Informa a Mozilla de extensiones dañinas y aumenta tu seguridad

Firefox es uno de los navegadores más populares, usado por millones de personas en todo el mundo. Una de sus principales características es la posibilidad de instalar extensiones o complementos para mejorar nuestra experiencia de uso. Sin embargo, en alguna ocasión nos podemos tomar con una extensión maliciosa o defectuosa, ante lo cual es importante que podamos avisar a Mozilla para que proceda a su eliminación.

Qué son las extensiones de Firefox

Las extensiones son pequeñas herramientas que podemos instalar en nuestro navegador Firefox y que se adhieren de forma automática. Nos ofrecen funciones adicionales o información sobre un sitio web. Estas extensiones, están organizadas en Firefox por categorías, como son «Utilidades», «Mensajería y redes sociales», «Información y noticias», «Apariencia y diseño», «Gestión de descargas», «Compras online y Seguridad».

De esta forma, estos complementos nos permiten añadir características adicionales para mejorar nuestra experiencia con Firefox. Por ejemplo, podemos tener complementos para comparar precios, cambiar la apariencia del navegador, comprobar el tiempo, actualizar nuestro perfil en Facebook o escuchar música, entre otras muchas funciones.

Si queremos agregar complementos basta con pulsar el botón de Menú (tres rayas horizontales en la parte superior derecha) y dentro del menú desplegable seleccionar Complementos, para que se abra el Administrador de complementos. Desde aquí, seleccionamos el panel que corresponda según el tipo de complementos que queremos ver o administrar, como pueden ser los «Plugins», «Extensiones» o «Temas».

Qué peligros pueden tener las extensiones de terceros

Si bien las extensiones nos pueden ayudar a mejorar nuestra experiencia con Firefox, también podemos estar expuestos a una serie de peligros. Y es que  la instalación de extensiones de terceros en nuestro navegador puede ocasionarnos problemas ya que podemos encontrar extensiones fraudulentas y dañinas.

Y es que, aunque no suele ser algo frecuente, si nos podemos encontrar extensiones que puedan ser dañinas y que sean capaces de recopilar y vender nuestros datos de navegación. También hay extensiones que pueden incluir adware y malware y que se encargan de incluirlos en los ordenadores donde tenemos instalado el navegador.

Para ello, Mozilla se encuentra en permanente lucha contra este tipo de extensiones fraudulentas, borrándolas o limitando su instalación desde fuentes externas. A pesar de ello, también existe el peligro de que aparezcan nuevas extensiones que hagan más de lo que deberían o busquen ser instaladas haciéndose pasar por otras, para, de esta forma, poder resultar dañinas sin que lo sepamos.

Qué se entiende por abuso de extensiones

Cada extensión y tema que se publica en Firefox Add-ons está sujeto a las políticas de complementos y las condiciones de uso de Mozilla. Las mismas fueron creadas para protegernos frente a contenidos o comportamientos inadecuados en extensiones o temas creados para Firefox. En estas políticas y condiciones de uso de Firefox se expresan cuáles son los tipos de contenido y comportamiento que se consideran inapropiados son los siguientes

Contenido y comportamiento inadecuado

  • Difundir un discurso de odio o incitar a la violencia.
  • Promover actividades ilegales.
  • Incluir contenido que muestre representaciones gráficas de sexualidad o violencia.
  • Enviar comunicaciones no solicitadas.
  • Proporcionar funciones que no sean necesarias para llevar a cabo la función indicada de la extensión o complemento. Por ejemplo, si la función de una extensión es ayudar a que las fuentes sean más legibles, no debería necesitar crear una nueva pestaña que contenga un sitio web que no has elegido visitar.
  • Solicitar un pago para usar una característica de la extensión, si esa necesidad de ese pago no aparece en la descripción de la extensión.
  • Solicitar datos personales que no aparecen detallados en la política de privacidad de la extensión. Por ejemplo, si la política de privacidad establece que solo se recopila la información necesaria para enviarte actualizaciones por correo electrónico sobre la extensión, la extensión no debería pedirte tu dirección postal.
  • Usar datos personales u otros datos recopilados de una forma que no está contemplada en la política de privacidad de la extensión. Por ejemplo, enviar tu dirección de correo electrónico a un tercero que luego te envía correos electrónicos de publicidad.
  • Inyectar anuncios en páginas web sin dejar claro que fue el propio complemento el causante de esos anuncios. Esto lo podremos notar si las páginas web que no contenían anuncios antes de instalar el complemento, ahora sí los tiene.

Por el contrario, también debemos tener en cuenta algunos actos derivado del uso de las extensiones que no suponen un uso indebido. Por ejemplo, en el caso de que nos encontremos con una falta de funcionalidad en la extensión en comparación que lo dice en su descripción; un mal funcionamiento o dificultar para usa ciertas funciones de la misma, o que su uso provoque un rendimiento lento de la misma, siempre que no afecte al rendimiento general de Firefox.

Por todo ello, si tenemos un problema con una extensión o tema que esté realizando un uso indebido podemos ponernos en contacto con Mozilla. Así, podremos ponerles en conocimiento y que actúen en consecuencia.

Informar a Mozilla de una extensión o tema malicioso

Por todo lo visto hasta ahora, si creemos que nos hemos topado con una extensión o tema que se encarga de violar las políticas de complementos de Mozilla, deberemos de ponerlo en su conocimiento, siguiendo estos sencillos pasos.

Lo primero que debemos hacer es entrar en Firefox Add-ons y localizar la aplicación que incluye una actividad maliciosa y pulsamos sobre ella. Dentro del apartado de Califica tu experiencia, podremos encontrar el botón de Informar de un uso indebido de este complemento, que es el que debemos usar para ponerlo en conocimiento de Mozilla.

Mozilla Addons

Una vez pulsamos sobre él nos aparecerá una nueva ventana donde deberemos de seleccionar cuál es el problema que hemos encontrado en la extensión. A continuación, deberemos de dar todos los detalles que podamos dentro del campo Explica de qué manera este complemento viola nuestras políticas. Una vez rellenado, haremos clic en «Enviar informe de uso indebido». De esta forma el equipo de Mozilla atenderá nuestra solicitud y revisará toda la información proporcionada a cerca de la extensión.

Qué sucede una vez enviada la información

Una vez hemos procedido a enviar toda la información acerca de una extensión fraudulenta, el equipo de complementos de Mozilla se encargará de su revisión. Una vez revisada toda la información proporcionada, si se confirma el uso indebido de ese tema o extensión, procederán a su eliminación hasta que el desarrollador resuelva los problemas. Dependiendo de la severidad del uso indebido, puede que se establezca un bloqueo que impida que se cargue en Firefox.