Ahorra tiempo al trabajar en Word con este truco para duplicar páginas

Al trabajar con un documento propio en el procesador de textos Word de Microsoft, son varias las razones por las necesitemos duplicar una o varias páginas. Esto es algo que de hecho se puede convertir en habitual en determinados entornos de trabajo, por lo que vamos a ver cómo hacerlo de manera rápida.

Antes de nada, volver a escribir el mismo contenido de nuevo, en los tiempos que corren sería algo totalmente absurdo. De hecho este es un proceso bastante más simple de lo que podría parecer en un principio, veamos cómo podemos hacerlo. Así, en el supuesto de que tan solo necesitemos añadir una página en blanco, en lugar de copiar una existente, podemos hacer clic en Insertar. Entre las opciones que aparecerán, basta con que seleccionemos Página en blanco para agregarla.

Funciones un tanto desconocidas de Word que son de ayuda

Y es que debemos tener en cuenta que Word en los tiempos que corren, nos propone una buena cantidad de funciones con las que intenta facilitarnos las cosas. Esto es algo que se hace especialmente importante para aquellos que pasen muchas horas frente a este procesador de textos de Microsoft. El problema es que en muchas ocasiones ni siquiera sabemos que esas funciones existen, o dónde las podemos encontrar dentro de los menús del programa.

Insertar páginas Word

Esto en muchas ocasiones se traduce en un pérdida de tiempo importante, como es el caso que nos ocupa en estas mismas líneas. Sirva como ejemplo todo lo que podemos ahorrar en cuanto a tiempo y esfuerzos con tan solo usar las plantillas que nos propone la misma firma de Redmond en sus programas. Estas nos pueden permitir ahorrar muchas horas de diseño y creación de documentos propios. Pues bien, lo mismo sucede con otras muchas funciones que pasamos por alto y ni siquiera somos conscientes de que están ahí.

Por ejemplo, como os contábamos, a la hora de duplicar un documento, tendemos a marcarlo por  completo, copiarlo al portapapeles, y volver a pegarlo. Pero si el mismo es grande, en muchas ocasiones esto puede dar pie a ciertos errores, lo que se traduce en pérdida de fragmentos o de paginas completas de dicho documento, lo que puede ser un grave problema, por lo que lo tendremos que hacer de forma metódica y con cuidado, como veremos.

No en vano en estas líneas estamos hablando de una de las aplicaciones más populares en todo el mundo. De hecho la mayoría de los equipos actuales, ya sean a nivel doméstico o más profesional, cuentan con una copia de la misma y con un uso bastante extendido.

Duplica un documento con una sola página en Word

Y es que hay que saber que para duplicar una página, no hay un botón que pulsamos para llevar esto a cabo. Con todo y con ello, el proceso en sí es muy sencillo, como vamos a ver. De este modo, lo primero será copiar el contenido de esa misma página, crear una nueva y pegar el contenido de la original. En el caso de que esto lo hagamos en un documento de una sola página, el proceso será más rápido y sencillo.

Lo primero será seleccionar el contenido de la página a copiar, bien manualmente con el ratón, o pulsando las teclas Ctrl + A para seleccionar todo lo que haya. A continuación, copiamos el contenido seleccionado haciendo uso de la combinación de teclas Ctrl + C o desde el menú contextual, pinchando en la opción de Copiar.

Opción copiar Word

De este modo y ya con el contenido del documento de Word en el portapapeles, ahora tendremos que insertarlo una nueva página. Por tanto ahora ya no tenemos más que hacer clic en el botón Página en blanco como vimos anteriormente. En el caso de que el cursor del documento no se mueva automáticamente a la nueva página, nos desplazamos nosotros hacia abajo y nos situamos en la misma. Tras ello no tenemos más que hacer uso de la combinación de teclas Ctrl + V en el teclado para pegar el contenido de la página original en la nueva.

Duplicar desde un documento con muchas páginas

Además, si lo que queremos es mantener el mismo formato, debemos hacer clic en el botón Mantener el formato de origen en las opciones que aparecen en la barra de pegado. De esta manera tan sencilla logramos duplicar el contenido de la página copiada, que se insertará en la nueva página.

