacionado con la ofimática. Para ello usamos diversos programas específicos, como sucede con Docs de Google, propuesta en la que nos centraremos en estas líneas.

Y es que hay que tener en consideración que uno de los tipos de trabajo que de manera más habitual realizamos en un PC cualquiera, es la edición de textos. Ya sea para uso personal, para la educación, o para el trabajo, esto es algo que está al orden del día. Para ello podemos echar mano de multitud de programas centrados en esto, en el procesamiento y tratamiento de textos. Los hay más complejos o sencillos, de pago o gratuitos, pero tal y como suele ser habitual, están los más conocidos.

Pon en marcha Google Docs para empezar a trabajar

Quizá la comparación entre la propuesta de Microsoft con Word, y la de Google con Docs, es casi inevitable. Son dos grandes empresas tecnológicas con multitud de soluciones que cubren las necesidades de millones de usuarios. Pero si algo que claramente diferencia a ambos programas, es que Word es de pago, y Docs, no. Cierto es que hay una versión del programa de los de Redmond gratuita y online, pero está demasiado limitada.

Además también debemos saber que si nos decantamos por el procesador de textos gratuito de Google, Docs, este funciona en la nube. Eso significa que para poder sacar el máximo provecho al programa, lo podemos hacer directamente desde nuestro navegador favorito. De este modo no vamos a necesitar instalar nada en el PC, ya que funciona por completo, online. Esto lo que quiere decir es que para empezar a trabajar con este programa para la edición de textos, lo primero que haremos será abrir el navegador web que usemos habitualmente.

Cuenta Google

Otros dos requisitos indispensables para empezar a trabajar con Docs, es que dispongamos de una conexión a Internet, y además tendremos que contar con una cuenta de Google. Esta la podemos crear de manera gratuita si no tenemos ninguna. Y es que para empezar con el procesador de textos, tendremos que introducir nuestras credenciales de la cuenta. Esto incluye tanto la dirección de correo de Gmail, como la correspondiente contraseña de acceso. Decir que estos son datos que tendremos que introducir a través de la URL oficial de Google Docs.

Documento en blanco o plantillas

Una vez que nos encontramos con la interfaz principal del programa en pantalla, vemos que tenemos la posibilidad de abrir un documento en blanco, o usar una plantilla. Para todos aquellos que nos las conozcáis, os diremos que las plantillas de los programas ofimáticos como Docs, son muy útiles, además de gratuitas en la mayoría de los casos. Aquí hablamos de documentos prediseñados que la misma Google pone a nuestra disposición.

Como os podréis imaginar, estos nos van a ahorrar una buena cantidad de tiempo y esfuerzos, obteniendo al mismo tiempo grandes resultados en apariencia. Así, dependiendo del tipo de documento que pensemos crear, aquí encontramos plantillas de todo tipo. Eso sí, si nos decantamos por alguna de estas, hay que saber que tras abrirlas, tendremos que personalizarlas. De este modo cabe destacar que en el procesador de textos de Google, encontramos plantillas referentes a currículum vitae, cartas profesionales, recetas, fichas, etc.

Plantillas docs

Empieza a trabajar en Google Docs

Pero de igual modo, en muchos casos lo que necesitamos es empezar con un documento en blanco que vamos a rellenar de texto, entre otros elementos. Así, si alguna vez hemos trabajado con un programa de este tipo, la interfaz que nos vamos a encontrar no nos resultará extraña. De este modo, lo primero que vemos es el habitual escritorio en blanco en el que podemos empezar a teclear los correspondientes textos.

Los menús del procesador de textos

A su vez, en la parte superior de esta ventana, nos encontramos con los menús que nos dan acceso a las funciones del editor. Decir que además de los habituales de Archivo y Editar que encontramos en la mayoría de las aplicaciones Windows actuales, el menú Ver también nos será de ayuda. Este se centra en ofrecernos una serie de funciones que nos serán de ayuda a la hora de personalizar y adaptar la interfaz del programa. Podremos activar la regla de márgenes, ver el esquema del documento en todo momento, o trabajar a pantalla completa.

Menú ver Docs

Por otro lado y para ponernos en marcha con Docs de la mejor manera, también nos resultará muy útil el menú Formato. Os decimos esto porque desde el mismo tenemos la posibilidad de adaptar el aspecto de los textos que estemos desarrollando aquí. Con esto nos referimos a apartados tales como el interlineado, los estilos, forma de los textos, encabezados y pies de página, etc. Además las funciones adicionales como el contador de palabras, el corrector ortográfico, o el diccionario, asimismo lo encontramos en el menú Herramientas.

También os comentaremos que entre el espacio de trabajo como tal, y los diferentes menús del programa de los que os hemos hablado, Docs nos ofrece algunos accesos directos. En concreto estos se refieren a botones que nos proporcionan un acceso inmediato a algunas de las funciones más usadas del programa. Entre estos vemos el uso de negritas y cursivas, centrado y justificado de textos, deshacer, imprimir, cambiar el tipo de fuente, etc.

Accesos directos funciones

Trabaja con múltiples elementos adicionales a los textos

Como suele pasar en estos momentos en la mayoría de los programas ofimáticos, y no solo de Google, los documentos ya no solo se limitan al texto o los números. Os decimos esto porque lo mismo sucede en Google Docs, una solución centrada en el trabajo con textos, pero que puede ir mucho más allá. Esto es algo que podemos comprobar de primera mano con tan solo echar un vistazo al menú Insertar de la interfaz principal del programa.

Menú insertar google

De este modo, veremos que en un documento que generemos en Google Docs, a su vez tenemos la posibilidad de enriquecerlo con otros objetos además del texto. Entre estos podemos destacar el uso de imágenes de diversas fuentes, tablas, dibujos, ecuaciones, líneas, notas o caracteres especiales. Como os podéis imaginar esto nos abre un enorme abanico de posibilidades que poco tiene que envidiar a lo que nos ofrece Word de Microsoft.

En resumidas cuentas, podemos decir que nos encontramos ante un potente procesador de textos de Google que, aunque no llegue al nivel de funciones de Word, será suficiente para la mayoría. Cierto es que la propuesta de este tipo de Microsoft está plagada de funcionalidades, pero muchas de ellas de uso puntual, o nulo. Sin embargo aquí, en Docs, encontramos lo más importante en este tipo de trabajos, y sin tener que pagar un solo euro.