¿Opacidad, relleno, densidad? Cuándo se usa cada uno en Photoshop

A la hora de trabajar con un programa de edición de fotos, Photoshop es sin duda el más usado a nivel mundial. Esta herramienta pertenece a la suite Creative Cloud de Adobe y se caracteriza por el amplio número de herramientas que incorpora, pudiendo incluso aumentar sus funciones mediante el uso de complementos. Uno de sus aspectos más importantes es la posibilidad de trabajar con capas y pinceles. De cara controlar su visibilidad podemos hacer uso de la opacidad, relleno y densidad. Como cada realizar su labor de una forma, vamos a ver cuáles son sus diferencias.

Photoshop nos permite trabajar con número casi ilimitado de capas, que nos van a servir para poder colocar encima de una imagen o un lienzo una hoja transparente sobre la cual podremos dibujar. De esta forma podemos añadir más contenido dentro de una misma foto. Para trabajar sobre ellas, disponemos de las herramientas de pincel, principalmente usadas para dibujar y pintar. Desde ella, podemos agregar, cambiar o eliminar cualquier cosa. Dentro de ellas encontramos la opacidad y relleno, dos de sus características más importantes.

Tanto la opacidad como el relleno se muestran dentro de la herramienta de pincel en porcentaje numérico. Este se puede cambiar, tanto para aumentar como para disminuir desde un control deslizante, para que podamos realizar las modificaciones necesarias según nuestras necesidades. Estas opciones las encontramos en la esquina superior derecha de la ventana de «Capas», la cual debe ubicarse en la parte inferior derecha de la pantalla.

Opacidad, gradúa la visibilidad de la capa o color

A la hora de trabajar con Photoshop, si pretendemos hacer uso de la función de opacidad debemos saber que esta la vamos a podemos encontrar tanto en la capa como en el pincel.

En la capa

En este caso, se encarga de determinar el grado en que oculta o muestra una capa que se encuentra debajo. La opacidad la encontramos a modo de control deslizante que encontramos en el Panel de capas. De esta forma, podemos comprobar que, si aplicamos un porcentaje del 1%, esta se va a mostrar casi transparente. Mientras, que, en el caso contrario si le otorgamos un porcentaje del 100% comprobaremos como esta se vuelve completamente opaca. Todos los valores que encontramos entre ambos puntos son la escala móvil que podemos graduar hasta encontrar la tonalidad perfecta.

Opacidad en Photoshop

Si las opciones de opacidad se encuentren atenuadas y no podamos seleccionarla, es posible que primero debamos de desbloquear la capa seleccionada. Podemos comprobar que habrá un icono con forma de candado con el nombre de la capa, por lo que debemos hacer doble clic sobre ella para desbloquearla.

Photoshop capa bloqueada

En el pincel

Para el caso de la herramienta de pincel, se va a encargar de controlar la intensidad del color que hayamos elegido. Si la cambiamos para que sea del 0%, el pincel no va a dejar ninguna marca por lo que la capa será totalmente visible. En el caso de que le otorguemos el 100%, provocará el efecto contrario, y la capa base no quedará visible, ya que obtendrá un tono opaco, por lo que es impenetrable por la luz. Se llama opacidad por la presión controlada que realicemos sobre la herramienta de pincel. A partir del 50% no permitirá que la densidad del color aumente, independientemente del color que usemos.

Relleno, controla la transparencia de un objeto

Esta herramienta nos permite llenar un objeto, área seleccionad con color, consiguiendo volver transparente cualquiera de los objetos que hay en la capa sin afectar a los efectos realizados en ella. Debemos de tener en cuenta que el relleno solo afecta a los píxeles, formas o texto de una capa, pero no afecta a la opacidad de esta. Podemos aplicar efectos desde su panel como un trazo, sombra, bisel, relieve o brillo exterior, pero estos no se verán alterados cuando modificamos su porcentaje.

Relleno en Photoshop

Si queremos que los efectos tengan transparencia debemos cambiarlos desde la ventana de «Estilo de capa». Aquí encontramos su apartado y de manera predeterminada se encuentra al 100%. Podemos cambiarlo introduciendo el valor deseado de manera numérica o bien pulsando en la flecha hacia abajo, aparece una barra deslizante desde donde graduar su intensidad.

Relleno del 50% en una capa con Photoshop

Como hemos comentado, solo hará transparente sobre el propio relleno de la capa y no cambiará ningún efecto que se haya agregado a esa capa. Al quitar relleno conseguimos que esta se haga más transparente sin cambiar los efectos de que hayamos agregado. Un uso común para aplicar este efecto es la fotografía y los gráficos con marcas de agua. Para ello, sería necesario aplicar un efecto de bisel y relieve de texto para luego reducirlo de la capa al 0%

¿Y la densidad de una máscara?

Una máscara se encarga de controlar de forma selectiva la visibilidad de las diferentes áreas de cada capa, haciendo que las áreas negras sean más translúcidas. Cada máscara solo afecta a la capa a la que está unidad. Las áreas de la máscara que son negra ocultan el área respectiva en la capa original, mientras que las máscaras blancas revelan esas áreas de la capa original. Mientras que el gris mostrará u ocultará áreas parcialmente según el tono que usemos. Cuanto más oscura sea la sombra, más se desvanecerá la capa. La densidad de la máscara se encarga básicamente de solo para la opacidad. Al mantener seleccionada una capa, podemos acceder al control deslizante desde el propio panel de «Propiedades». Para ello haremos doble clic sobre el lienzo de nuestra máscara. Una vez en las Propiedades, podremos modificar la densidad y desvanecimiento de ésta. También encontraremos la opción de «Definir borde» y «Rango de color», que nos servirán para ajustar y adaptar la máscara según nuestras necesidades.

Trabajar con la densidad de la máscara de capas en Photoshop

Desde aquí podemos controlar esta densidad según el porcentaje. Por ejemplo, al 100% cualquier negro de la máscara sería completamente opaco, mientras que en el caso del blanco sería transparente. Al 0%, el negro sería completamente visible, mientras que el blanco sería más opaco. En función de ello, podemos ir jugando con el porcentaje, pues a medida que lo reducimos comprobaremos como los negros de la máscara se vuelve más transparente, mientras que al 50% se establecen en un gris medio. Además, debemos de tener en cuenta que esta operación no es destructiva, por lo que en cualquier momento podemos restaurar la opacidad de la máscara sin perder calidad.

¡Sé el primero en comentar!