Crear un USB Live de Linux para arrancar el PC

Crear un USB Live de Linux para arrancar el PC

Rubén Velasco

Ubuntu es la distribución Linux más conocida y utilizada. Esta distro es una de formas más sencillas de tomar contacto con Linux en nuestro ordenador. Como cualquier sistema operativo, todos podemos instalar Ubuntu en cualquier disco duro de nuestro PC. Sin embargo, no todo tiene por qué ejecutarse instalado, y es que una de las características estrella de los sistemas Linux es ejecutarse en modo Live, desde la RAM, sin instalarse.

Un sistema operativo «Live», como es el caso de Ubuntu, es un sistema (o distribución Linux) que se puede ejecutar sin instalarse físicamente en un disco duro. Para ello solo es necesario cargar el sistema en la memoria RAM y en unos segundos podremos tener una distro totalmente funcionar que funciona igual que si estuviera instalada. La diferencia es que, cuando apagamos el ordenador, toda la información de la RAM se borra y no queda rastro.

Cuando usamos un sistema en modo Live, no se hacen cambios en los discos duros, por lo que estos quedan intactos en todo momento. Además, podemos acceder a todos los datos de los mismos sin problemas.

Un Ubuntu Live es una distro que debemos tener a mano en todo momento. Esta la podremos usar en cualquier ordenador, y además podremos tener una herramienta de rescate en caso de que, por algún motivo, falle Windows.

Cierto es que en los tiempos que corren tenemos a nuestra disposición una buena cantidad de distribuciones Linux que podemos utilizar en nuestros equipos. Además buena parte de las mismas disponen de una versión Live precisamente para las tareas que os comentamos en estas mismas líneas. Es decir, estas versiones que os comentamos en concreto nos servirán para arrancar con las mismas cualquier ordenador de sobremesa a través de una memoria USB. Más adelante veremos cuáles son las ventajas de poder llevar todo esto a cabo de manera sencilla y directa.

Uno de las sus más habituales en este sentido es si tenemos algún grave problema con otro sistema operativo instalado en el equipo y no podemos arrancarlo. Pero para tener más detalles y maneras de realizar todo esto, es algo de lo que os hablaremos en las próximas líneas para que le podáis sacar el máximo partido.

Requisitos mínimos

Lo principal es que tengamos en nuestro poder una imagen ISO de Ubuntu. Por temas de compatibilidad, recomendamos bajar la LTS, ya que tiene soporte para 5 años y es más estable que las actualizaciones semestrales. También necesitaremos tener a mano una memoria USB, la cual usaremos para grabar la ISO y hacerla «bootable».

Por supuesto, también es necesario que el PC que queremos arrancar cumpla con los requisitos mínimos de esta distro. Además de tener un puerto USB libre, y ser capaz de arrancar desde él, también debemos tener un procesador de 64 bits, 1 GB de memoria RAM y una tarjeta gráfica con una resolución mínima de 800×600. Si los requisitos de Ubuntu son muy elevados y queremos probar otras distribuciones Linux más ligeras, podemos hacerlo sin problemas, ya que el número de este tipo de distribuciones para equipos más antiguos es muy amplio y variado.

Además, a diferencia de lo cabría pensar inicialmente, estas distros se actualizan periódicamente, por lo que seguiremos recibiendo actualizaciones con nuevas funcionalidades, actualizaciones del kernel y demás.

A pesar de todo esto que os contamos hay algo que debemos tener muy presente cuando vamos a arrancar el PC con una distribución de Linux. Y es que, en la mayoría de las ocasiones, buena parte de estas distros de código abierto que os comentamos, consumen una cantidad menor de recursos de lo que normalmente hace el sistema Windows de Microsoft.

De hecho, en muchas ocasiones la diferencia es bastante importante, ya que nos encontramos con distribuciones Linux realmente ligeras y que podemos utilizar en equipos antiguos. Aquí nos estamos centrando en Ubuntu Live debido a que es una de las propuestas más populares, pero hay otras muchas distribuciones más ligeras y especialmente indicadas para equipos ilimitados en cuanto a su hardware.

Cómo crear un USB Live de Ubuntu

Ubuntu, recordamos, es un sistema operativo totalmente gratuito. Por lo tanto, nunca debemos pagar por él. Eso sí, debemos tener en cuenta que, en su web oficial, Canonical nos pedirá que donemos algo de dinero al proyecto. Pero, si no queremos, podremos bajar Ubuntu igualmente.

Es por todo ello por lo que a continuación os vamos a mostrar la manera más sencilla de descargar esta distribución gratuita y empezar con el proceso de arranque preparando el software para todo ello.

