Reproduce vídeos desde Windows en la tele con VLC y un Chromecast

VLC es uno de los reproductores multimedia para PC, gratuito y de código abierto, más populares que podemos encontrar. Su gran éxito se debe, principalmente, a que es compatible con prácticamente cualquier formato de audio y vídeo sin necesidad de descargar, instalar ni configurar codecs. Sin embargo, a pesar de ello, también es uno de los que más innova, buscando llevar a los usuarios funciones que no están disponibles en otros reproductores multimedia, como, por ejemplo, el soporte para Chromecast.

Qué es un Chromecast

Chromecast es uno de los dispositivos must-have de cualquier hogar. Este dispositivo lo conectamos a la tele (o a cualquier pantalla) a través de un puerto HDMI y nos permite reproducir vídeo desde distintas fuentes. Su uso original es permitirnos enviar vídeos desde un móvil a la tele, especialmente en televisores que no cuentan con función SmartTV. Sin embargo, no es el único uso que podemos hacer de él, ya que, junto con el reproductor VLC, podemos usar este dispositivo para reproducir películas en el ordenador y enviarlas, de forma inalámbrica hasta nuestro televisor.

Lo único que necesitamos es tener a mano el reproductor VLC, un Chromecast, a ser posible de segunda generación o posterior (para conseguir el mejor rendimiento posible) y un ordenador conectado a la red local. Se recomienda que el ordenador esté conectado por cable a la red, y el Chromecast por Wi-Fi a 5 GHz, así conseguiremos la mejor calidad posible al transmitir contenido.

El último Chromecast, con Android TV, puede funcionar como si se tratase de una Smart TV independiente, pero también permite enviar contenidos directamente desde el móvil a la televisión como si fuese una de las versiones anteriores del dispositivo.

Ventajas del usar VLC junto a un dispositivo Chromecast

Antes de nada debemos tener en cuenta que al hablar de estos dos elementos, uno hardware y el otro software, son de los más significativos en el sector multimedia de los últimos años. Ambos, cada uno por su lado, han abierto un amplio abanico de posibilidades a millones de usuarios en todo el mundo. Por tanto su unión y trabajo conjunto es algo que más tarde o más temprano tenía que llegar. Así, por un lado nos encontramos con la versatilidad a la hora de recibir y reproducir en un televisor o proyector, todo tipo de contenidos multimedia.

Además por otro lado nos encontramos con VLC, un potente software que podemos y usar en la gran mayoría de los dispositivos y sistemas operativos actuales. Por tanto, no es difícil imaginar que el poder enviar directamente audio o vídeo desde el programa en cualquiera de sus versiones, a un Chromecast conectado a un televisor o proyector, puede cubrir las necesidades de muchos usuarios.

Enviar contenido de VLC a una TV con Chromecast

Lo primero que debemos hacer es asegurarnos de tener instalado en nuestro ordenador el reproductor VLC. Y si lo tenemos, debemos asegurarnos de tener una de las últimas versiones instaladas, ya que, aunque el soporte para Chromecast lleva en el reproductor desde la versión 3.0, al principio era muy inestable.

Si ya lo tenemos instalado, lo siguiente que haremos será abrir el vídeo o la película que queramos reproducir y empezar a verla directamente en VLC. Una vez abierto el vídeo (podemos pausarlo), el siguiente paso será indicar al programa que lo envíe al Chromecast.

Para ello, seleccionaremos el menú «Reproducción», y el apartado «Procesador». Podremos ver que VLC nos muestra automáticamente todos los dispositivos de cast, como el Chromecast, que tengamos en nuestra casa.

VLC Chromecast

Automáticamente el vídeo empezará a reproducirse en el destino, es decir, en el Chromecast. Mientras se reproduce allí no vamos a poder verlo desde VLC del PC, aunque sí tendremos que usarlo para controlar la reproducción.

Si nos cansamos de la tele y queremos volver al PC, simplemente volvemos al apartado «Procesador» del menú de «Reproducción» y elegimos que queremos que se reproduzca en «Local». El vídeo volverá a aparecer en el PC.

Controlar VLC de forma remota

Uno de los problemas a la hora de enviar contenido desde el PC a una TV a través del Chromecast es que no vamos a poder controlar la reproducción, salvo que nos llevemos el teclado hasta la tele, o la tengamos cerca del ordenador.

En ese caso, lo mejor que podemos hacer es recurrir a uno de los muchos mandos inalámbricos que nos permiten controlar VLC desde un móvil Android o iOS de forma remota. Uno de los más populares es VLC Remote, el cual podemos descargar igualmente para Android y para iOS.

Estos programas requieren activar el control remoto de VLC, lo cual podemos hacerlo desde el menú de Preferencias, eligiendo la opción de «Mostrar ajustes > todo» y yendo hasta el apartado «Interfaces principales«.

Aquí configuraremos una contraseña en HTTP y le asignaremos el puerto 8080 en Telnet.

Configurar remoto VLC

Si vamos a usar el mando VLC Remote del que acabamos de hablar, en vez de configurar VLC a mano podemos usar el programa «Setup Helper«, que podemos bajar desde su web, para ayudarnos a poner a punto y en marcha el reproductor para controlarlo de forma remota desde el móvil.

Listo. Guardamos los cambios y ya podremos empezar a controlar nuestro VLC de forma remota. De esta manera, una vez conectado a la tele a través del Chromecast, solo necesitaremos tener a mano nuestro móvil para pausar la película, movernos por ella e incluso desplazarnos por la lista de reproducción.

Solucionar problemas

Aunque esta característica funciona, la verdad es que el Chromecast no está pensado para enviar contenido de un PC a la televisión, sino para funcionar desde un smartphone. Y, por ello, podemos encontrarnos con algunos problemas a la hora de usar estas características.

Uno de los más comunes suele ser que desde el PC no nos aparezca el Chromecast. Esto puede deberse a varias razones, pero la más común es que, por algún motivo, el PC y el Chromecast no pueden comunicarse a través de la red local. Esto puede ser porque el firewall del PC está bloqueando las conexiones de VLC, o porque tenemos el ordenador y el dispositivo en redes diferentes. También debemos asegurarnos de que el Chromecast está encendido, ya que si no hemos encendido la tele es probable que esté en reposo.

Otro problema bastante frecuente es que la reproducción vaya lenta, a saltos. Esto se debe a que, o bien el PC o bien el Chromecast, están demasiado lejos del router y la velocidad de transmisión no es suficiente. Debemos intentar colocar el dispositivo lo más cerca posible al router, y el PC, si es posible, por cable. Si seguimos teniendo problemas puede ser que el vídeo que intentamos reproducir sea demasiado pesado (por ejemplo, un vídeo 4K UHD) y el ancho de banda no sea suficiente.