El motivo por el que no debes actualizar Windows, o perderás tus datos

Siempre recordamos la importancia que tiene instalar todas las actualizaciones de Windows. Gracias a ellas podemos corregir fallos de seguridad, evitar caer en las garras de los piratas informáticos, y hacer que nuestro PC funcione lo mejor posible. Sin embargo, si no tenemos cuidado con cómo las instalamos, es posible que perdamos todos los datos guardados en los discos duros de manera irrecuperable. Esto es lo que ocurre cuando actualizamos el firmware de un ordenador con un disco duro cifrado.

Además del sistema operativo, y sus propias actualizaciones, un ordenador hoy en día tiene otro elemento de software que también hay que actualizar y mantener: el firmware. Este firmware viene a ser, a grandes rasgos, como la BIOS del sistema, un elemento de software que se encarga de controlar que todo funcione en conficiones. Generalmente, este firmware lo encontramos en los ordenadores portátiles, y está desarrollado por el propio fabricante.

Hay varias formas de actualizarlo. Por ejemplo, los ordenadores DELL usan su propio software para bajar e instalar estas partes de software, mientras que otros, como Lenovo, lo puede hacer desde su propio software o desde Windows Update. Estas actualizaciones hacen que el ordenador funcione mejor y corrigen posibles fallos y errores de seguridad. Pero, si no tenemos cuidado, es muy fácil que tengamos problemas como estos.

Bitlocker y la actualización de firmware en Windows

Bitlocker es una herramienta de cifrado, incluida en las versiones profesionales de Windows, que nos permite cifrar nuestro disco duro de manera que, si perdemos el PC o nos lo roban, nadie pueda acceder a los datos. Como ocurre con cualquier programa de cifrado de datos, al usarlo, nos generará una clave de recuperación, la cual tendremos que usar cuando no se pueda acceder al disco duro para recuperarlo. Clave que, por cierto, la mayoría de la gente no guarda.

El cifrado va ligado al chip TPM de la placa, uno de los primeros que se actualizan cuando hay una actualización de firmware. Al detectar cambios sospechosos en el sistema, Windows no puede desbloquear la unidad de TPM así como así, y, por seguridad, nos pide la clave de recuperación. Esta clave que, probablemente, no guardáramos a buen recaudo.

Recuperación Bitlocker

Los fabricantes no muestran ni un aviso ni nada antes de actualizar el firmware del PC. Este llega como una actualización más que, como parte del mantenimiento de un PC, tendemos que instalar. Y, cuando reiniciamos, nos encontramos con la sorpresa.

Por tanto, si usamos Bitlocker, y no tenemos la clave de recuperación a buen recaudo, nunca debemos instalar estas actualizaciones. Al detectar cambios graves en el sistema, el cifrado se bloqueará, y, sin la clave, no podremos recuperar nuestros datos de ninguna manera. La única salida será formatear el ordenador y volver a instalar Windows de cero. Y, sea como sea, sin nuestros datos.