Descargar Ubuntu

Lo primero que debemos hacer para poder tener nuestro USB Live de Ubuntu es descargar esta distro Linux. Para ello simplemente debemos acceder al siguiente enlace y elegiremos la versión que queremos descargar. Aunque la última versión siempre es tentadora, os recomendamos bajar la LTS, ya que tendrá soporte por más tiempo.

Descargar Ubuntu LTS

Cuando tengamos ya la ISO en nuestro ordenador, el siguiente paso será grabarla en un USB (o un DVD, aunque hoy en día eso está obsoleto) para empezar a utilizar. Aunque esté obsoleto, si el equipo donde queremos instalar Linux es muy antiguo y puede arrancar haciendo uso de los puertos USB, lo más recomendable es hacer un CD de arranque. El proceso para crear este Live CD de arranque es el miso que si queremos hacer una unidad USB tal y como os explicamos en el siguiente apartado.

Cómo crear un Live USB de Ubuntu

Hay varias aplicaciones para crear una memoria Live USB a partir de una ISO. Aunque muchos usuarios recomiendan Universal USB Installer, nosotros lo vamos a hacer con Rufus, aplicación más que conocida ya que es la que utilizamos cuando queremos crear un USB de instalación de Windows 10. De hecho, es un programa que lleva muchos años entre nosotros recibiendo actualizaciones importantes y que suman nuevas funciones. A todo ello le podemos sumar que su uso es asequible y comprensible para la mayoría de los usuarios, incluso aquellos no demasiado expertos en estas lides.

Por tanto, para el proceso que nos ocupa, lo primero que hacemos es descargar esta aplicación desde el siguiente enlace e instalamos la herramienta en nuestro PC. Cuando se instale podremos ver la ventana principal de esta aplicación.

Rufus 3.6

Lo primero que debemos hacer en esta aplicación es elegir el dispositivo USB donde vamos a crear la imagen Live (la memoria USB, que tendrá que estar conectada al PC). Esto es algo que podemos hacer desde el apartado llamado Dispositivo de la interfaz principal. Además, también tendremos que seleccionar la imagen ISO en cuestión que ya tendremos bajada en nuestro PC (la que hemos bajado en el paso anterior). Aquí, desde el apartado Elección de arranque, no tenemos más que seleccionar la imagen desde la ubicación de disco donde la guardamos. Si en lugar de utilizar una unidad USB, utilizamos un CD, en el apartado Dispositivo, debemos seleccionar la unidad donde se encuentra el CD grabable que vamos a utilizar.

También debemos elegir el sistema de particiones que queremos usar (MBR o GPT), algo muy importante para evitar errores posteriores. A su vez hay que especificar del sistema de destino donde vamos a arrancar la imagen (si usa BIOS o un sistema UEFI; seguramente lo segundo). Otro de los parámetros básicos a configurar es si queremos crear un tamaño de persistencia. Esto se traduce es que vamos a establecer un pequeño espacio donde guardar las configuraciones y archivos que no se eliminará cuando extraigamos la memoria. Cabe mencionar que esta última opción será de utilidad especialmente para los usuarios más avanzados.

Propiedades Rufus ISO Ubuntu

Las opciones de formateo las podemos dejar por defecto, ya que estas vienen bien configuradas. A continuación, pulsaremos sobre «Preparado» para comenzar a crear el USB de Ubuntu Live de forma automática.

Crear Live USB Ubuntu con Rufus

Esperamos a que finalice, aunque no debemos ser impacientes, este es un proceso que probablemente tardará algunos minutos; y listo ya tenemos la memoria extraíble para lo que buscamos. Es decir, ya tenemos nuestro Live USB con Ubuntu preparado. Ahora solo tenemos que desconectar el USB del ordenador y usarlo para arrancar el PC que queramos. Os explicamos cómo hacerlo, ya que quizá lo más complicado del proceso ya lo hemos conseguido, y no es tan difícil, como habéis visto.

Cómo arrancar Ubuntu desde el Live USB

Una vez que ya tengamos nuestro Live USB listo, ya solo nos queda, con el ordenador apagado, introducirlo en uno de los puertos USB y encenderlo. Según la configuración que tengamos en la BIOS/UEFI, el sistema puede intentar arrancar el USB por defecto o arrancará desde el disco duro. Lo habitual es que este componente del equipo esté configurado de antemano para arrancar desde el disco duro principal. Pero con todo y con ello podemos cambiarlo, como os mostramos ahora.

