Por qué Kodi reproduce mejor vídeos y música que VLC y Stremio

Por qué Kodi reproduce mejor vídeos y música que VLC y Stremio

David Onieva

Junto a los navegadores de Internet o los editores de texto, entre otros, los reproductores multimedia se han convertido en algo presente en casi todos los ordenadores. Esto se debe a que, además de para trabajar, un PC lo usamos hoy día para jugar, escuchar música, chatear o ver películas. En este sector multimedia nos encontramos con multitud de propuestas software, con Kodi como uno de los que está a la cabeza.

Este es un programa que proviene del antiguo XBMC y que con el paso de los años se ha ganado la confianza de millones de usuarios en todo el mundo. Aunque muchos relacionan este programa con el mundo de la piratería de contenidos, lo cierto es que es una aplicación 100% legal. Luego ya depende del uso más o menos lícito que los usuarios hagan del mismo, como sucede con el resto de programas. De hecho muchos consideran a este programa como uno de los principales competidores del igualmente popular, VLC. Pero no es el único del que podemos echar mano en estos momentos, ya que hay otras propuestas muy interesantes como el popular VLC, o el reciente Stremio.

Con todo y con ello, se podría decir que son aplicaciones que, aunque tienen un objetivo común, difieren mucho entre ellas. Es precisamente por ello por lo que los usuarios que empiezan a trabajar con Kodi, difícilmente lo dejan atrás en el futuro. No en vano es uno de esos programas que muchos consideran como especial, incluso por encima de los mencionados VLC o Stremio. Esto es algo que se debe a varios motivos, algo de lo que precisamente os queremos hablar a continuación. Nos referimos a las razones por las que Kodi es tan querido entre su amplia comunidad de usuarios.

Kodi, un completo centro multimedia independiente

Aunque este es un programa que instalamos en el equipo, nada más abrirlo veremos que no es un programa más. De hecho en ocasiones se comporta más como una plataforma o sistema independiente a todo lo demás. Para que nos hagamos una idea, Kodi incluso nos permite apagar o reiniciar el ordenador directamente sin tener que volver a Windows.

Esta independencia es muy importante para aquellos usuarios que lo que realmente buscan es un centro multimedia como tal, más que una aplicación convencional. Sin embargo, al instalar y abrir otras propuestas como VLC o Stremio, en realidad nos encontramos ante un programa más, al menos en apariencia, que forman parte del sistema operativo que hace de base.

Los add-ons de Kodi, claves en su éxito

Estos elementos, los add-ons de Kodi, son pequeños añadidos en forma de trozos de software que instalamos en Kodi. Estos proporcionan funciones adicionales, llaman a otros contenidos, o incluso cambian el aspecto del programa. Los hay tanto completamente legales como otros menos lícitos.

Add-ons Kodi

La principal razón de todo ello es que hay algunos de estos complementos que dan acceso a plataformas streaming de pago, gratis, y por tanto de forma ilegal.

Compatible en casi todos los dispositivos y sistemas actuales

Por otro lado también es digno de mención que este es un programa que podemos usar en multitud de sistemas operativos, tanto móviles como de sobremesa. Al mismo tiempo igualmente podemos disfrutar de sus funciones en el PC, el teléfono, una consola, una Raspberry Pi, etc.

Gracias a toda esa versatilidad que nos presenta, podremos llevar nuestros contenidos multimedia a cualquier parte para reproducirlos y gestionarlos. Cierto es que VLC igualmente lo podemos encontrar en multitud de sistemas y dispositivos, pero sin llegar a las capacidades que nos presenta su competidor de código abierto.

La gestión de todo tipo de bibliotecas

Como os decimos, este no es un reproductor multimedia al uso, ya que intenta ir un paso más allá. Con esto lo que os queremos decir es que no solo nos permite reproducir vídeos o música, sino que nos presenta multitud de funciones para la gestión de todo ello. Gracias a estas, tenemos la posibilidad de administrar nuestras librerías personales de audio, vídeo, fotografías, etc.

Sin embargo, por ejemplo, mientras que VLC se limita a la reproducción de vídeos y música, con sus correspondientes listas, Stremio se centra en los contenidos streaming.