Guarda una copia de la licencia de tu Windows y evita estos problemas

Guarda una copia de la licencia de tu Windows y evita estos problemas

David Onieva

La gran mayoría de los equipos de sobremesa que funcionan en todo el mundo, se basan en Windows 10. Esto se debe en gran medida a los esfuerzos que estos años han realizado desde Microsoft para traernos actualizaciones y mejoras de forma casi constante.

Además las cifras de penetración de mercado del sistema operativo del que os hablamos, están en constante crecimiento, algo que no tiene visos de cambiar en los próximos tiempos. Algo que debemos tener más que presente, es que al contrario de lo que sucede con muchas distribuciones de Linux, Windows 10 no es gratuito. Así, dependiendo de la versión del sistema operativo por la que nos decantemos, sus precios parten hoy día de los 145 euros.

Para que todo sea legal y podamos disfrutar de todas las funciones disponibles en este software, tenemos que disponer de nuestra propia clave de producto. Esta en realidad es la que identifica, de forma única, nuestro Windows 10, como sucede con otras muchas soluciones software. Digamos que es el equivalente al DNI de cada uno de nosotros, pero en el PC. Es por ello que en la mayoría de los casos nos interesa hacer una copia de seguridad de la clave de Windows.

Esto es algo que podemos llevar a cabo de diferentes maneras, aunque sea como sea, en la mayoría de los casos es lo más recomendable. De lo contrario nos podríamos encontrar con algún serio problema de manera inesperada. Esto es precisamente de lo que os queremos hablar en estas mismas líneas, de los riesgos que corremos al no hacer dicha copia de seguridad.

Clave Windows

Perder la clave de Windows 10 para siempre

En caso de algún tipo de catástrofe en nuestro equipo con Windows 10, si no podemos volver a arrancar el sistema operativo de nuevo de ningún modo, perderemos la clave para siempre. Si no tenemos una copia de seguridad de la misma, ya sea un Windows OEM o retail, perderemos dicha licencia, con los problemas y disgustos que esto nos podría acarrear.

No poder actualizar el hardware del PC

Por otro lado, si no disponemos de una copia de este elemento del que os hablamos, sobre todo si es retail, cuando cambiemos algún componente importante, Windows nos la pedirá. Claro está, no podremos proporcionársela, por lo que la única salida quizá sea la de volver a instalar y usar el componente antiguo y hacer el backup de la clave de la que os hablamos.

Tener que pagar por una nueva clave por un ataque de virus

Si de repente sufrimos, por ejemplo, un ataque por virus, ransomware o cualquier otro tipo de malware que bloquee el acceso al sistema, no podremos recuperar su clave. Por tanto, si no la tenemos conveniente guardada en sitio seguro, la perdemos, y por tanto no podremos usarla si decidimos formatear el sistema en su totalidad.

No podremos cambiar de ordenador a otro nuevo

Si disponemos de un Windows 10 con licencia retail, siempre nos será de utilidad esa copia de seguridad que os comentamos. La razón de ello es que la misma es de nuestra propiedad y no va asociada a hardware alguno. Por tanto, si la tenemos guardada, al cambiar de PC por la razón que sea, la podremos introducir en el nuevo. En caso contrario, ya tendríamos más problemas, hasta el punto de perderla si no podemos acceder el PC viejo.