Para ello, lo mejor que podemos hacer es pulsar la tecla de boot de nuestro PC (F8, F12, u otra, según el modelo de placa base) y elegiremos que queremos arrancar desde el USB. Este es un proceso que varía ligeramente entre las diferentes BIOS que nos podemos encontrar.

UEFI ASUS

En caso de tener problemas para arrancar este sistema Live o no nos aparezca el USB será porque tenemos configurado el Secure Boot en nuestra BIOS. Debemos entrar a ella y desactivarla para poder cargar Ubuntu Live en la RAM.

En el GRUB (gestor de arranque de Ubuntu) elegiremos que queremos probar Ubuntu sin instalarlo y esperaremos a que cargue por completo la distro Linux.

GRUB Ubuntu LTS

Ya podemos usar Linux desde la RAM de nuestro PC, sin alterar el sistema. Eso sí, debemos tener en cuenta que los cambios serán persistentes hasta que apaguemos el ordenador. Todo lo que hayamos hecho o guardemos en este sistema se eliminará al apagar el ordenador. Para evitar que esto ocurra tendremos que configurar el llamado espacio persistente, que nos permite guardar datos y cambios en la propia memoria USB para que, al apagar el PC, no se borren de la memoria RAM.

Cuando vuelva a encender, si no tenemos el USB conectado, el PC volverá a arrancar el mismo sistema operativo de siempre.

El PC no me arranca el Live-USB, ¿qué pasa?

Es posible que, después de crear correctamente el Live-USB, intentemos arrancar el ordenador y, al seleccionarlo, este no funcione. ¿Qué está pasando?

Este problema es mucho más común de lo que podemos imaginar, y por suerte tiene fácil solución. Por un lado, el problema puede ser que tengamos activado UEFI y Secure Boot, y el USB con nuestro nuevo sistema operativo no es compatible con esta configuración. Por lo tanto, al intentar arrancarlo, por motivos de seguridad, no podemos hacerlo. La solución es fácil, y se divide en dos opciones: por un lado, podemos crear un nuevo Live-USB, con las funciones de UEFI y Secure Boot habilitadas, para que pueda volver a arrancar; por otro lado, podemos desactivar UEFI y Secure Boot, y dejar solo Legacy BIOS, para que el pendrive arranque sin estas medidas de seguridad.

Por otro lado, si tenemos Windows 10 o Windows 11 instalado en el PC, puede que este sistema sea el culpable de que no arranque el USB. Cuando lo apagamos, recordamos, el sistema no se apaga del todo, sino que queda como en una especie de hibernación para arrancar después más rápido (es lo que conocemos como Fast Boot). Al estar esta función habilitada, UEFI impide que se arranquen otros sistemas operativos. La solución es sencilla: o bien reiniciamos Windows en vez de apagarlo, o bien desactivamos el Fast Boot para poder arrancar desde el pendrive.

¿Puedo crear un USB Live con otro Linux que no sea Ubuntu?

Ubuntu es la distro más usada y conocida, por lo tanto, es la que se suele poner de ejemplo siempre. Sin embargo, por supuesto, no es la única opción. Cualquier distro Linux que tenga un modo Live, como puede ser Debian, Kali (para hackers) o Tails (si buscamos privacidad y anonimato) puede montarse de la misma forma para crear un USB de arranque para nuestro PC. La mayoría de las distribuciones Linux ofrecen una versión Live, para que los usuarios que estén interesados en conocer de primera mano su funcionamiento, puedan hacerlo sin la necesidad de instalarla en el equipo, con todo lo que ello conlleva en cuanto a espacio, particiones y demás.

Lo único que debemos hacer para ello es saber elegir la ISO adecuada para este fin. Eso sí, no todos los Linux tienen un modo Live tan sencillo e intuitivo como el de Ubuntu. Por lo tanto, si no nos gusta la distro de Canonical tendremos que elegir otra opción que nos permita poder llevar a cabo las tareas que queramos de la forma más rápida y sencilla posible. Al fin y al cabo, de lo que se trata es de poder reparar nuestro PC fácilmente, no de tener que dedicar más tiempo a la preparación del Linux que a la reparación como tal.

Además, si somos de los usuarios más aventureros, debemos saber que podremos llevar incluso varias distros Linux dentro de un mismo USB, pudiendo elegir, desde el propio gestor de arranque, la que queremos arrancar en cada momento. Así, si en una ocasión necesitamos un Ubuntu, y en otra, por ejemplo, la privacidad de Tails, podremos tenerlo a mano sin tener que llevar dos memorias USB en el bolsillo.

