Evita problemas: haz un backup de la SD del Raspberry Pi

El Raspberry Pi se ha convertido en uno de los micrordenadores más populares. Cualquiera puede hacerse con uno, ya que su precio le hace accesible para cualquier bolsillo. Y las posibilidades que nos ofrece son ilimitadas, desde montar nuestro propio servidor casero hasta convertirlo en un ordenador o en una completa consola retro. Para hacerlo funcionar, tan solo necesitamos una tarjeta micro-SD con el sistema operativo, ya que no tiene almacenamiento interno. Y en esta tarjeta se guardarán todos los datos y todas las configuraciones. Pero ¿qué pasa si hacemos algo mal y deja de funcionar? ¿Y si se borra la tarjeta por error o por un problema?

Por qué puede fallar la micro-sd del Raspberry Pi

Hay muchas razones por las que un dispositivo de almacenamiento, como es una tarjeta micro-sd, puede fallar. Si no tenemos mucha experiencia dentro de los sistemas operativos Linux, es fácil que, al realizar cambios en la configuración, o al actualizar, el sistema quede dañado y, al no saber recuperarlo, perdamos todo lo que teníamos. Generalmente, todo lo que se refiere a fallos de configuración de un sistema Linux tiene solución, la cosa es ¿cómo?

Pero los fallos de software no son los únicos que nos pueden dar dolores de cabeza. También hay otras razones por las que podemos perder el sistema operativo de este microordenador. Por ejemplo, puede haber un error crítico con el sistema que haga que se borre la tabla de particiones y la tarjeta de memoria aparezca como «en blanco». Esto puede ocurrir fácilmente si desconectamos el Raspberry como no debemos. También puede pasar que, con el paso del tiempo, la tarjeta de memoria deje de funcionar debido a que ha agotado los ciclos de lectura y escritura de sus chips. Esto ocurre, sobre todo, cuando usamos tarjetas SD de baja calidad. Y no queda otra que dar por perdido todo el contenido y comprar una nueva.

La ventaja que tiene este sistema de almacenamiento es que, si se rompe, o si queremos cambiar a otro de mayor capacidad, podemos hacerlo muy fácilmente, ya que basta con comprar una nueva tarjeta de memoria, configurarla y meterla en el Raspberry Pi para empezar a usarla. Lo único que perderemos es el tiempo necesario para dejarlo todo tal como lo teníamos al principio.

Y, para evitarlo, están las copias de seguridad.

Hacer copia de seguridad

Hay varias formas de hacer copias de seguridad de la tarjeta de un Raspberry Pi. Dependiendo de si la hacemos desde Windows, o desde Linux (incluso desde el propio micro-ordenador) el proceso que debemos seguir será de una forma u otra. Vamos a verlo en detalle.

Desde Windows

Para hacer la copia de seguridad de la tarjeta de memoria desde Windows, lo único que vamos a necesitar es que nuestro ordenador disponga de un lector de tarjetas de memoria. De no ser así, debemos comprar uno en cualquier tienda (pueden rondar los 10 euros, e incluso menos) y conectar por él la tarjeta a nuestro ordenador. Es probable que nos aparezca un mensaje que nos indica que la tarjeta de memoria no tiene formato y que la tengamos que formatear. Es importante no hacerlo e ignorar el mensaje. Este aparece porque la micro-sd estará en un sistema de archivos Linux (como ext4) y, por tanto, Windows no podrá leer sus archivos.

A continuación, descargaremos un programa gratuito y de código abierto llamado Win32 Disk Imager y lo instalaremos en el ordenador. Una vez instalado, lo ejecutamos y veremos una ventana como la siguiente.

Win32 Disk Imager

Hacemos clic sobre el botón de la carpeta que aparece en el apartado «Image File» y seleccionaremos el directorio donde queremos que se guarde la copia de seguridad que vamos a hacer. También seleccionaremos en el apartado «Device» la unidad de la que vamos a hacer la copia.

¿Cómo es posible hacer una copia de los datos si Windows no los reconoce? Porque este programa hace una copia «RAW«, es decir, en crudo, de los 1 y 0 de los datos. Da igual el contenido, se crea una copia literal de la unidad (incluso del espacio libre de la misma) para que no haya ningún problema.

Una vez listo todo, hacemos clic sobre el botón «Read» y comenzará el proceso de creación de la imagen. Este proceso puede tardar varios minutos, y ocupará lo mismo que la capacidad de la tarjeta de memoria original.

Cuando termine el proceso de lectura, la tendremos la imagen (un archivo, con formato .img) en el directorio que le hayamos especificado. Ya podemos sacar la tarjeta del ordenador, y volverla a conectar al Raspberry Pi.

Desde Linux o el mismo Raspberry Pi

Si lo vamos a hacer desde un sistema Linux (e incluso desde el propio Raspberry Pi a una unidad externa que tengamos, por ejemplo, por USB o en red), lo que debemos hacer es conectar la tarjeta al ordenador (si no la tenemos ya) y localizar su punto de montaje usando el siguiente comando:

sudo fdisk -l

Suponiendo que sea /dev/sdb (que variará en función de las unidades conectadas al PC), a continuación, haremos uso del comando «dd» para clonar los datos RAW de la unidad principal (la tarjeta) al directorio que queramos. Este comando tiene la siguiente estructura:

sudo dd if=/dev/sdb of=[directorio]/raspbackup.img

Debemos cambiar [directorio] por la ruta donde queramos guardar la imagen. Ya sea una unidad de red, u otro punto de montaje diferente. Lo que es lógico es que no debemos crear la copia de seguridad en la misma micro-sd, ya que, si se pierden los datos, y la copia de seguridad, de poco nos sirve.

Restaurar una copia de la SD

Para restaurar la copia de seguridad en caso de que la tarjeta original falle, o la cambiemos por una más grande, literalmente lo que debemos hacer es seguir los pasos a la inversa.

En el caso de Windows, por ejemplo, usaremos de nuevo el programa Win32 Disk Imager, seleccionando en «Image File» la imagen de la copia de seguridad, en «Device» la letra de la unidad de la micro-sd donde vamos a escribir la imagen, y haremos clic sobre el botón «write». El proceso borrará todos los datos, y cuando termine tendremos la tarjeta de memoria lista para funcionar de nuevo en el Raspberry Pi.

En el caso de Linux, lo que debemos hacer es usar de nuevo el comando dd, pero de forma inversa. Es decir, en el parámetro «if» podremos el directorio de la imagen (img) de la copia de seguridad, y en el parámetro «of» el punto de montaje de la tarjeta de memoria donde vamos a volcar dicha imagen.

sudo dd if=[directorio]/raspbackup.img of=/dev/sdb

Por si nos lo preguntamos, no nos sirve copiar el archivo «raspbackup.img» (o como lo llamemos) a la tarjeta de memoria. Tiene que realizarse un volcado RAW, bit a bit, del contenido, igual que se hizo la copia.

¡Sé el primero en comentar!