5 cosas que nunca debes hacer al guardar tus contraseñas en LastPass

Para aumentar la seguridad de todos los programas y datos personales que manejamos en nuestro ordenador, es importante utilizar de manera correcta una serie de contraseñas. Estas nos sirven para proteger el acceso a las plataformas y servicios personales. Podemos memorizar todas esas claves de acceso, apuntarlas, o utilizar un gestor como LastPass.

Este tipo de programas y plataformas en concreto que nos ayudan con nuestras contraseñas no han parado de crecer en los últimos años. La razón de todo ello es bastante evidente, y es que cada vez trabajamos con una mayor cantidad de claves. Memorizarlas se ha convertido en una tarea prácticamente imposible, por lo que estas aplicaciones nos ayudan en gran medida. Para que nos hagamos una idea de lo que os hablamos, las mismas se encargan de almacenar todas esas password de manera segura protegidas por una clave maestra.

De esta manera lo que ganamos es tener que recordar tan solo esta llave maestra para así poder acceder al resto de contraseñas almacenadas. Además, este tipo de plataformas nos ofrecen todas las facilidades para poder sacar el máximo provecho a las funciones que nos presentan. Dentro de las funciones más habituales nos encontramos con un generador de contraseñas seguras automático o almacenes para otros tipos de elementos como cuentas bancarias o accesos de autentificación de dos pasos 2FA.

crear contraseña

Sin embargo, a pesar de todas las medidas de seguridad que nos ofrecen este tipo de gestores de contraseñas, nosotros también tenemos que poner de nuestra parte. Con esto lo que os queremos decir es que deberíamos tener en cuenta ciertas medidas para no poner en riesgo nuestros datos protegidos.

Protégete al guardar contraseñas en LastPass

De este modo para aumentar la seguridad de nuestra cuenta del gestor de contraseñas, lo primero que debemos tener en consideración es el tipo de clave maestra que usaremos. Sin duda debemos asignar esta llave lo más segura y compleja posible. Hay que tener en cuenta que la misma es la contraseña de acceso al resto de las que guardaremos en la plataforma, por lo que cuanto más segura, mejor.

Esto es algo que se hace extensible a las contraseñas de acceso que vayamos almacenando en la plataforma. Debemos crear password seguras, o incluso utilizar el generador de contraseñas que LastPass nos ofrece. Hay que tener en cuenta que tenemos la posibilidad de acceder de manera directa a LastPass haciendo que el navegador guarde nuestra contraseña de acceso.

lastpass

Sin embargo, esto no es en absoluto recomendable, ya que cualquiera que se siente delante de nuestro PC podría tener acceso a todas nuestras claves sin problema alguno. En la mayoría de las ocasiones esto se hace para ahorrar tiempo, pero teniendo en cuenta la función de estos gestores de contraseña, eso no es útil en este caso.

Algo que también deberíamos evitar es cambiar la contraseña maestra cada poco tiempo. Es preferible asignar una lo suficientemente compleja en un principio, que cambiarla de forma periódica. La razón de ello es que se puede dar el caso de que la olvidemos, y si no tenemos esta clave maestra, no podemos acceder al resto de contraseñas guardadas.

Para terminar, diremos que deberíamos limitar la cantidad de dispositivos permitidos para utilizar nuestra cuenta de LastPass. Hay que tener en consideración que a mayor número de equipos que utilicen el gestor, los riesgos de filtraciones también aumentan, lo que pone en peligro nuestra seguridad.

¡Sé el primero en comentar!