4 funciones que necesitaría GIMP 3 para acercarse a Photoshop

4 funciones que necesitaría GIMP 3 para acercarse a Photoshop

Rubén Velasco

GIMP es uno de los mejores programas de edición de imágenes y fotos, junto a Photoshop. La principal diferencia entre ambos es que, mientras que Photoshop es un programa caro (muy caro) desarrollado y mantenido por un gigante como Adobe, GIMP es un software totalmente gratuito y de código abierto. Que este software haya conseguido todo lo que ha conseguido sin estar controlado por una multinacional tiene mucho mérito. Sin embargo, es cierto que su desarrollo ha empezado a estancarse un poco, y es que cada vez Photoshop le saca más distancia a este software de edición que, poco a poco, va pasando a segundo plano.

Los responsables de este proyecto ya llevan más de un año trabajando en GIMP 3.0, la próxima gran actualización del programa. Aunque sí que van a llegar cambios y mejoras importantes al programa, aún hay muchos flecos sueltos, aspectos que deberían mejorarse si realmente quiere seguir siendo una alternativa real a Photoshop.

GIMP

Mejorar el uso de capas de GIMP para igualarlo al de Photoshop

Por supuesto, GIMP permite editar todo tipo de imágenes por capas. Sin embargo, estas capas no tienen nada que ver, en cuanto a funcionalidad, a las de Photoshop. Sí que podemos usarlas para realizar edición sencilla y colocar «cosas» encima de otras «cosas». Sin embargo, cuando empezamos a pedirle más profesionalidad a estas capas, este programa es cuando muestra su principal debilidad.

La comunidad lleva tiempo pidiendo a los desarrolladores que trabajen más serio en estas capas. Sin embargo, pasan los años, y las versiones, y aunque han recibido algunos cambios, estos no llegan ni a la estela de lo que ofrece Photoshop.

Una mayor apuesta por la IA

Las últimas versiones de Photoshop cuentan con una Inteligencia Artificial muy avanzada: Adobe Sensei. Esta es capaz de seleccionar objetos de manera inteligente, cambiar los cielos, ajustar los colores e incluso abrir ojos y modificar rasgos faciales sin dejar rastro de que hayan sido modificados. Unas características que simplifican mucho nuestro día a día.

GIMP, sin embargo, no tiene ningún rasgo de IA. Obviamente para un proyecto libre conseguir una red neuronal como Sensei es muy complicado, pero existen frameworks excelentes de código abierto que nos pueden permitir obtener algunas pinceladas básicas de Inteligencia Artificial para mejorar la usabilidad del programa.

Características avanzadas en GIMP

Es cierto que para un uso básico, GIMP puede valer y ofrece lo mismo que Photoshop. Pero en cuanto entramos en funciones y características avanzadas la cosa cambia. GIMP queda bastante por detrás a Photoshop en cuanto a lo que nos puede ofrecer el programa. Sin ir más lejos, las funciones de revelado de RAW no le llegan ni a la sombra de lo que nos ofrece Camera RAW.

Eso, sin hablar de la conectividad con otros programas. Es raro que una persona solo necesite GIMP, sino que lo normal es que necesite también usar otros programas. Adobe, gracias a Creative Cloud, tiene todos sus programas conectados entre ellos, y podemos pasar un proyecto de un programa a otro con total libertad para retocarlo y mandarlo de vuelta.

Mucha comunidad, pero poca actividad

Aunque es cierto que GIMP cuenta con una gran comunidad, en realidad esta no es, ni de lejos, una de las mejores. Lo primero que nos llama la atención es que apenas hay un solo atisbo de publicidad. Mientras que la red está empapelada con Adobe, nadie quiere darle un empujoncito a GIMP. Por lo tanto, entre un software conocido y uno sin conocer, la elección es obvia.

Además, aunque existen en la red una serie de tutoriales y trucos de GIMP que nos explican cómo hacer ciertas cosas en este programa y sacarle todo el provecho, la mayoría de ellos son obsoletos, o directamente cutres. Adobe cuenta con tutoriales profesionales por toda la red y, si fuera poco, sus usuarios tienen derecho a un soporte técnico especializado que les ayudará a llevar a cabo cualquier edición.