Consejos de seguridad para protegerte de los virus por email

A pesar de las actuales aplicaciones de mensajería instantánea que nos permiten comunicarnos con otros, el correo sigue siendo muy usado. Este se utiliza tanto en entornos profesionales como personales, algo de gran utilidad que nos acompaña desde hace años.

Además gracias a las conexiones de las que disponemos hoy día, sumado a la potencia de las aplicaciones y plataformas para ello, hacen que el email sea cada vez más versátil. De hecho podemos enviar y recibir todo tipo de contenidos, desde un sencillo texto, hasta enlaces, vídeos y fotos. La mayoría de los usuarios habituales de tecnología, tienen una o varias cuentas de correo en su haber y que usan de manera habitual en sus equipos.

Ya sea desde el PC de sobremesa o desde el móvil, consultamos de manera constante ese correo electrónico personal al que os hacemos referencia. Es más, muchos de nosotros lo tenemos configurado de tal modo que el equipo nos avisa cuando nos llega un nuevo mensaje. De este modo se podría decir que todo ello nos acompaña de manera constante, de ahí su importancia. Pero debemos recordar que este correo del que os hablamos en estas líneas, también tiene ciertos peligros, como casi todo lo relacionado con Internet. La razón de ello es que muchos atacantes online que valen de este popular servicio para intentar acceder a nuestros equipos y datos.

Es por ello que os vamos a dar una serie de consejos y medidas a tomar para evitar esto y protegernos de los potenciales virus que puedan llegar por el correo.

Interfaz Gmail

No abrir mensajes desconocidos

A diario recibimos correos de multitud de fuentes, muchas de ellas conocidas, pero no todas. Es por ello que debemos desconfiar de aquellos correos que nos llegan de contactos que no conocemos o que nos resultan extraños. Lo mejor que podemos hacer llegado el caso, es marcarlos como spam para así no caer en la tentación o abrir uno de esos correos por error.

Cuidado con los ficheros adjuntos

Uno de los grandes peligros de los correos son los adjuntos que llegan con los mismos. Estos son ficheros que en su nombre puede poner cualquier cosa, pero en realidad ser un archivo malicioso. Es por ello que normalmente debemos desconfiar de todos los adjuntos, tanto de contactos conocidos como desconocidos. Antes de abrir un adjunto del que tengamos sospechas, es mejor contactar con quien nos lo haya enviado para asegurarnos de que es un archivo fiable.

Desconfiar de los enlaces a ofertas absurdas

Muchas veces nos llegan correos de sorteos, premios o regalos que nos pueden resultar un tanto sospechosos. De hecho estos vienen acompañados de enlaces a sitios web igualmente sospechosos para que pinchemos y, en ocasiones, nos lleven directamente a sitios maliciosos. Esto es algo que, como os podréis imaginar, también debemos evitar a toda costa, ya que suelen ser engaños en los que no debemos caer.

No enviar nunca contraseñas o datos personales

Otro punto que debemos tener en cuenta es que ninguna entidad seria nos va a solicitar nunca datos privados como una contraseña o clave de acceso, por correo. Al hablar de entidades serias nos referimos al banco, Hacienda, etc. Por tanto si nos piden datos de acceso a plataformas por correo, lo más probable es que sea falso.

¡Sé el primero en comentar!