Google Chrome será mucho más rápido con los próximos parches para Windows 10

Desde el lanzamiento de Windows 10, Microsoft se está tomando especialmente en serio todo lo relacionado con la seguridad de su sistema operativo. Además de Windows Defender, el mejor antivirus que podemos usar en este sistema operativo, la compañía también ha incluido una serie de medidas de seguridad de bajo nivel diseñadas para protegernos lo mejor posible de todo tipo de ataques informáticos y vulnerabilidades, incluso de las más desconocidas. Aunque normalmente esto no suele repercutir de cara al usuario, ha habido una medida de seguridad que ha estado haciendo que los navegadores web basados en Chromium, como Google Chrome, funcionen más lentos de lo normal.

Una medida de seguridad introducida en Windows 10 hace ya un año, Control Flow Guard, ha estado haciendo que todos los navegadores basados en Chromium, como Google Chrome o el nuevo Edge Chromium, hayan estado funcionando hasta 3 veces más lentos de lo que deberían. Este problema ha estado presente en el sistema operativo desde la llegada de esta medida de seguridad y nadie se ha dado cuenta de ello, hasta que los responsables de Vivaldi han visto cómo un test personalizado para estos navegadores, que antes tardaba 100 minutos en completarse, ahora estaba tardando entre 300 y 400 minutos en hacerlo.

Google Chrome 74

Tras mucha investigación, finalmente los responsables de este navegador se encontraron con que el responsable de esta pérdida de rendimiento era Control Flow Guard, medida de seguridad que Microsoft introdujo en su sistema operativo con el fin de proteger a su sistema operativo de la corrupción de memoria aplicando restricciones a donde podía cada aplicación ejecutar o no código.

Microsoft solucionará este problema con los próximos parches de seguridad para Windows 10, y los navegadores basados en Chromium serán hasta 3 veces más rápidos

Después de pasar tanto tiempo desapercibido, este fallo en Windows 10 va a ser solucionado este mismo mes, cuando la compañía lance sus nuevos parches de seguridad para el sistema operativo. Estos parches de seguridad, si todo va bien, deberían llegar a todos los usuarios el próximo 14 de mayo de 2019, el segundo martes de este mismo mes.

Lo más seguro es que a simple vista no notemos ninguna gran mejora de rendimiento en los navegadores tras actualizar Windows 10, puesto que donde más se ha notado esta pérdida de rendimiento han sido en las pruebas de rendimiento específicas de los desarrolladores. De todas formas, los usuarios con ordenadores antiguos y menos potentes sí podrán ver cómo el navegador va más fluido al no encontrarse con los problemas que estaba causando con la medida de seguridad CFG de Windows Defender.

CFG es una medida de seguridad exclusiva de las últimas versiones de Windows 10, por lo que los usuarios que utilizan otras versiones del sistema operativo, como Windows 7 y Windows 8.1, no verán ninguna mejora tras actualizar sus sistemas, ya que los navegadores no han tenido problemas de rendimiento en este tiempo.

Os recordamos que Microsoft es el primer interesado en que Chromium funcione bien en su sistema operativo ya que se encuentra trabajando en un nuevo navegador, Edge Chromium, que utiliza el mismo motor de Google Chrome y que sustituirá al Edge actual con el fin de convertirse en un digno rival para Google.