Así puedes instalar Chrome cuando no tienes conexión a Internet

Con el fin de ayudarnos a tener siempre la última versión, cuando descargamos Google Chrome lo que estamos bajando en realidad es un descargador. Cuando lo ejecutamos, este se conecta a los servidores de Google y se encarga de bajar la última versión del navegador e instalarla en nuestro ordenador. El proceso no es muy lento, pero si tenemos una mala conexión a Internet, o directamente si por alguna razón no estamos conectados, no podrá terminar correctamente. Algunas veces puede resultar molesto. Por suerte, existe una alternativa que nos permite instalar Chrome sin necesidad de una conexión a Internet.

Google ofrece a todos los usuarios un tipo diferente de instalador. En lugar de conectarse a los servidores de la compañía para bajar la última versión, este ya trae consigo el instalador de la última versión. De esta manera vamos a poder descargar e instalar la última versión del navegador sin necesidad de estar conectados a Internet.

Esto es útil, por ejemplo, cuando estamos conectados a una red medida, cuando estamos en un sitio donde no tenemos Internet, o si la conexión a Internet es demasiado lenta y el instalador normal nos da problemas. También es útil si nos guardamos todos los programas imprescindibles para instalar después de formatear e instalar Windows.

Ventajas de un instalador offline

Cada vez más programas apuestan por los instaladores online. Sin embargo, este tipo de instaladores no siempre es el más adecuado, según para qué lo vamos a utilizar. Por ejemplo, si tenemos pensado instalar el navegador en muchos equipos a la vez, es mucho más rápido y sencillo usar el instalador offline, ya que evitaremos malgastar ancho de banda bajando el navegador una y otra vez. Esto se aplica también a empresas, donde cuantas menos conexiones haya con el exterior, mejor.

También es muy útil para llevar el instalador del navegador en una memoria USB. Así, vamos a poder instalar Chrome en cualquier ordenador sin depender de una conexión a Internet, algo muy útil si, por ejemplo, estamos configurando un ordenador de nuevo o tenemos una conexión ADSL muy lenta. Por último, al no depender de los servidores de Google, podremos instalar Chrome incluso si estos están caídos.

Diferencias entre el instalador online y offline de Chrome

Una vez sabemos esto que os acabamos de contar, como os podréis imaginar las diferencias entre ambos instaladores, a pesar de tratarse del mismo programa, son importantes. Una de las más características, al menos en lo que se refiere a su funcionamiento, es la posibilidad del segundo de funcionar sin conexión. Eso es lo que nos interesa aquí, pero eso no es todo. Quizá uno de los puntos negativos que aquí encontramos es que por el contrario el instalador offline del programa ocupa mucho más espacio que el online.

La razón de ello es bastante evidente, ya que el elemento online no requiere que el programa en su totalidad se encuentre almacenado en el mismo archivo. Una vez que el usuario lo ejecuta, automáticamente se conecta a otros servidores de Internet para descargar la parte restante y completar la instalación como tal. Sin embargo el instalador offline no cuenta con esa posibilidad, por lo que su tamaño es muy superior. Esto hace que en ocasiones sea más complicado compartir con otros y enviarlo por correo electrónico.

Cómo descargar el instalador offline de Chrome

Google nos ofrece varios instaladores de su navegador. El primero que vamos a mostrar en la lista será el más común, el que necesitaremos la mayoría. Sin embargo, si tenemos alguna necesidad especial, según la configuración del equipo, podemos recurrir igualmente a cualquiera de los otros:

Una vez descargada la versión que queramos la ejecutamos. En unos instantes ya la tendremos instalada y funcionando con normalidad. Obviamente, para descargar los anteriores instaladores sí necesitaremos una conexión a Internet. La descarga ocupa más o menos 57 MB. Y podemos llevarla siempre con nosotros en un USB.

Proceso instalación Google Chrome

Estarán disponibles todas las funciones del navegador, como la posibilidad de usar extensiones, la sincronización con Google, e incluso la función de actualización para tener siempre la última versión instalada en nuestro ordenador.

