¿No usas Windows Defender? Así puedes desactivar el antivirus

Si usamos Windows, es esencial tener instalado un antivirus en el ordenador. Sobre todo si navegamos por Internet. Aunque Microsoft lleva ya muchos años experimentando con su propio programa de seguridad, Microsoft Security Essential, no ha sido hasta la llegada de Windows 10 cuando la compañía se ha empezado a tomar en serio su seguridad. Este sistema operativo estrenó un nuevo antivirus, Windows Defender, que en poco tiempo consiguió colocarse como uno de los mejores a la hora de protegernos de los piratas informáticos. Sin embargo, este software de seguridad tiene un problema: y es que Microsoft nos da muy poco control sobre él, hasta el punto de no poder deshabilitarlo.

El antivirus Windows Defender se instala por defecto junto a Windows 10 y los demás programas que forman parte del sistema operativo. No es una característica opcional, sino un programa obligatorio que viene junto al sistema. De esta manera, desde el primer momento, el antivirus está activado y permite a los usuarios estar protegidos de los piratas informáticos y de todo el malware que se esconde en la red.

La única forma de desactivar, o apagar, este antivirus es instalar otro. De esta manera, cuando el sistema operativo detecte cualquier otro software de seguridad, desactivará su antivirus para evitar que haya conflictos.

Motivos para desactivar el antivirus Windows Defender

Conectarse a Internet sin un antivirus es muy arriesgado. Hay usuarios que lo hacen, y si tenemos mucho cuidado y usamos el sentido común no tiene por qué pasar nada. Pero cada poco tiempo aparecen nuevas técnicas de ataque, y nuevos malware que, aunque tengamos todo el cuidado del mundo, pueden terminar por infectar nuestro PC y poner en jaque toda nuestra seguridad.

Sin embargo, hay varias situaciones en las que puede que necesitemos desactivar el antivirus, al menos por un tiempo. Por ejemplo, si estamos intentando ejecutar un programa que no se lleva bien con el antivirus y no puede desempeñar su labor por ello, o porque un programa que hemos bajado de Internet, y que en teoría es seguro, está siendo bloqueado por este software de seguridad. También puede ocurrir que, al instalar un antivirus de terceros, Windows Defender no se desactive correctamente. Y, en ese caso, tendremos que echarle nosotros una mano.

Además, si el ordenador nunca se conecta a Internet, la probabilidad de terminar infectados por malware es muy baja. Por lo tanto, desactivar el antivirus nos permitirá ahorrar memoria y recursos que podamos usar, por ejemplo, para jugar.

Por qué no debemos desactivar el antivirus

Como acabamos de ver, hay varios motivos por los que nos puede resultar interesante desactivar el antivirus de nuestro ordenador. Sin embargo, ¿merece la pena correr el riesgo?

Un antivirus es un programa diseñado para estar analizando constantemente nuestro PC en busca de todo tipo de amenazas. Esto puede llevarle a que, si intentamos hacer algo que no le gusta (como ejecutar un programa potencialmente peligroso) no nos deja hacerlo. Y lo bloquea con razón. Desactivar el antivirus nos permite ejecutar este programa sin que nada nos lo impida, pero también permite al programa realizar cambios no autorizados en el sistema sin ninguna resistencia. Por ejemplo, podemos desactivar el antivirus para ejecutar un «activador», pero, al hacerlo, este aprovecha que el antivirus está desactivado para bajar y ejecutar otro malware de un servidor remoto. Y este malware puede estar configurado para evitar ser detectado por el antivirus, o, por ejemplo, para tener control absoluto sobre él.

Si el problema lo tenemos con un archivo que no nos deja abrir el antivirus, es mucho mejor crear una regla que lo permita, añadiéndolo a las excepciones, antes que desactivar el programa de seguridad para ejecutarlo. De esta manera evitaremos que el ejecutable haga otros cambios en el sistema.

Desactivar temporalmente el antivirus de Windows 10

Aunque desde la configuración de este antivirus no vamos a poder desactivar Windows Defender por completo, en caso de tener un conflicto al abrir algún programa, podemos encontrar una opción que nos permitirá deshabilitar el escudo de protección temporalmente.

Para ello, lo que debemos hacer es abrir el antivirus de Windows 10 desde la bandeja del sistema (el icono que aparece junto al reloj), y dentro de él entraremos en el apartado «protección antivirus y contra amenazas», para desde allí acceder a «configuración de antivirus y protección contra amenazas«.

Configuración de antivirus Windows Defender

Dentro de este apartado encontraremos una opción llamada «Protección en tiempo real«. Esta opción nos va a permitir desactivar, por un breve periodo de tiempo, la protección del antivirus. Sin embargo, como se indica en su descripción, pasados unos minutos se volverá a activar automáticamente de nuevo para seguir protegiéndonos.