Instalar Linux vs Live-USB: diferencias

Llegados a este punto ya tendremos nuestra propia memoria USB con una distro Linux (y sea Ubuntu, o cualquier otra) lista. E incluso habremos arrancado nuestro ordenador con ella. Pero ¿qué diferencia hay entre usar este USB, o instalar Linux físicamente en el PC?

Cuando creamos un Live-USB de Linux, como hemos explicado, lo que estamos haciendo es crear un USB booteable de Ubuntu, o de la distro que elijamos. Y este USB nos puede servir para dos cosas:

  • Instalar Linux. Podemos arrancar el ordenador con él, y usarlo para instalar. Este método es válido para todas las distros, elijamos la que elijamos, incluso las más avanzadas, como Arch. Simplemente el PC arrancará desde el medio de instalación (el pendrive, en este caso), y podremos seguir los pasos para instalarlo y ponerlo en marcha en el PC. Una vez instalado, podemos usarlo como cualquier otro sistema operativo instalado.
  • Usar el sistema en modo Live. Si la distro lo soporta (casi todas), podemos cargar el Linux en la memoria RAM del ordenador, arrancarlo, y usarlo como si estuviera instalado realmente en el PC. De esta forma, podremos probarlo a fondo y hacernos una idea de qué tal funciona, y las posibles limitaciones que nos podemos encontrar. Aunque es un modo algo más limitado que tener el sistema instalado, nos sirve perfectamente para trabajar con él. Eso sí, al apagar el PC se perderán todos los datos, ya que todos los cambios se almacenan en la memoria, donde se está ejecutando esta versión de Linux.

El modo Live incluye, por lo general, una opción para instalar el sistema. Por tanto, estamos consiguiendo un 2 en 1, pudiendo cargar el sistema operativo y utilizarlo sin instalar, en caso de necesitarlo, o instalarlo por completo en el PC.

Otras formas de probar Ubuntu sin instalar

Además de la imagen Live, hay otras formas de probar Linux sin necesidad de instalarlo en nuestro ordenador. Vamos a ver dos trucos muy conocidos con los que podremos conseguir esto.

Usar una máquina virtual

En estos momentos tenemos muchos programas disponibles para visualizar sistemas operativos. Uno de los más populares en este sector del software es VirtualBox. Por tanto, en este caso no tendremos más que cargar la ISO del sistema operativo que descargamos desde su web oficial, para posteriormente cargarla en este programa de virtualización. De este modo tendremos la posibilidad de realizar todo tipo de pruebas ya que nos encontramos con Ubuntu tal y como si lo hubiésemos instalado en nuestro PC de manera convencional. La diferencia es que lo que hagamos en el programa de virtualización no repercute en el sistema original de nuestro equipo.

Además, no ser necesario crear una partición para instalar Linux, tampoco se modificará el arranque del equipo instalando el GRUB que nos permita seleccionar con que partición queremos iniciar el equipo. De esta forma, si nos cansamos de Linux o queremos probar otra distribución, no será necesario ir creando diferentes particiones o utilizar la que ya tenemos con Linux para realizar esta tarea. El único punto negativo que nos vamos a encontrar utilizando una máquina virtual es el rendimiento, ya que Windows comparte los recursos del sistema (procesadores, disco duro, memoria RAM) con la máquina virtual que creemos, por lo que, si el equipo anda escaso de recursos, notaremos una ralentización general del sistema.

Si queremos sacar el máximo partido a una distribución Linux, utilizar una máquina virtual no es una buena opción, a no ser que nuestro equipo disponga del procesador más nuevo del mercado junto con una gran cantidad de memoria RAM. Para exprimir al máximo Linux debemos instalarla en equipo como sistema operativo independiente para poder elegir si queremos iniciar el equipo con Linux o con Windows.

Probar Ubuntu desde el navegador

Al mismo tiempo nos encontramos con algunas páginas web que nos permiten probar distribuciones Linux como está desde el navegador. Claros ejemplos de ello lo encontramos en OnWorks o en el proyecto Malisipi. Esto nos permite ejecutar el sistema operativo de forma remota y probar todas sus funciones sin instalación, con solo ejecutar el navegador web.

Eso sí, las limitaciones de estas versiones son obvias, ya que no vamos a poder probar a fondo todas las prestaciones que nos esa versión de Linux concreta sino únicamente las funciones principales, pero si son ideales para hacerlos una ideal del funcionamiento a nivel estético de Linux y comprobar, de paso, que Linux no funciona únicamente a través de la línea de comandos, sino que es perfectamente funcional a través de la interfaz gráfica.