Cómo actualizar Chrome offline

Una vez instalado Chrome desde este instalador, el navegador será totalmente funcional. Esto significa que todas las funciones, incluso la actualización automática, funcionarán. Sin embargo, ¿qué podemos hacer si queremos actualizar el navegador y no tenemos Internet?

La solución es fácil. Lo único que hay que hacer es volver a bajar el instalador sin conexión de Google Chrome. Al hacerlo, estaremos bajando la última versión disponible de este navegador. Al ejecutar el instalador, esta nueva versión sustituirá a la antigua, pero mantendremos todos nuestros datos, las configuraciones, extensiones y el perfil.

Una vez actualizado Chrome, cuando volvamos a abrir el navegador, este estará ya en la última versión. Y no habremos necesitado conexión para ello.

¿Puedo descargar este navegador desde otras webs de descargas?

Además de en la web principal de Google Chrome, hay otras muchas páginas que nos permiten descargar fácilmente el navegador de Google. Sin embargo, no sabemos si realmente es el navegador original o se trata de una versión modificada, con extensiones o adware, que puedan poner un peligro.

Por ello, os recomendamos evitar siempre este tipo de descargas. Cuando vayamos a descargar el navegador, tanto para instalarlo a través de su downloader, como cuando vayamos a hacerlo sin Internet, debemos bajarlo siempre de la web oficial de Google. De esta manera nos aseguraremos de estar bajando una versión genuina y limpia del navegador, además de la última versión hasta la fecha.

Y así, podremos navegar seguros por Internet y disfrutar al máximo de todo lo que nos ofrece Google Chrome y su ecosistema más allá de la web.

Chrome Portable: otra opción para no depender de Internet

Además del instalador offline oficial que acabamos de ver, existe otra alternativa, un poco menos oficial, para descargar e instalar Chrome en nuestro ordenador sin tener que pasar por su software de descarga: usar un Chrome Portable.

Los programas portables son aquellos que no necesitan instalación en el ordenador. Estos programas suelen venir dentro de un archivo comprimido, o paquete auto-extraíble, junto con todas sus dependencias. De esta manera, solo con descomprimir o extraer el programa, ya lo tendremos listo para utilizarlo, sin tener que instalar nada.

Eso sí, debemos tener en cuenta que los programas portables tienen algunas limitaciones. Sobre todo a la hora de actualizarse. Debemos estar muy pendientes de actualizar estos programas a la última versión manualmente, sobre todo por la seguridad. De no hacerlo, podemos estar poniéndonos en peligro. También debemos tener cuenta que las versiones portables de Chrome no son oficiales, por lo tanto, debemos bajarlas siempre de sitios web fiables.

El mejor sitio para descargar Chrome portable de forma segura es PortableApps. Una vez descargado, lo extraemos y ya tendremos nuestro navegador listo para navegar. Y podremos, o bien ejecutarlo en nuestro propio PC, o llevarlo siempre con nosotros en una memoria USB.

¿Por qué no dar una oportunidad a Chromium?

Google Chrome, como su nombre indica, es el navegador de Google. Este, a pesar de estar basado en Chromium (un navegador de código abierto) es totalmente privativo. Y esto se debe a que Google nos obliga a pasar siempre por su aro.

Si nos gusta Chrome, pero no queremos depender tanto de Google, ¿por qué no le damos una oportunidad a Chromium? Este motor, gratuito y de código abierto, también se puede encontrar en forma de navegador independiente. Y con él vamos a conseguir una experiencia prácticamente igual a la del navegador de Google, pero sin todos los «extras no deseados» que nos ofrece Google.

El problema es que Chromium es algo más complicado de descargar e instalar, ya que no hay un instalador oficial como tal, sino que Google solo nos ofrece el código para que lo compilemos nosotros. Aun así, podemos encontrar versiones ya compiladas, y actualizadas, perfectas para sustituir a Chrome. Por ejemplo, desde este enlace podemos bajar una versión portable de Chromium, la cual nos puede acompañar siempre en un USB.