¿Los antivirus nos protegen al 100% de todas las amenazas?

En los tiempos que corren hay ciertos programas que podríamos considerar como fundamentales en nuestros ordenadores, y uno de estos son los antivirus. Estas aplicaciones nos protegen ante las potenciales amenazas que rodean a los datos almacenados en nuestro equipo.

Lo primero que debemos saber aquí es que el sistema operativo más usado en equipos de sobremesa, Windows, cuenta con su propia solución de seguridad integrada. De igual modo podemos echar mano de otras soluciones de terceros pertenecientes a empresas de seguridad con mucha experiencia. Sea como sea, tal y como os hemos comentado en multitud de ocasiones, lo más recomendable es disponer de un programa de estas características instalado en nuestro ordenador.

Ya sea Windows Defender o cualquier otro, estas aplicaciones nos van a ser de mucha ayuda a la hora de estar protegidos contra los potenciales ataques externos. Como no podía ser de otro modo esto es algo que se hace especialmente patente si trabajamos con un ordenador conectado a internet, algo más que habitual hoy día. Sin embargo, la instalación y ejecución de este tipo de programas de seguridad en ocasiones lleva a errores peligrosos. En concreto nos referimos a que algunos usuarios piensan que con disponer de un antivirus ya está todo solucionado, pero no es así.

Windows defender interfaz

De hecho, es más que aconsejable que tomemos ciertas medidas de precaución para sí asegurarnos aún más la protección contra virus y todo tipo de malware. Para aquellos que piensan que los antivirus nos protegen al 100% de las amenazas que pueden llegar al PC, están equivocados. Estas son algunas de las razones por las que no deberíamos fiarnos por completo de estos programas.

La base de datos del antivirus está desactualizada

Este tipo de programas en concreto por regla general disponen de dos tipos de actualizaciones diferentes. Por un lado, nos encontramos con las actualizaciones que llegan al propio programa como tal. Estas se encargan de hacernos llegar las últimas funciones enviadas por sus desarrolladores, así como de actualizar el interfaz de usuario, entre otras cosas. Pero quizá más importante aún sean las actualizaciones que llegan a la base de datos interna del programa de seguridad.

Esta es la que almacena los tipos de códigos maliciosos ante los que nos podemos enfrentar en esos momentos. Por tanto, si esta base de datos no está convenientemente actualizada, los riesgos del equipo se incrementan exponencialmente. De ahí que no debamos fiarnos por completo de este tipo de aplicaciones.

No todos detectan el 100% del malware

Además, por otro lado, debemos tener muy en consideración que no todos los antivirus de los que echemos mano están capacitados para detectar la totalidad de los códigos maliciosos existentes. Cierto es que, si tenemos actualizado tanto el programa como su base de datos, la cantidad de malware indetectable por esa solución es bastante pequeña, pero existe. De ahí las precauciones que debemos tomar nosotros mismos a la hora de descargar programas de páginas sospechosas, o abrir enlaces recibidos no del todo fiables.

De ahí precisamente la existencia de ciertas plataformas como sucede con VirusTotal, que utilizan multitud de antivirus de manera simultánea para realizar sus análisis. Con todo esto lo que os queremos decir es que los antivirus, aunque muy útiles, no son efectivos al 100%. Por lo tanto, es aconsejable que nosotros mismos también seamos consecuentes y tomemos medidas personales de seguridad para protegernos.

¡Sé el primero en comentar!