Desactivar protección en tiempo real de Windows Defender

Esto es suficiente para agregar exclusiones o ejecutar programas que, por algún motivo, están siendo bloqueados por este programa. Pero no existe una forma de desactivar por completo este antivirus y evitar que se vuelva a ejecutar. Al menos, una forma oficial.

Desactivar Windows Defender desde las directivas de grupo

En las versiones más avanzadas de Windows 10 como la Pro, podemos echar mano de las directivas de grupos para desactivar el antivirus de Windows. Para ello seguimos los siguientes pasos que os vamos a indicar. Primero nos situamos en el cuadro de búsqueda del menú Inicio y escribimos el comando gpedit.msc. En la ventana que nos aparece buscamos la ruta  Directiva de equipo local / Configuración del equipo / Plantillas administrativas / Componentes de Windows / Windows Defender.

En esa ventana veremos una directiva llamada Desactivar Windows Defender, donde marcamos la directiva como activada» y guardamos los cambios. Por tanto cuando reiniciemos el ordenador, el software de seguridad de Microsoft estará ya desactivado por defecto.

Cómo apagar por completo el antivirus de Windows

Hasta verano de 2020, había algunos trucos que nos permitían desactivar este antivirus. Pero uno de los más utilizados por los usuarios era la modificación de una sencilla entrada del registro. Dentro de regedit, en la ruta HKEY_LOCAL_MACHINE>SOFTWARE>Policies>Microsoft>Windows Defender podíamos encontrar un valor «DisableAntiSpyware» que podíamos modificar de «0» (por defecto) a «1» de manera, que este antivirus quedara desactivado.

Pero a Microsoft no le gusta que los usuarios puedan toquetear sus programas. Por lo tanto, con la llegada de la versión 4.18.2007.8 de Defender, este truco pasó a la historia. Sin embargo, aunque este truco ya no funciona, aún es posible desactivar este antivirus usando programas de terceros para este fin.

Defender Control, desactivar Windows Defender con un clic

Defender Control - Windows Defender apagado

Este es uno de los programas más sencillos que podemos encontrar para activar, o desactivar, el antivirus de Windows 10. Defender Control es un software totalmente gratuito formato básicamente por una interfaz y dos botones: uno de ellos para apagar el antivirus, y otro para activarlo en caso de haberlo desactivado previamente.

El programa aparecerá con la interfaz de color verde cuando el antivirus esté activado, y en rojo cuando esté desactivado. También puede desactivar sin problemas la última versión de este software de seguridad. Incluso puede saltarse la protección contra alteraciones si damos permisos de TrustedInstaller al programa. De esta manera no tendremos por qué poner en peligro nuestro PC deshabilitando ninguna otra opción de seguridad.

Podemos descargar gratis este programa desde aquí.

A través del programa NoDefender

Otra de las opciones disponibles en este caso es utilizar el programa NoDefender que podréis descargar desde este enlace. Como os podréis imaginar, la herramienta nos va a permitir desactivar Windows Defender todo ello a través de un sencillo asistente paso que nos guiará. De ese modo logramos lo que buscamos de un modo extremadamente sencillo.

Lo primero que hacemos es descargar la aplicación y la ejecutamos en el sistema para poder acceder a su interfaz de usuario. Tras ello, en la misma lo que hacemos es pulsar sobre el botón Open Windows Defender Settings para poder ver la configuración del programa. Aquí ya no tendemos más que desactivar las 3 opciones que aparecen para pausar» la protección de Windows Defender.

Nodefender

En el siguiente paso del asistente pulsamos sobre el botón Disable Windows Defender con el fin de desactivar completamente el antivirus en Windows 10 y lograr el objetivo que aquí estamos buscando. De este modo la herramienta de seguridad del propio Windows 10 se desactivará de aquí en adelante y además no se volverá a activar de forma automática como sucede cuando lo hacemos a mano.

ConfigureDefender, apagar el antivirus de Windows y mucho más

ConfigureDefender - Opciones 1

Este es otro de los programas que podemos encontrar por la red que nos van a permitir desactivar el antivirus de Windows 10 fácilmente. Pero las opciones de ConfigureDefender van mucho más allá. Este programa nos va a permitir configurar absolutamente cada una de las opciones que nos ofrece este antivirus, incluso las que están ocultas. Por lo tanto, es una herramienta que no puede faltar tanto a los usuarios de Windows Defender como a aquellos que, directamente, no quieren usarlo.

Podemos descargar este programa desde su repositorio oficial en GitHub.

¡Sé el primero en comentar!