Desinstala programas en Windows y borra todos sus datos

Al igual que en su momento sucedió en versiones más antiguas del sistema operativo de los de Redmond, en Windows estamos más que acostumbrados a instalar todo tipo de aplicaciones adicionales a las que ya integra de entrada el propio sistema operativo.

Estas las descargamos e instalamos en nuestro equipo basado en Windows 10 o en Windows 11 para llevar a cabo todo tipo de tareas, desde aquellas relacionadas con el trabajo, como las que nos van a servir en los momentos de ocio y entretenimiento. Sin embargo, ya sea porque se ha lanzado alguna nueva versión de estas, porque ya no las necesitamos, o porque nos decantamos por otro programa similar, en multitud de ocasiones tendemos a desinstalar el software innecesario del PC.

Este tipo de tareas de instalación y desinstalación de aplicaciones se ha convertido en algo de lo más habitual, pero no siempre es un proceso que termina todo lo bien que desearíamos, lo que a la larga puede afectar al rendimiento general del sistema operativo. En concreto con esto nos referimos a que, a la hora de eliminar una herramienta del PC, esta puede dejar restos en el equipo sin que nos demos cuenta, lo que no es recomendable en la mayoría de los casos.

Problemas derivados de los restos que dejan las aplicaciones en Windows

Y es que, aunque en un principio pensemos que estos restos que van quedando esparcidos por el disco duro no tienen importancia, la tienen, y mucho. Os decimos esto porque esto no es que suceda tan solo en una ocasión, sino que se puede repetir docenas o cientos de veces. En gran medida dependerá de cada cuánto tiempo reinstalemos el sistema desde cero para comenzar a trabajar con el mismo, pero limpio. Por tanto, como os decimos, estos ficheros y entradas de registro, cuando se van acumulando, puede acarrear serios problemas a Windows.

Por un lado, nos encontramos con que estamos desperdiciando espacio de almacenamiento de manera absurda, algo que puede sumar incluso varios gigas. Además, estos restos pueden derivar en ciertas incompatibilidades con otros programas similares que instalemos después. Un claro ejemplo de todo ello lo podemos encontrar con los antivirus. De igual modo se pueden empezar a ver fallos en determinados componentes que hasta ahora iban bien, como por ejemplo la conexión a Internet, el Bluetooth o la pantalla.

Por tanto, tal y como seguro que muchos de vosotros ya habréis experimentado de primera mano en multitud de ocasiones, esto puede acarrear problemas tanto funcionales como de almacenamiento. Es preferible tener esto muy presente desde el primer día, así es posible que intentemos tener cierto cuidado al instalar y desinstalar aplicaciones. Y es que debemos tener en cuenta que a medida que se van acumulando programas innecesarios en un equipo, los potenciales problemas futuros para su completa eliminación, se multiplican. Es por ello por lo que lo recomendable es hacer lo que os vamos a describir a continuación.

Elimina por completo los rastros de los programas desinstalados

A continuación, os vamos a mostrar la manera de eliminar por completo los posibles rastros que estos programas eliminados han podido dejar en el propio sistema de manera innecesaria, algo que puede afectar tanto al disco duro, como al registro de Windows.

Desde AppData

En primer lugar y para asegurarnos de que una aplicación en concreto que acabamos de desinstalar de Windows de la manera convencional no ha dejado restos esparcidos por nuestro disco duro, lo recomendable es que abramos el Explorador de archivos del sistema.

Desinstalar programas

Una vez en este apartado, debemos situarnos en la ruta “C:/Windows/usuarios/USUARIO/AppData”, donde encontramos las dos carpetas que nos interesan en este caso, “Local” y “Roaming”. Pues bien, tendremos que acceder a cada una de ellas para sí poder localizar cualquier archivo o carpeta que tenga relación con el programa que hemos desinstalado, para a continuación borrar esos contenidos. De igual modo lo mismo podremos llevar a cabo en la ruta de disco “C:/Archivos de programa (x86)”, donde borramos cualquier rastro de ese programa.

Esto en lo que se refiere a las unidades de disco, ya que es aquí donde las aplicaciones que instalamos suelen almacenar sus propios contenidos para poder funcionar, pero que no siempre se eliminan por completo al desinstalarse del sistema.

Limpiar el registro de Windows

Pero otro apartado donde debemos buscar para borrar por completo una determinada aplicación que ya no necesitamos, es en el registro de Windows 11 o 10, al que accedemos a través del comando “regedit” que escribimos en el cuadro de búsqueda del menú Inicio. Pues bien, una vez nos encontramos en esta funcionalidad y debido a que los programas que instalamos en Windows pueden añadir entradas propias en varias ubicaciones del registro, lo mejor que podemos hacer es situarnos en la raíz de este.

Desinstalar programas

Esto lo hacemos para poder localizar y borrar todas aquellas entradas que vamos a buscar relativas al programa en cuestión, para lo cual nos situamos en el menú “Edición / Buscar” donde introducimos como término de búsqueda, el nombre del programa para así localizar las entradas creadas y las vayamos borrando.

