Chrome va lento y no funciona bien en Windows, así se soluciona

Chrome va lento y no funciona bien en Windows, así se soluciona

Fran Castañeda

Chrome es el navegador web desarrollado por Google, que se ha convertido en los últimos años en todo un referente y el más usado a nivel mundial. Pese a que cuenta con una amplia competencia, los usuarios lo tienen claro. Y es que si por algo se caracteriza es por su velocidad y confiabilidad, aunque no por ello se encuentra libre de problemas. Y es que en ocasiones nos podemos encontrar de que éste funciona cuenta con un comportamiento lento que estropea nuestra experiencia de navegación.

Aunque hablamos de un navegador que se caracteriza por ser bastante sólido y estable, hay ocasiones donde nos podemos encontrar con ciertos problemas de disminución de rendimiento que provocan que vaya más lento y deteriore la carga de la página. Hay diferentes factores por los que puede ocurrir y hoy vamos a abordar posibles soluciones al respecto.

Causas por las que Chrome va lento

Si mientras estamos usando Chrome y navegando por nuestras webs preferidas notamos que todo fluye de manera más lenta y notamos cierta falta de fluidez es que algo no va bien en nuestro navegador. Por ejemplo, nos podemos encontrar con problemas comunes como que se retrase a la hora de realizar búsqueda o al cambiar entre pestañas. También cuando una web tarda más de lo habitual en cargarse o al cargar un vídeo en YouTube vemos que sigue almacenando búfer a la vez que muestra espacios en blanco.

Los motivos por los que esto puede ocurrir pueden ser varios, como, por ejemplo:

  • Demasiadas pestañas abiertas.
  • Muchas extensiones activadas.
  • Acumulación de archivos temporales.
  • Problemas con la caché.
  • Uso del modo suspensión o hibernación.

Dado que las causas pueden ser diversas puede que no haya una solución concreta para nuestro problema por lo que posiblemente sea necesario probar distintas soluciones hasta dar con aquella que lo arregle por completo.

Formas de solucionar el problema

Antes de nada, debemos tener muy presente que en estos momentos Google Chrome es uno de los programas más utilizados a nivel global. Esto es algo que se hace extensible tanto a los equipos de sobremesa como a los móviles. De ahí que los fallos y problemas que podamos tener con este software son muy comunes, aunque también en muchas ocasiones tienen una fácil solución. De ello ya se encarga su desarrollador para intentar optimizar al máximo el funcionamiento es un navegador.

A continuación, vamos a ver diferentes acciones que podemos llevar a cabo para terminar con el problema de lentitud del navegador de Google.

Cierra las pestañas que ya no utilizas

Google Chrome siempre se ha caracterizado por ser un devorador de recursos sin fin. Cuantas más pestañas abrimos, el número de recursos necesarios para mantenerlas actualizadas y disponibles para el usuario se va incrementando, especialmente entre las pestañas que incluyen actualizaciones automáticas o que transmiten algún tipo de contenido multimedia.  El motivo por el que Google sigue sin modificar el funcionamiento de su navegador, suspendiendo la actividad de las pestañas que no utilizamos lo desconocemos, pero al final, el perjudicado siempre es el mismo el usuario.

A no ser que nos merezca la pena mantener una pestaña abierta para consultar cualquier tipo de información, es recomendable cerrarla de nuestro equipo. Si queremos tenerla a mano, podemos añadirla a la barra de marcadores para poder abrirla rápidamente cuando nos haga falta. De esta forma, los recursos del equipo se destinarán a mejorar en rendimiento de Google Chrome y no a mantener pestañas abiertas en segundo plano, pestañas que, probablemente no vamos a consultar.

Cierra las aplicaciones que no necesitas

Además de cerrar las pestañas en segundo plano, también debemos tener la precaución de cerrar todas y cada una de las aplicaciones que tenemos abiertas en segundo plano pero que no tenemos pensado utilizar. De esta forma, vamos a liberar una gran cantidad de memoria que el equipo puede dedicar a que Chrome funcione de forma fluida. Como podemos ver, tanto si se trata de pestañas abiertas o de aplicaciones en segundo plano, la solución siempre para mejorar la velocidad del navegador de Google pasa por eliminar proceso que no utilizamos para que la aplicación principal pueda echar mano de toda la memoria del equipo si fuera necesario.

Reproduce vídeos a menor calidad

En multitud de ocasiones utilizamos el navegador que nos propone el gigante de las búsquedas Google para reproducir vídeos streaming. Esto es algo que tendremos a realizar a través de las muchas plataformas online de las que podemos echar mano en estos momentos. Desde Netflix, pasando por YouTube o cualquier otra plataforma de este tipo, podemos tener abiertas varias pestañas con vídeos diferentes bien en pausa o reproduciéndose en ese instante.