Mantener formato

Por otro lado os diremos que el proceso de duplicación en documentos con varias páginas es bastante similar. La mayor diferencia es que tendremos que tener cuidado con la posición del cursor en el documento antes de insertar una nueva página. Así, al igual que igual que en los documentos de una sola página, primero tenemos que copiar el contenido de la original que queremos duplicar.

Sin embargo aquí no podremos usar el comando Ctrl + A para seleccionar el contenido, tendremos que hacerlo a mano, ya que esto selecciona todo el documento. Al llegar al final nos detenemos, usamos de nuevo Ctrl + C y nos situamos en la nueva página donde vamos a duplicar para usar Ctrl + V. También os diremos que esto tan sencillo que os acabamos de contar, es uno de los muchos trucos de Word de los que podemos echar mano en estos momentos. Estos nos va a servir para exprimir al máximo el programa y poder trabajar de la mejor manera con el mismo.

Crear un nuevo documento desde uno antiguo

De igual modo se puede dar el caso de que lo que realmente necesitemos sea crear un nuevo documento desde cero, pero que al mismo tiempo se elimine el contenido del antiguo. Esto se puede necesitar, por ejemplo, por motivos de seguridad o privacidad. De este modo lo que se logra es que creemos un documento de texto en Word con exactamente el mismo contenido que el primero, pero desechando el antiguo.

Es evidente que en al nuevo archivo que vamos a generar en este caso le tendremos que asignar un nuevo nombre, algo que no deberíamos olvidar. La razón de ello es que al eliminar automáticamente el contenido anterior, podríamos perderlo todo por un simple despiste. Pues bien, para ello lo primero que hacemos es marcar con el ratón todo el texto y el resto de componentes que forman parte del original. Esto lo hacemos exactamente igual que con el método descrito anteriormente. Eso sí, el cambio más importante viene ahora, ya que vamos a cambiar el modo de captura.

Mientras que hasta ahora hemos venido utilizando la popular combinación de teclas Ctrl + X, ahora vamos a usar Ctrl + X. De ese modo, mientras que todo lo marcado se copia igualmente en el portapapeles, desaparece del original. Esa es la razón por la que podemos perderlo todo si no andamos con cuidad. A continuación no tenemos más que situarnos en el documento nuevo que vamos a crear, y ahora usamos la combinación Ctrl + V. Así vamos a comprobar de primera mano cómo todo lo cortado antes, aparece de nuevo en el archivo vacío. Esto incluye texto, imágenes, tablas, etc.

Del mismo modo, en el caso de que tan solo nos interese en el texto plano como tal, igualmente podemos hacer uso de otra útil combinación de teclas en Word. Con esto lo que os queremos decir realmente es que al generar el nuevo documento duplicado, no se inserten los formatos agregados en el original. Aquí entran en juegos elementos tales como las cursivas, las negritas o las fotos incluidas.

Duplica documentos en Word desde otros formatos

Cuando hablamos de Word, nos referimos a uno de los programas ofimáticos más usados y extendidos en todo el mundo, por no decir el que más. eso es algo que afecta directamente al formato por defecto que la aplicación utiliza es decir, en este momento, DOCX. Como os podréis imaginar este es un formato de fichero que se centra en el tratamiento de textos. Pero no es el único formato que podemos utilizar en el programa que forma parte de la suite Office. De hecho si algo caracteriza a Word es su alta compatibilidad con multitud de tipos de archivo.

Os contamos todo esto porque al igual que podemos duplicar documentos de varias maneras trabajando con el formato por defecto que os comentamos, lo mismo podemos hacer con otros tipos. Es decir, siempre tendremos la posibilidad de abrir un documento .TXT y duplicarlo con alguno de los métodos descritos anteriormente, y convertirlo a DOCX. Lo mismo sucede si hablamos de los .ODT, que son los predeterminados que se usan en otra de las suites ofimáticas más usadas, LibreOffice. Por tanto es fácil imaginar que las posibilidades que aquí se nos abren son casi infinitas a la hora de duplicar documentos en segundos.