Quizá una de las principales funciones que aquí vamos a echar en falta a la hora de probar Ubuntu, algo que se hace especialmente patente entre los usuarios más avanzados, es la ausencia total de la herramienta Terminal. Los acostumbrados a utilizar estos sistemas operativos de código abierto seguro que utilizan esta funcionalidad de forma muy habitual para ejecutar todo tipo de comandos propios y trabajar con el sistema operativo. Tal y como os dijimos antes, en esta versión web tan solo podremos hacer uso de la interfaz gráfica para movernos entre las herramientas disponibles del sistema operativo Linux.

Al mismo tiempo deberemos tener en cuenta que aquí no podremos instalar nuevas aplicaciones al margen de las que ya encontramos preinstaladas en esta versión web. Por tanto, no tendremos la oportunidad de realizar ciertas pruebas con software que necesitemos usar en esta distribución de Linux, al menos con este método que os estamos contando vía web. Al mismo tiempo también debemos tener presente que a pesar de que tenemos disponible aquí el Centro de Software de Ubuntu, no tendremos la posibilidad de buscar aplicaciones entre las caídas se encuentran preinstaladas.

Sin embargo, en esta versión web del sistema operativo de código abierto que os comentamos en estas líneas sí que podremos llevar a cabo algunas otras tareas muy interesantes. Por ejemplo, tendremos la oportunidad de movernos por internet a través del navegador Firefox. Igualmente para muchos será interesante el poder configurar y recibir vuestro correo electrónico a través del cliente Thunderbird. De igual modo tendremos la oportunidad de trabajar y crear nuevos documentos desde los programas incluidos en la suite ofimática, LibreOffice. Incluso podremos reproducir algunos vídeos desde el reproductor integrado en la distribución de Linux.

Programas para crear un USB booteable

Tal y como suele ser habitual también podemos echar mano de ciertas soluciones externas de terceros para crear un USB de arranque o booteable. Es precisamente por esta razón por la que continuación os mostraremos algunas interesantes propuestas de este tipo que nos permiten crear unidades USB de arranque n diferentes sistemas operativos.

  • Rufus: este es el más conocido del sector además del más completo para crear unidades USB de arranque a partir de archivos ISO. Nos deja crear unidades booteables de cualquier sistema operativo o distribución Linux en pocos pasos.
  • UNetbootin: esta es una aplicación para Windows como, Linux o macOS que nos permite crear USB arrancables. Cuenta con sus propias fuentes para que la propia aplicación descargue la ISO y la use.
  • Yumi: aquí tenemos una aplicación para crear unidades USB para instalar varios sistemas operativos arrancables. Solo tenemos que elegir el que más nos interesa en cada caso.
  • Etcher: una de las principales características de esta otra propuesta es que la podemos utilizar en multitud de dispositivos y sistemas operativos.
  • Universal USB Installer: también nos podemos decantar por esta solución para crear un USB de arranque donde podremos usar todo tipo de distribuciones Linux o Windows.
  • RMPrepUSB: a través de esta otra solución podremos generar unidades en las que cargamos varios sistemas operativos desde su imagen ISO y luego elegiremos el que deseamos cargar.

Ventajas y problemas de llevar Linux en un USB

Llevar nuestra disto en una memoria USB es muy cómodo ya que podemos llevarla siempre encima en el bolso y recurrir a ella cuando sea necesario. Además, es muy fácil tener la memoria siempre actualizada y al día, mucho más que si la llevamos en un CD o un DVD, pudiendo tener a mano siempre la última versión de nuestro Linux favorito. Los ordenadores cada vez tienden a tener menos lectores de CD o DVD, por lo que cada vez el USB es más necesario para poder instalar o arrancar un nuevo sistema operativo. Además, la velocidad de estos pendrives es bastante superior a la de los medios ópticos, y tienden a fallar mucho menos.

Si llevamos en el USB un medio de instalación de Linux, en un principio no hay inconvenientes. Sin embargo, si lo instalamos como tal en una memoria entonces sí pueden aparecer problemas. Por ejemplo, uno de los más comunes es que, si abusamos de él y le damos un uso intensivo, estas memorias tienden a fallar. También son más lentas que instalarlo de forma nativa en un SSD, y requieren más mantenimiento. Además, aunque Linux suele ser «portable», si lo conectamos a muchos ordenadores con hardware diferente al final acabaremos teniendo problemas, problemas motivados por la necesidad de la distro Linux de instalar todos los drivers necesarios para funcionar correctamente en el equipo al que se conecten.