Programas de terceros para borrar aplicaciones por completo en Windows

Estos son los pasos a seguir con los que vamos a poder eliminar todo rastro de nuestras aplicaciones eliminadas en Windows, al menos de manera interna. Con esto lo que os queremos decir es que igualmente tenemos la posibilidad de echar mano de otras soluciones alternativas de terceros que hagan estas tareas por nosotros. Os hablamos de ciertos programas que se encargan de hacer esa limpieza de restos de aplicaciones desinstaladas del sistema.

De hecho, estos han sido diseñados para ayudarnos precisamente con estas tareas que os comentamos, algunos de forma gratuita, otros de pago. Con todo y con ello, se puede dar el caso de que en ciertas ocasiones tengamos que echar mano de más de una solución de este tipo para lograr lo que buscamos. Y es que no todos estos eliminadores de programas funcionan igual, ni mucho menos. Además, no todos ellos tienen el mismo tipo de comportamiento con determinados sectores del software. Es por esta razón que a continuación os hablaremos de varias propuestas para que podáis elegir.

Revo Uninstaller

Este es el caso del popular software llamado Revo Uninstaller que podréis descargar desde este enlace. En concreto se trata de una potente aplicación que nos podrá ser de mucha ayuda en estas tareas que os comentamos. De hecho, ya lleva varios años entre nosotros y no ha parado de mejorar. Como no podía ser de otro modo, su principal cometido es el de eliminar por completo aplicaciones en Windows. Además, todo ello lo podremos llevar a cabo de manera sencilla y sin tener que desembolsar un solo euro, aunque dispone de una versión de pago más avanzada.

Revo uninstaller

Ashampoo Uninstaller

Por otro lado, nos encontramos con una interesante propuesta de la popular firma Ashampoo. De hecho, desde hace tiempo, algunos usuarios comparan esta solución para borrar programas, con la anteriormente comentada de Revo. Muchos de ellos consideran que este programa tiene un funcionamiento igual de bueno que el de la propuesta anterior. La principal diferencia que aquí vamos a encontrar, eso sí, es que la propuesta de Ashampoo nos ofrece una interfaz de usuario más actual. No en vano esta es una importante firma de software que se encarga de mantener todos sus productos debidamente actualizados en todo momento.

Ashampoo Uninstaller

Si nos centramos en este programa en concreto, cabe mencionar que encontramos diferentes categorías bien diferenciadas entre sí. Las mismas nos permiten mantener el sistema Windows libre de programas y componentes software no deseados ganando así estabilidad y espacio en disco. Además, todo ello lo logramos de un modo muy sencillo y asequible incluso para usuarios novatos en estas lides. Al mismo tiempo decir que esta es una solución de pago que podréis adquirir desde este enlace.

IOBit Uninstaller

Por otro lado, también podemos echar mano de otra interesante opción en este mismo sentido, nos referimos al programa llamado IOBit Uninstaller. Os podréis hacer con el mismo desde este enlace y podemos afirmar que su funcionamiento es muy sencillo, aunque tendremos que pagar. De hecho, cada vez que desinstalamos un programa desde aquí, el mismo nos presenta los archivos basura que quedan para que la eliminación sea completa. Al mismo tiempo y por sí mismo se encarga de limpiar el registro de entradas innecesarias a este respecto.

Iobit Uninstaler

Bulk Crap Uninstaller

Y, para terminar, también podemos tener en cuenta esta opción que es totalmente gratuita, en concreto nos referimos a la aplicación llamada Bulk Crap Uninstaller. Esta es una propuesta por la que no tendremos que gastar un solo euro y que podremos descargar desde este enlace. Además, el programa cuenta con sistema de automatizado que nos permite desentendernos por completo del proceso de eliminación. El software por sí mismo ya se encarga de eliminar todos los restos y ficheros basura de las aplicaciones instaladas que le indiquemos previamente.

Bluk Crap

Precauciones al eliminar datos de programas

Como ya hemos explicado, los desinstaladores de los programas suelen dejar muchos restos inservibles, basura, en el disco duro. Y, para borrarlos, es necesario recurrir a programas diseñados para esta finalidad. Aunque no podemos usarlos a la ligera.

Hay muchas veces que un programa comparte archivos, o dependencias, con otros programas que tengamos instalados en el ordenador. Esto cada vez es menos frecuente, pero puede ocurrir. Si uno de estos programas elimina dependencias de otro software podemos hacer que el otro programa deje de funcionar. Y solo una reinstalación del mismo conseguiría hacerlo funcionar.

Por ello, antes de usar estos programas, debemos comprobar manualmente todo lo que se va a borrar. Debemos asegurarnos de que los datos solo se borran datos de los directorios del propio programa, nunca de directorios compartidos por otros programas. También es importante que el programa cree puntos de restauración automáticos antes de desinstalar y limpiar cualquier programa de manera que, si algo sale mal, podemos restaurar el punto, volver atrás y recuperar el funcionamiento del PC.

Es importante que el programa esté actualizado y sea compatible con nuestro sistema operativo. Si intentamos usar un desinstalador de Windows 10 en Windows 11, la probabilidad de que algo salga mal y tengamos problemas es muy elevada.

¡Sé el primero en comentar!