Cifrar tu disco duro en Windows 10: razones y ventajas para hacerlo

Cifrar tu disco duro en Windows 10: razones y ventajas para hacerlo

Rubén Velasco

Las palabras «cifrar» o «encriptar» son palabras cada vez más presentes en el día a día. En un mundo que cada vez está más conectado y en el que cada vez manejamos más información personal de forma digital, el cifrado nos ayuda a evitar que estos datos puedan caer en manos de personas no autorizadas. Podemos encontrar cifrado en nuestras redes Wi-Fi, en las conexiones HTTPS y en muchas otras tecnologías que seguro que usamos en nuestro día a día. Este cifrado es automático y está disponible para todos de forma obligatoria. Sin embargo, hay técnicas de cifrado que son opcionales y que nos pueden ayudar a mejorar nuestra seguridad y nuestra privacidad, como el cifrado completo de discos duros.

Qué es y cómo funciona el cifrado de un disco duro: explicación sencilla

Cifrar o encriptar es una técnica mediante la cual podemos ocultar información a otras personas. Para ello se utilizan algoritmos que se encargan de cambiar la información original por datos aleatorios de manera que cualquiera que intente acceder a estos datos no pueda leerlos ni comprenderlos.

El cifrado normalmente tiene dos vías (ya que de lo contrario no tendría sentido).

La primera de las vías es convertir la información original en datos cifrados. Para ello se utilizan claves (o contraseñas de cifrado). Estas pueden ser públicas, en el caso del cifrado asimétrico, o privadas, en caso de cifrado simétrico. Ambas técnicas son similares, aunque cambian algunos pasos en el proceso de cifrado o descifrado.

Tipos de cifrado - simétrico y asimétrico

La segunda de las vías es el descifrado. Para ello quien quiera leer la información necesitará la misma clave que se ha utilizado para cifrar los datos para poder descifrarlos y volver a obtener la información original.

Existen muchos algoritmos de cifrado diferentes. Los viejos, por lo general, suelen ser obsoletos y tener fallos de seguridad que permiten recuperar la información sin necesidad de usar la clave de cifrado. Los nuevos, por el contrario, son imposibles de romper, ni siquiera por fuerza bruta.

Cifrado por software vs cifrado por hardware

Hay dos tipos de cifrados de discos que debemos tener en cuenta. Por un lado tenemos el cifrado por software. Este es el utilizado por los discos duros antiguos. Requiere de un programa, como VeraCrypt o Microsoft BitLocker, para llevar a cabo el cifrado de los datos, y para descifrarlos. Es más lento, ya que se debe cifrar absolutamente toda la información en el disco duro, y resta rendimiento al sistema ya que los datos se tienen que descifrar uno a uno y volver a cifrar según se vayan utilizando. Además, algunos rootkit podrían acceder a los datos del disco duro incluso estando cifrado.

Elegir algoritmo y fuerza de cifrado de BitLocker

Por otro lado tenemos el cifrado por hardware. Este método de cifrado lo utilizan la mayoría de los discos duros y SSD modernos. Es mucho más sencillo y nativo. El impacto sobre el rendimiento es prácticamente nulo. Cifra todos los datos automáticamente y no tenemos que hacer nada extraño para utilizarlo. En caso de que el disco se intente conectar a otro ordenador, directamente no se podrá acceder a los datos sin la contraseña. Es el método de cifrado de discos duros más robusto y seguro.

Ventajas de cifrar nuestro disco duro en Windows 10

La principal ventaja que nos aporta el cifrado de un disco duro es seguridad y privacidad. Nada ni nadie podrá acceder a los datos que tenemos guardados en nuestro ordenador si no se sabe la clave correspondiente o tiene las claves de cifrado a mano.

De esta manera, si nos roban el ordenador o el disco duro, aunque lo extraigan y lo conecten a otro equipo, no podrán acceder a los datos. Incluso aunque utilicen técnicas forenses de recuperación de datos, al estar toda la información ofuscada no podrán hacer nada.

El cifrado de un disco duro puede servir para ayudarnos a destruir los datos que se guardan en él. Si ciframos toda la información con un algoritmo muy robusto, y después destruimos las claves públicas y privadas, nadie podrá recuperar los datos que hay guardados en el disco. Así podremos venderlo (previamente formateado) o deshacernos de él con la seguridad de que nadie recuperará nuestros datos.

Inconvenientes de cifrar un disco duro

Por desgracia, el cifrado no tiene solo ventajas. El primero de los inconvenientes que nos podemos encontrar cuando ciframos nuestro disco duro es que si lo hacemos mal, podemos perder todos los datos guardados dentro del disco duro. Y además será imposible recuperarlos al estar cifrados. Si por alguna razón olvidamos la contraseña o perdemos la clave de cifrado, será imposible acceder a los datos. Toda la información se habrá perdido para siempre.

Otro inconveniente del cifrado de los datos es que suele hacer que el rendimiento general del ordenador disminuya un poco. Aunque los procesadores modernos tienen instrucciones especiales para que trabajar con datos cifrados tenga un impacto sobre el rendimiento casi nulo, algunas tareas sí pueden verse ralentizadas. Además, el proceso de arranque del ordenador puede ser más lento debido a que tendremos que introducir la contraseña cada vez que encendamos el ordenador.

Si estamos trabajando con el ordenador y por error eliminamos un archivo importante, si este está cifrado será mucho más complicado (por no decir imposible) recuperarlo. También debemos tener en cuenta que los sistemas de recuperación, como Windows RE, no se llevan bien con las unidades cifradas.

Y si quitamos el disco duro de nuestro PC y lo queremos conectar a otro para acceder a los datos, la cosa no se puede poner más complicada. Salvo tener a mano las claves y el software utilizado para el cifrado, los datos serán inaccesibles.

Contraseña SSD BIOS

Cuándo debemos cifrar nuestro disco duro y cuándo no

El cifrado de discos duros tiene ventajas e inconvenientes. Y aunque a todo el mundo le vendría bien un cifrado robusto y potente, no es igual de necesario para todos. Depende de dónde y para qué usemos nuestro ordenador.

Si por ejemplo solemos usar un ordenador portátil para trabajar y solemos llevar este ordenador a varios sitios (si viajamos con él, por ejemplo), entonces el cifrado es vital. Si alguien nos roba el ordenador o lo perdemos en cualquier sitio, nadie que consiga hacerse con él podrá ver nuestros datos ni los datos de nuestra empresa. Nuestros datos estarán seguros siempre que el disco duro esté bien cifrado. Un ordenador de sobremesa es más complicado de robar, aunque si manejamos datos personales, de empresa o sensibles es mejor optar por el cifrado.

Si por otro lado somos paranoicos del espionaje y nos preocupa nuestra privacidad, entonces el cifrado nos ayudará también a lidiar con estos problemas. Siempre que los datos de nuestro disco duro estén cifrados y protegidos, nada ni nadie podrá monitorizarlos ni hacerse con ellos.

Por otro lado, si somos usuarios domésticos sin muchos conocimientos sobre informática que solo usamos el ordenador para ver Netflix, el cifrado es innecesario. Con poner una buena contraseña para iniciar sesión en Windows será suficiente. Y así nos ahorraremos problemas.