También debemos tener en cuenta que, dedicar una memoria USB a llevar un sistema operativo en modo portable hará que nos quedemos sin poder usarla para otras cosas. Normalmente, el propio asistente de creación de la Live-USB la formateará en FAT32, por lo que podremos usarla sin muchos problemas, siempre y cuando no alteremos la estructura original de la distro. Para evitarlo, si queremos seguir utilizando la memoria USB, es recomendable crear una carpeta, carpeta que utilizaremos para copiar todos los archivos que necesitamos llevar siempre encima.

Al ser el sistema de archivos FAT32, debemos conocer la limitación asociada y es que no podemos almacenar archivos de más de 4 GB de tamaño, lo que puede ser un problema a la hora de compartir archivos de gran tamaño, en especial si se trata de películas o vídeos de gran tamaño. Además, la velocidad de lectura es muy interior a la que nos ofrecen otros sistemas de archivos como exFAT o NTFS.

¡Sé el primero en comentar!
Logo softzone.es
Navega gratis con cookies…

Navegar por softzone.es con publicidad personalizada, seguimiento y cookies de forma gratuita. i

Para ello, nosotros y nuestros socios i necesitamos tu consentimiento i para el tratamiento de datos personales i para los siguientes fines:

Las cookies, los identificadores de dispositivos o los identificadores online de similares características (p. ej., los identificadores basados en inicio de sesión, los identificadores asignados aleatoriamente, los identificadores basados en la red), junto con otra información (p. ej., la información y el tipo del navegador, el idioma, el tamaño de la pantalla, las tecnologías compatibles, etc.), pueden almacenarse o leerse en tu dispositivo a fin de reconocerlo siempre que se conecte a una aplicación o a una página web para una o varias de los finalidades que se recogen en el presente texto.

La mayoría de las finalidades que se explican en este texto dependen del almacenamiento o del acceso a la información de tu dispositivo cuando utilizas una aplicación o visitas una página web. Por ejemplo, es posible que un proveedor o un editor/medio de comunicación necesiten almacenar una cookie en tu dispositivo la primera vez que visite una página web a fin de poder reconocer tu dispositivo las próximas veces que vuelva a visitarla (accediendo a esta cookie cada vez que lo haga).

La publicidad y el contenido pueden personalizarse basándose en tu perfil. Tu actividad en este servicio puede utilizarse para crear o mejorar un perfil sobre tu persona para recibir publicidad o contenido personalizados. El rendimiento de la publicidad y del contenido puede medirse. Los informes pueden generarse en función de tu actividad y la de otros usuarios. Tu actividad en este servicio puede ayudar a desarrollar y mejorar productos y servicios.

La publicidad que se presenta en este servicio puede basarse en datos limitados, tales como la página web o la aplicación que esté utilizando, tu ubicación no precisa, el tipo de dispositivo o el contenido con el que está interactuando (o con el que ha interactuado) (por ejemplo, para limitar el número de veces que se presenta un anuncio concreto).

  • Un fabricante de automóviles quiere promocionar sus vehículos eléctricos a los usuarios respetuosos con el medioambiente que viven en la ciudad fuera del horario laboral. La publicidad se presenta en una página con contenido relacionado (como un artículo sobre medidas contra el cambio climático) después de las 18:30 h a los usuarios cuya ubicación no precisa sugiera que se encuentran en una zona urbana.
  • Un importante fabricante de acuarelas quiere realizar una campaña publicitaria en Internet para dar a conocer su última gama de acuarelas con la finalidad de llegar tanto a artistas aficionados como a profesionales y, a su vez, se evite mostrar el anuncio junto a otro contenido no relacionado (por ejemplo, artículos sobre cómo pintar una casa). Se detectará y limitará el número de veces que se ha presentado el anuncio a fin de no mostrarlo demasiadas veces.

La información sobre tu actividad en este servicio (por ejemplo, los formularios que rellenes, el contenido que estás consumiendo) puede almacenarse y combinarse con otra información que se tenga sobre tu persona o sobre usuarios similares(por ejemplo, información sobre tu actividad previa en este servicio y en otras páginas web o aplicaciones). Posteriormente, esto se utilizará para crear o mejorar un perfil sobre tu persona (que podría incluir posibles intereses y aspectos personales). Tu perfil puede utilizarse (también en un momento posterior) para mostrarte publicidad que pueda parecerte más relevante en función de tus posibles intereses, ya sea por parte nuestra o de terceros.