Evidentemente este es uno de los contenidos que más gasta en lo que se refiere al ancho de banda disponible que tengamos. No hace falta decir que todo ello puede afectar negativamente al funcionamiento del programa y a la carga de páginas si abrimos otras ventanas o pestañas para visualizar nuevas webs. Es fácil imaginar que siempre podremos cerrar esas pestañas de vídeos para así ahorrar recursos y ancho de banda. Pero esta no siempre es una solución válida.

Por tanto podemos buscar una solución alternativa sin tener que cerrar contenidos de este tipo. Hay que tener en consideración que la mayoría de las plataformas streaming de vídeo nos permiten personalizar la resolución de reproducción a utilizar de forma predeterminada. Esto reduce de manera importante el consumo de recursos y de conexión para que así podamos trabajar con más fluidez en el navegador. Por tanto un cambio que os recomendamos hacer es reducir dicha calidad o resolución de los vídeos que estén en reproducción en ese instante para así mejorar el funcionamiento del resto de pestañas que no contienen vídeos.

Además esto es algo que se hace especialmente patente en aquellos equipos antiguos o si disponemos de una conexión con un ancho de banda limitado. También podemos llevar a cabo este movimiento de manera paralela con otro de los consejos que os hemos dado en estas mismas líneas.

Reiniciar el sistema

Es probable que cuando no usemos el PC durante un tiempo prolongado tengamos configurado el sistema para que este pase a ejecutarse en modo suspensión o hibernación para de esta forma reducir el uso de energía. Esta medida tan habitual puede suponer también la causa de la lentitud a la hora de volver a utilizar Chrome, una vez volvemos a usar el ordenador con normalidad.

Suspender, Apagar y Reiniciar Windows

Esto es algo que podemos solucionar con un simple reinicio del equipo, por lo que es lo primero que debemos de realizar antes de probar otro tipo de soluciones. Para ello pulsamos en el botón de «Inicio» y seleccionamos «Reiniciar». Una vez vuelva a aparecer el Escritorio, ejecutamos nuevamente Chrome y comprobamos si funciona correctamente.

Actualizar Chrome

Google lanza de forma periódica actualizaciones para Chrome para mejorar características y solucionar posibles errores o problemas Estas se instalan de manera automática salvo que tengamos desactivada esta función, para llevarlas a cabo nosotros de manera manual. Esto hace que muchos usuarios no cuenten siempre con la última versión disponible.

Actualizar Chrome última versión

Para descargarla pulsamos en el botón de tres puntos y posteriormente en «Ayuda» e «Información de Google Chrome». Esto nos llevará a una nueva página donde se procederá a descargar la última actualización disponible en caso de que no la tengamos. Una vez finalizada, reiniciamos el navegador.

Aplazar las actualizaciones pendientes de software

Es posible que el problema con el que nos encontramos se encuentre debido a que hayamos dejado en segundo plano diferentes actualizaciones de software ya sea de aplicaciones o propias del sistema operativo, lo cual puede llegar a consumir todo el ancho de banda, provocando con ello que Chrome cargue las páginas web con demasiada lentitud.

Las propias actualizaciones del sistema operativo pueden suponer la descarga de unos cuantos GB, lo cual puede provocar que consuma el ancho de banda de nuestra red. Además, hay actualizaciones de programas de software voluminosos que también pueden hacer que el navegador de Google se ralentice más de lo deseado.

En este sentido, podemos detener la descargar de las actualizaciones de Windows y dejarlas para más tarde, cerrar las aplicaciones que se están actualizando o bien esperar a que finalicen todas las actualizaciones, se instalen y volver a probar si el motivo que afectaba al bajo rendimiento de Chrome estaba relacionado con este motivo. Si no es así y Chrome sigue funcionando más lento de lo normal, tendremos que seguir probando las opciones que os mostramos a continuación.

Actualizar controladores de red

En el caso de que el controlador de red de nuestro ordenador se encuentre obsoleto o desactualizado también puede ser motivo que termine provocando un exceso de lentitud en Crome, por lo que mantenerlos actualizados puede ser una buena forma de intentar solucionar el problema.

Actualizar adaptadores de red

Para ello debemos de acceder al Administrador de dispositivos pulsando el atajo de teclado Windows + X. Posteriormente desplegamos el apartado de Adaptadores de red, hacemos clic con el botón derecho en nuestro controlador de internet y seleccionamos la opción de Actualizar automáticamente. De esta forma, Windows intentará buscar los controladores más recientes e instalarlos.

No uses la conexión Wi-Fi

Dependiendo del lugar donde nos encontremos, ya que podemos utilizar el navegador de Google en casa, en la oficina o en cualquier lugar público, normalmente echamos mano de la conexión más cómoda. Esto quiere decir que si andamos por ejemplo con un ordenador portátil, lo habitual es llegar a cualquier lugar y conectarlo vía Wi-Fi. Sin embargo hay que tener en consideración que en multitud de ocasiones esta no va a ser la mejor decisión.

