¿Borrar las fuentes de letra acelera Windows? Conoce la verdad

¿Borrar las fuentes de letra acelera Windows? Conoce la verdad

David Onieva

La cantidad de archivos y carpetas con los que trabajamos en estos momentos en el PC con Windows, no para de crecer con el paso del tiempo. Esto se debe en gran medida a la capacidad de los discos actuales, o a la potencia de los equipos. Aquí añadimos fotos, documentos, vídeos, PDFs o fuentes de Windows.

Como no podía ser de otro modo, todo ello ocupa un cierto espacio en el disco duro o unidades externas que tengamos conectadas al PC. Pero claro, pocas veces será lo mismo lo que ocupa un fichero de texto, que un vídeo de alta definición. Mientras que el primero puede ocupar unos pocos Kbytes, el segundo se puede ir a varios gigas. Pero mientras tengamos espacio en dichas unidades, no hay problema.

Los problemas con los que nos podemos encontrar, es a la hora de trabajar con esos archivos, ya que si indicamos a Windows que cargue en memoria mucha información, el rendimiento del sistema se puede ver afectado. Esto es algo que se hace especialmente patente en equipos antiguos, y si trabajamos con archivo de gran tamaño. Ahora, una vez sabemos todo esto, pasemos a lo que nos interesa en este caso, que no es otra cosa que las fuentes que instalamos y usamos en el sistema de los de Redmond.

Para aquellos que no lo sepáis, estas fuentes tipográficas se conocen habitualmente como los tipos de letra que usan los programas y funcione de Windows. Esto nos permite leer en pantalla todos los textos que se usen en estos programas, siempre y cuando tengamos la fuente instalada. El propio sistema trae muchos tipos de estos elementos instalados por defecto, pero podemos añadir muchos más.

Llegados a este punto y si tenemos en cuenta el extendido uso que se hace constantemente de todo ello, lo que algunos se preguntan es si estas fuentes afectan al rendimiento de Windows y borrando algunas podemos incrementarlo. Por tanto a continuación intentaremos resolveros la duda.

Fuentes Windows

Las fuentes de Windows son archivos muy pequeños

En primer lugar tenemos que saber que a pesar de su importancia, las fuentes que instalamos y usamos en Windows son en realidad pequeños ficheros. Esto quiere decir que apenas ocupan espacio en disco, por lo que su uso no requiere de apenas requisitos. En resumidas cuentas, que estos elementos apenas repercuten en el funcionamiento de Windows, por lo que su eliminación no influirá en el rendimiento.

No se están cargando constantemente en Windows

A todo esto le podemos sumar que a pesar de que veamos en pantalla texto que usan estas fuentes, eso no quiere decir que se estén cargando de manera constante. El software actual está preparado para aprovechar la carga anterior de estos elementos en memoria para así optimizar el uso de un número elevado de estos.

Una enorme cantidad de fuentes podría afectar el rendimiento del sistema

La única posibilidad en la que nos podemos encontrar en la que el rendimiento de Windows se vea afectado, aunque sea mínimamente, por las fuentes, es si hemos instalado una inmensa cantidad de ellas. Pero ojo, hablamos de que hemos descargado e instalado muchas fuentes y de lo más variado, y que a su vez las usamos, por ejemplo, en un procesador de textos. Esto podría afectar en determinadas circunstancias al funcionamiento del mismo. Pero esto son casos puntuales, por lo que nos mantenemos en que el borrado de fuentes no mejora el rendimiento de Windows.