  • En una plataforma de redes sociales has leído varios artículos sobre cómo construir una casa en un árbol Esta información podría añadirse a un perfil determinado para indicar tuinterés en el contenido relacionado con la naturaleza, así como en los tutoriales de bricolaje (con el objetivo de permitir la personalización del contenido, de modo que en el futuro, por ejemplo, se te muestren más publicaciones de blogs y artículos sobre casas en árboles y cabañas de madera).
  • Has visualizado tres vídeos sobre la exploración espacial en diferentes aplicaciones de televisión. Una plataforma de noticias sin relación con las anteriores y con la que no has tenido contacto en el pasado crea un perfil basado en esa conducta de visualización marcando la exploración del espacio como un tema de tu posible interés para para otros vídeos.

El contenido que se te presenta en este servicio puede basarse en un perfilde personalización de contenido que se haya realizado previamente sobre tu persona, lo que puede reflejar tu actividad en este u otros servicios (por ejemplo, los formularios con los que interactúas o el contenido que visualizas), tus posibles intereses y aspectos personales. Un ejemplo de lo anterior sería la adaptación del orden en el que se te presenta el contenido, para que así te resulte más sencillo encontrar el contenido (no publicitario) que coincida con tus intereses.

  • Has leído unos artículos sobre comida vegetariana en una plataforma de redes sociales. Posteriormente has usado una aplicación de cocina de una empresa sin relación con la anterior plataforma. El perfil que se ha creado sobre tu persona en la plataforma de redes sociales se utilizará para mostrarte recetas vegetarianas en la pantalla de bienvenida de la aplicación de cocina.
  • Has visualizado tres vídeos sobre remo en páginas web diferentes. Una plataforma de video, no relacionada con la página web en la que has visualizado los vídeos sobre remo, pero basandose en el perfil creado cuando visistaste dicha web, podrá recomendarte otros 5 vídeos sobre remo cuando utilices la plataforma de video a través de tu televisor .

La información sobre qué publicidad se te presenta y sobre la forma en que interactúas con ella puede utilizarse para determinar lo bien que ha funcionado un anuncio en tu caso o en el de otros usuarios y si se han alcanzado los objetivos publicitarios. Por ejemplo, si has visualizado un anuncio, si has hecho clic sobre el mismo, si eso te ha llevado posteriormente a comprar un producto o a visitar una página web, etc. Esto resulta muy útil para comprender la relevancia de las campañas publicitarias./p>

  • Has hecho clic en un anuncio en una página web/medio de comunicación sobre descuentos realizados por una tienda online con motivo del “Black Friday” online y posteriormente has comprado un producto. Ese clic que has hecho estará vinculado a esa compra. Tu interacción y la de otros usuarios se medirán para saber el número de clics en el anuncio que han terminado en compra.
  • Usted es una de las pocas personas que ha hecho clic en un anuncio que promociona un descuento por el “Día de la madre”de una tienda de regalos en Internet dentro de la aplicación de una web/medio de comunicación. El medio de comunicación quiere contar con informes para comprender con qué frecuencia usted y otros usuarios han visualizado o han hecho clic en un anuncio determinado dentro de la aplicación y, en particular, en el anuncio del “Día de la madre” para así ayudar al medio de comunicación y a sus socios (por ejemplo, las agencias de publicidad) a optimizar la ubicación de los anuncios.

La información sobre qué contenido se te presenta y sobre la forma en que interactúas con él puede utilizarse para determinar, por ejemplo, si el contenido (no publicitario) ha llegado a su público previsto y ha coincidido con sus intereses. Por ejemplo, si hasleído un artículo, si has visualizado un vídeo, si has escuchado un “pódcast” o si has consultado la descripción de un producto, cuánto tiempo has pasado en esos servicios y en las páginas web que has visitado, etc. Esto resulta muy útil para comprender la relevancia del contenido (no publicitario) que se te muestra.

  • Has leído una publicación en un blog sobre senderismo desde la aplicación móvil de un editor/medio de comunicación y has seguido un enlace a una publicación recomendada y relacionada con esa publicación. Tus interacciones se registrarán para indicar que la publicación inicial sobre senderismo te ha resultado útil y que la misma ha tenido éxito a la hora de ganarse tu interés en la publicación relacionada. Esto se medirá para saber si deben publicarse más contenidos sobre senderismo en el futuro y para saber dónde emplazarlos en la pantalla de inicio de la aplicación móvil.
  • Se te ha presentado un vídeo sobre tendencias de moda, pero tu y otros usuarios habéis dejado de visualizarlo transcurridos unos 30 segundos. Esta información se utilizará para valorar la duración óptima de los futuros vídeos sobre tendencias de moda.

