Conoce Lakka, el mejor sistema operativo para montar tu propia retro-consola

Lo retro vuelve a estar de moda. Seguro que en los últimos años hemos podido ver cómo todo tipo de aspectos y objetos de hace 30 años están volviendo a nuestras vidas. Por supuesto, esto también está ocurriendo con los videojuegos. Gracias a los avances que ha sufrido la tecnología en los últimos años, y gracias a la emulación, hoy en día cualquiera puede montarse una retro-consola para recordar viejos tiempos y volver a jugar a todos esos juegos que en su día marcaron una épica. Y aunque hay muchas formas de montar una retro-consola y usar la emulación, una de las mejores opciones que podemos encontrar es Lakka.

Lakka es una distro Linux diseñada y optimizada para la emulación. Esta distro se basa en LibreELEC y viene de base con RetroArch y Libretro para que los usuarios puedan cargar fácilmente, a través de una interfaz XMB similar a la de PlayStation 3, los juegos que quieran.

XMB Lakka

Esta distro ha sido diseñada para utilizarse en mini-ordenadores, como en el Raspberry Pi. Sin embargo, si queremos, también podemos instalarla en otros micro-ordenadores, gracias a la gran cantidad de imágenes que nos ofrece de serie, además de poder instalar esta distro en un ordenador normal.

Principales características de Lakka

Aunque hay varias distros para retro-gaming, Lakka es, sin duda, la que mejor ha cuidado todos los detalles. Por ello se ha convertido en la distro oficial de RetroArch. A diferencia de otros sistemas como RetroPie o Recalbox, Lakka es una distro muy estable y fluida, optimizada con lo esencial para retro-gaming y con los detalles (como el mapeo de controles) cuidados y optimizados por completo.

Además, no utiliza Emulationstation como frontend, lo que se traduce en menos fallos, menos problemas de mapeo de controles y menor consumo de recursos.

Juegos PlayStation Lakka

Además de esta optimización, Lakka cuenta con una serie de características que permiten a los usuarios disfrutar al máximo de sus juegos retro:

  • Es compatible con multijugador, tanto localmente con hasta 5 personas, como a través de Internet con Netplay.
  • Dispone de espacios de guardado para poder guardar la partida en cualquier momento.
  • Función «rewind» que nos permite retroceder unos segundos pulsando una tecla cuando caigamos en un game over.
  • Una gran variedad de shaders para mejorar la apariencia de nuestros juegos clásicos.
  • El firmware se actualiza vía OTA. Desde el propio menú XMB podemos actualizar todo Lakka y todos los cores a las últimas versiones sin perder datos.
  • Compatible con prácticamente todo tipo de mandos. Además, cuenta con una función de mapeo para cambiar la asignación de teclas.

En cuanto a los emuladores incluidos en Lakka vamos a poder encontrar todo tipo de consolas, desde las clásicas como la Atari 2600 hasta consolas mucho más específicas (que incluso ni siquiera han llegado a España), consolas como la NES o la Game Boy y consolas relativamente modernas, como PlayStation o PSP.

Emuladores core Lakka

Los juegos podemos copiarlos a Lakka de varias formas. Una de las más cómodas es copiar todos los juegos a un directorio (por ejemplo, a la propia tarjeta de memoria, o a un USB) y usar la función de escaneo de Lakka para que busque todas las roms que hay disponibles. Estas se añadirán directamente al menú XMB y se clasificarán según su tipo. Si queremos dar una estética más bonita, podemos descargar también packs de carátulas o capturas de pantalla para cada juego.

De esta manera podremos encontrar todas las roms de cada consola dentro de su correspondiente categoría. Al seleccionar una de ellas se cargará automáticamente su core y empezará a funcionar la ROM.

Descargar e instalar Lakka

Como hemos explicado, Lakka se basa en LibreELEC. Lakka está formado por un sistema de 300 MB que se configura desde el primer momento en modo «solo lectura», por lo que hagamos lo que hagamos no podemos romper el sistema, ni siquiera usando permisos de root.

Todo el sistema se ha creado utilizando compilación cruzada, por lo que, además de estar optimizado el máximo, no tiene ni una sola dependencia innecesaria. Esto hace que, además de estar optimizado al máximo, sea estable y robusto desde el primer momento.

libeco

Si queremos descargar Lakka, podemos hacerlo de forma totalmente gratuita desde el siguiente enlace. Aquí nos preguntará qué sistema operativo utilizamos para indicarnos las instrucciones correctas para preparar la distro según el SO que tengamos en nuestro PC.

Para preparar Lakka, la mejor forma que podemos elegir es seleccionar el dispositivo donde lo vamos a usar (por ejemplo, un Raspberry Pi, un Odroid, Orange Pie, Banana Pi o un PC normal y corriente) y, una vez bajada la imagen del sistema, en formato IMG, usar una herramienta llamada «Etcher« para grabar la imagen a un USB o a una tarjeta SD.

Etcher IMG

Una vez copiado el sistema de Lakka a la tarjeta de memoria o USB, solo nos queda arrancar el equipo con él para empezar a utilizarlo y poder volver a jugar a todos esos juegos clásicos.