Edge vs Chrome vs Chromium, ¿qué navegador te conviene más?

Navegadores de internet se han convertido en programas básicos que forman parte de nuestros equipos y dispositivos móviles. Por todo ello los desarrolladores de estos tratan de ganarse la confianza de millones de usuarios con sus proyectos. Estos tienen que elegir entre una amplia variedad de soluciones entre las que encontramos Chrome, Firefox, Chromium, Edge, Opera, etc.

Una de las dudas ante la que se enfrentan muchos usuarios a este respecto es elegir el programa de este tipo que más se adapta a sus necesidades. Aquí entran en juegos multitud de factores tales como el rendimiento, la seguridad, la funcionalidad, el aspecto, las extensiones, etc. Si englobamos todos ellos en un grupo y los queremos separar en dos categorías, podríamos hacerlo con aquellos basados en Chromium de Google, y los que no. Sirva como claro ejemplo de ambas categorías el navegador Chrome por un lado perteneciente a la primera, y Firefox en la segunda.

Con todo y con ello en estas mismas líneas nos vamos a centrar en las principales diferencias entre tres de estos programas que pertenecen a la primera categoría. Nos referimos a los populares Edge, Chromium y Chrome. Basados en el motor Chromium del gigante de las búsquedas, estas tres propuestas se consideran como las más populares y usadas en todo el mundo. Es evidente que es funcionalidad básica es común, por lo que tenemos que adentrarnos un poco más en su desarrollo para encontrar algunas importantes diferencias. Esto es precisamente de lo que os hablaremos en estas mismas líneas.

Diferencias en el tipo de licencia de los navegadores

En un principio muchos usuarios pueden llegar a confundir Chromium y Chrome, ambos de la misma firma. Sin embargo, la diferencia aquí es bastante importante, ya que se puede afirmar que el primer navegador es la versión de código abierto del segundo. Además, si entra en juegos la propuesta de Microsoft, Edge, en este sentido se sitúa junto a Chrome ya que tampoco es un software de código abierto.

El navegador más usado del mundo fue lanzado en el año 2008 por parte de Google, mientras que unos meses después liberó su código creando el primero de ellos. Todo ello con el fin de recibir ayuda de la comunidad para seguir creciendo en ambos proyectos. A continuación, otros muchos navegadores, incluyendo la segunda versión de Edge de la que os hablamos aquí, se unieron a este proyecto. La principal ventaja de todo ello es beneficiarse de las muchas funcionalidades que en estos momentos se nos ofrece el proyecto Chromium.

Luego, con el paso del tiempo, cada uno de los desarrolladores, como aquí sucede con el caso de Microsoft, aportan su granito de arena para diferenciar sus programas del resto. Todo ello a pesar de que la base sea la misma.

Seguridad y privacidad en Chrome, Chromium y Edge

Estos dos aspectos se podrían considerar como elementos clave a la hora de elegir un navegador u otro. Hay que tener en cuenta que estos programas son los que nos sirven de vía para conectar con el inmenso universo de internet y sus contenidos. Al mismo tiempo en gran medida deben protegernos ante los múltiples ataques de la red. Todo ello sin perder funcionalidad y ofrecer la mejor experiencia de usuario posible. Sin embargo, esto es algo que no es común en todos los programas de este tipo.

No cabe duda de que Chrome recibe multitud de quejas por parte de sus cientos de millones de usuarios debido a la poca privacidad que ofrece. De ahí que muchos de los usuarios habituales del navegador más usado del mundo, para ganar en privacidad, terminen pasándose a su proyecto de código abierto. De esta manera se libran de aspectos tales como las métricas de usuario que se generan o los informes de fallos que se envían a la empresa. Eso sí aquí encontramos algunas carencias como por ejemplo el soporte para determinar los estándares de audio y vídeo.

Por otro lado, en lo que se refiere a Edge de Microsoft, a pesar de no ser el proyecto de código abierto, nos propone más funciones de privacidad que Chrome. Además, el acceso a las mismas es más sencillo por parte de los usuarios, lo que permite a éstos configurar el programa a este respecto para mantener un poco más su privacidad.

privacidad Edge

Cabe mencionar que los tres proyectos de los que os hablamos aquí cuidan mucho la seguridad de sus clientes. Todo ello en gran medida gracias al número creciente de funciones que nos van llegando.

La interfaz de usuario

Si nos centramos en el aspecto de la interfaz que nos encontramos nada más instalar y ejecutar estos programas, hay una característica muy importante en los navegadores de Google. Y es que el gigante de las búsquedas en este caso ha querido apostar desde el principio por la simplicidad. Esto es algo que por ejemplo igualmente vimos casi desde su nacimiento en el aspecto el buscador de internet más usado del mundo.

