Instalar de cero o actualizar – Qué hago con Windows 10 October 2020

Instalar de cero o actualizar – Qué hago con Windows 10 October 2020

David Onieva

En estos momentos Microsoft está desplegando en todo el mundo y para los equipos compatibles, la más reciente versión de Windows 10, la October 2020 Update. Sino la has recibido aún, esto es algo que sucederá de manera automática en las próximas semanas, o días.

Como suele ser habitual, la firma con sede en Redmond envía estas actualizaciones de manera paulatina, a medida que se van corrigiendo errores. Muchos de estos vienen derivados por ciertas incompatibilidades, de ahí que no se lance para todo el mundo al mismo tiempo. Pero con todo y con ello, son muchos los usuarios que prefieren no esperar a que todo ello nos llegue de manera automática. Por tanto lo que hacen es intentar forzar su llegada al equipo pulsando en el botón de Buscar actualización de Windows Update.

Por otro lado otros descargan la aplicación herramienta de creación de medios de la propia Microsoft para actualizar sus equipos a la más reciente versión del sistema. Decir que esta la podréis conseguir desde este enlace. Estos métodos son igual de válidos, ya que actualizan Windows a la October 2020 Update, pero sin tocar el resto de información Con esto os queremos decir que se actualiza el sistema, pero manteniendo aplicaciones y datos almacenados.

Sin embargo aún nos queda una tercera opción si no nos llega la última versión de manera automática, y es haciendo una instalación limpia de Windows 10 ya actualizado. Esto nos va a aportar algunas interesantes ventajas respecto a los otros métodos que os hemos comentado.

Instalar Windows 10 October 2020 desde cero

En concreto con esto nos referimos a la posibilidad de hacer una instalación limpia del sistema con la nueva actualización de características. Para ello podemos bajar la correspondiente ISO con esa versión actualizada, e instalarla en el PC. Eso sí, no debemos olvidar hacer una copia de seguridad de todos nuestros datos ya que con esto lo perderemos todo. Pero también nos vamos a encontrar con significativas ventajas con respecto a los otros dos métodos.

ISO Windows

Por un lado dispondremos de un nuevo Windows 10, como el primer día cuando lo instalamos por primera vez. Por tanto su funcionamiento debería mejorar sustancialmente a como lo teníamos antes. A esto le debemos sumar que ahora podremos elegir instalar las aplicaciones que realmente vamos a usar y desechar las inservibles. Además nos ahorramos los archivos basura que quedan almacenados en los discos y el registro al desinstalarlas de manera convencional. De este modo veremos que la capacidad de las unidades de disco, también es mayor.

También merece la pena cabe mencionar que estamos configurando los componentes del equipo en Windows igualmente como al principio, pero en la nueva versión. Esto puede suponer una mejoría a la hora de evitar posibles problemas derivados de las incompatibilidades con ciertos componentes hardware. Y es que este además es uno de los grandes fallos que podemos encontrar al actualizar Windows de modo convencional, así que las posibilidades de errores, disminuyen aquí.

Además así tenemos la posibilidad de poder configurar de nuevo tanto los parámetros de privacidad, como el resto de Windows, de nuevas, ahora que ya lo conocemos mejor y tenemos más experiencia.