Se pueden generar informes basados en la combinación de conjuntos de datos (como perfiles de usuario, estadísticas, estudios de mercado, datos analíticos) respecto a tus interacciones y las de otros usuarios con el contenido publicitario (o no publicitario) para identificar las características comunes (por ejemplo, para determinar qué público objetivo es más receptivo a una campaña publicitaria o a ciertos contenidos).

  • El propietario de una librería que opera en Internet quiere contar con informes comerciales que muestren la proporción de visitantes que han visitado su página y se han ido sin comprar nada o que han consultado y comprado la última autobiografía publicada, así como la edad media y la distribución de género para cada uno de los dos grupos de visitantes. Posteriormente, los datos relacionados con la navegación que realizas en su página y sobre tus características personales se utilizan y combinan con otros datos para crear estas estadísticas.
  • Un anunciante quiere tener una mayor comprensión del tipo de público que interactúa con sus anuncios. Por ello, acude a un instituto de investigación con el fin de comparar las características de los usuarios que han interactuado con el anuncio con los atributos típicos de usuarios de plataformas similares en diferentes dispositivos. Esta comparación revela al anunciante que su público publicitario está accediendo principalmente a los anuncios a través de dispositivos móviles y que es probable que su rango de edad se encuentre entre los 45 y los 60 años.

La información sobre tu actividad en este servicio, como tu interacción con los anuncios o con el contenido, puede resultar muy útil para mejorar productos y servicios, así como para crear otros nuevos en base a las interacciones de los usuarios, el tipo de audiencia, etc. Esta finalidad específica no incluye el desarrollo ni la mejora de los perfiles de usuario y de identificadores.

  • Una plataforma tecnológica que opera con un proveedor de redes sociales observa un crecimiento en los usuarios de aplicaciones móviles y se da cuenta de que, en funciónde sus perfiles, muchos de ellos se conectan a través de conexiones móviles. La plataforma utiliza una tecnología nueva para mostrar anuncios con un formato óptimo para los dispositivos móviles y con un ancho de banda bajo a fin de mejorar su rendimiento.
  • Un anunciante está buscando una forma de mostrar anuncios en un nuevo tipo de dispositivo. El anunciante recopila información sobre la forma en que los usuarios interactúan con este nuevo tipo de dispositivo con el fin de determinar si puede crear un nuevo mecanismo para mostrar la publicidad en ese tipo de dispositivo.

El contenido que se presenta en este servicio puede basarse en datos limitados, como por ejemplo la página web o la aplicación que esté utilizando, tu ubicación no precisa, el tipo de dispositivo o el contenido con el que estás interactuando (o con el que has interactuado) (por ejemplo, para limitar el número de veces que se te presenta un vídeo o un artículo en concreto).

  • Una revista de viajes, para mejorar las experiencias de viaje en el extranjero, ha publicado en su página web un artículo sobre nuevos cursos que ofrece una escuela de idiomas por Internet. Las publicaciones del blog de la escuela se insertan directamente en la parte inferior de la página y se seleccionan en función de la ubicación no precisa del usuario (por ejemplo, publicaciones del blog que explican el plan de estudios del curso para idiomas diferentes al del país en el que este te encuentras).
  • Una aplicación móvil de noticias deportivas ha iniciado una nueva sección de artículos sobre los últimos partidos de fútbol. Cada artículo incluye vídeos alojados por una plataforma de streaming independiente que muestra los aspectos destacados de cada partido. Si adelantas un vídeo, esta información puede utilizarse para determinar que el siguiente vídeo a reproducir sea de menor duración.

Se puede utilizar la localización geográfica precisa y la información sobre las características del dispositivo

Al contar con tu aprobación, tu ubicación exacta (dentro de un radio inferior a 500 metros) podrá utilizarse para apoyar las finalidades que se explican en este documento.

Con tu aceptación, se pueden solicitar y utilizar ciertas características específicas de tu dispositivo para distinguirlo de otros (por ejemplo, las fuentes o complementos instalados y la resolución de su pantalla) en apoyo de las finalidades que se explican en este documento.

O sin cookies desde 1,67€ al mes

Por solo 1,67€ al mes, disfruta de una navegación sin interrupciones por toda la red del Grupo ADSLZone: adslzone.net, movilzona.es, testdevelocidad.es, lamanzanamordida.net, hardzone.es, softzone.es, redeszone.net, topesdegama.com y más. Al unirte a nuestra comunidad, no solo estarás apoyando nuestro trabajo, sino que también te beneficiarás de una experiencia online sin cookies.