De esta manera los desarrolladores de ambos navegadores pretenden evitar distracciones y elementos y necesarios en un principio situados en la interfaz principal. Esto es algo que muchos usuarios valoran positivamente, mientras que otros preferirían en el alcance de la mano más accesos directos, iconos y funciones.

interfaz chrome

Por otro lado, si nos centramos en el proyecto de Microsoft, las diferencias en cuanto a su interfaz principal van a ser mínimas. Sin embargo en este caso sí que tenemos alguna posibilidad más de personalización, aunque ese no es el principal punto diferenciador. Algo que está atrayendo a una buena cantidad de usuarios es la posibilidad de utilizar de manera nativa las pestañas verticales.

pestañas verticales

Rendimiento. ¿Quién de los tres es más rápido?

En lo que se refiere al rendimiento general a la hora de trabajar a diario con estos tres programas, estamos llegando a un punto en el que las diferencias son mínimas. Hay que tener en cuenta que este es uno de los principales apartados en los que se centran sus desarrolladores. De esta manera lo que se intenta es minimizar al máximo el tiempo de carga de las páginas web que visitamos.

En base a los últimos estudios y pruebas realizadas, como los benchmark de Kraken y Jetstream, los proyectos de Google se encuentran un poco por encima. Sin embargo, es algo que hoy día apenas vamos a notar. Pero algo que posiblemente sí que va a interferir en el funcionamiento del resto del equipo de manera más evidente, es el menor consumo de recursos que hace la propuesta de Microsoft.

En concreto nos referimos a que Edge no necesita tanta RAM del PC para funcionar de manera correcta. De hecho, este es uno de los apartados más criticados de sus dos directos competidores.

uso pestañas Edge

Sincronización con la nube

Tal y como muchos de vosotros ya sabréis, estos programas hoy día se utilizan tanto en equipos de sobremesa como en dispositivos móviles. De ahí la importancia de poder sincronizar los datos almacenados entre las diferentes plataformas.

Por un lado, nos encontramos con la propuesta más usada del mundo que os comentamos que es Google Chrome. De esta manera y gracias a este navegador tenemos la posibilidad de añadir nuestra cuenta de Google al mismo para así poder sincronizar todo tipo de datos entre dispositivos. Por ejemplo, si instalamos Chrome en nuestro PC y móvil, en ambos tenemos que iniciar sesión con la misma cuenta del gigante de las búsquedas. Una vez hecho esto desde aquí tenemos la posibilidad de sincronizar elementos como las aplicaciones, marcadores, historial, contraseñas, extensiones, temas, pestañas, modos de pago, y más.

sincronizar chrome

Al mismo tiempo si nos centramos en el navegador Edge, este ha sido un apartado, el de la sincronización, que ha ido mejorando con el paso del tiempo. Al igual que sucede en el caso anteriormente expuesto, aquí tenemos que registrarnos con nuestra cuenta de Microsoft en todos los dispositivos que deseemos sincronizar. Una vez hecho esto, ya podremos compartir multitud de datos almacenados en el propio programa. Entre estos encontramos algunos tales como los favoritos, la configuración de la aplicación, nuestra información personal guardada, el historial, las pestañas, las extensiones, colecciones, etc.

Sin embargo, la cosa aquí cambia sustancialmente cuando hablamos del navegador Chromium. Lo primero que debemos saber aquí En este sentido es que no podemos registrarnos con nuestra cuenta de Google, por lo que los datos que sincronizar en este caso son bastante más limitados. Podemos crear un usuario propio y exclusivo de este navegador. Además de manera automática podemos sincronizar algunos servicios de la firma tales como las búsquedas. Igualmente tendremos la posibilidad de importar los marcadores y la configuración de otros navegadores como Internet Explorer o Edge.

sincronizar chromium

El uso de extensiones

Uno de los puntos fuertes de los navegadores basados en Chromium, es el soporte para extensiones que tienen. Por ejemplo, es mucho mayor que el que tiene Firefox y los navegadores basados en el mismo. Por tanto, nos decantamos por la opción que nos decantemos de estas tres que os mencionamos, no tendremos problema alguno en este sentido.

extensiones Edge

Quizá un punto diferenciador aquí lo encontraremos en que Edge permite el uso de sus propios complementos, además de poder instalar los de Chrome de manera manual.

¡Sé el primero en comentar!