De hecho quedará constancia de todo ello si notamos una bajada de rendimiento en el navegador Chrome con respecto a lo que estamos acostumbrados. Y es que las conectividades inalámbricas en la mayoría de las ocasiones son bastante más deficientes que otras. Básicamente con esto lo que os queremos decir es que esa bajada de rendimiento del navegador quizá no tenga nada que ver con el programa en sí.

Con el fin de solucionar estos problemas de rendimiento al navegar por Internet de los que os hablamos en estas líneas, siempre que tengamos la oportunidad deberíamos descartar la conectividad inalámbrica. Es decir, en el caso de que tengamos acceso al router que nos ofrece la conexión, es preferible en la mayoría de las ocasiones echar mano de un cable ethernet para conectar a nuestro equipo, ya sea portátil o PC de sobremesa. Así veremos un importante incremento de velocidad cuando la carga de páginas web como en la descarga de todo tipo de archivos online.

Todo ello unido a los consejos que os hemos dado en estas mismas líneas, ahora que nuestra experiencia navegar sea mucho más productiva. Asimismo, en el supuesto de que no tengamos la oportunidad de utilizar un cable ethernet para estas tareas, como solución intermedia deberíamos intentar acercarnos lo máximo posible a la fuente de la conexión, es decir, al router como tal. Esto nos ofrecerá una conexión Wi-Fi más rápida, aunque sin llegar a la conectividad con cable.

Inicia Chrome en modo seguro

Windows nos permite iniciar el sistema operativo cargando los datos básicos y necesarios para que funcione el equipo, utilizando únicamente los drivers del sistema operativo y sin recurrir al software de terceros que podamos tener instalado en el equipo. Al igual que Windows, Chrome también nos permite iniciar el navegador sin cargar ninguna de las diferentes extensiones que tengamos instaladas, de esta forma, vamos a poder confirmar rápidamente si el problema de lentitud que presenta el navegador se debe a una extensión o si debemos seguir buscando. Para iniciar el Chrome en modo seguro, debemos editar el acceso directo que utilizamos para ejecutarlo para añadir -disable-extensions al final, justo después de las comillas, tal y como podemos ver en la siguiente imagen.

Disable extensions

Desactivar las extensiones

En el caso de que tengamos muchas extensiones instaladas y ejecutándose cada vez que usamos Chrome, puede terminar afectando a la velocidad de navegación. Por ello podemos probar a desactivarlas y comprobar si así mejora el rendimiento. Para realizar esta labor pulsamos en el botón de tres puntos de la parte superior derecha. Posteriormente vamos a «Configuración» y hacemos clic en «Extensiones».

Quitar extensiones de Google Chrome

Una vez en el menú pulsamos en el interruptor de cada una de ellas para que se vuelve gris, de esta forma quedan inhabilitadas. Para eliminarlos por completo pulsamos en el botón de Quitar. Si vemos que el rendimiento mejora, podemos ir probando a volverlas a instalar o habilitar, hasta encontrar aquella que ocasiona el problema.

Usa el Administrador de tareas de Chrome

A medida que usamos el navegador, es probable que vayamos abriendo nuevas pestañas y se vayan ejecutando más procesos que provoquen un mayor consumo de CPU en segundo plano, provocando una menor fluidez a la hora de navegar. Podemos verificar todo ello desde su propio Administrador de tareas. Para acceder a él basta con pulsar las teclas «Shift + Esc» mientras tenemos el navegador abierto.

Administrador de tareas de Chrome

Esto hará que se nos abra una nueva ventana flotante donde podemos ver el uso de memoria y CPU necesarios para sus distintos procesos. Si comprobamos que una de esas tareas hace un uso elevado del procesador, podemos probar a solucionarlo pulsando en el botón Finalizar proceso de la parte inferior derecha.

Desactiva la aceleración por hardware

El navegador de Google es compatible con la función de aceleración por hardware la cual permite que nuestro ordenador pueda realizar ciertas tareas que por lo general se realiza con la CPU pasen a realizarse por la GPU. Esto es algo que sirve para mejorar el rendimiento si bien en ocasiones también puede ocasionar problemas, por ello podemos probar a desactivarlo.

Chrome desactivar aceleración por hardware

Para ello pulsamos en el icono de los tres puntos de la parte superior del navegador y hacemos clic en el apartado de «Configuración». Esto nos abrirá una nueva ventana donde pulsaremos en «Avanzada», en la parte izquierda y posteriormente en «Sistema». Ahora en el panel de la derecha pinchamos sobre «Utilizar aceleración por hardware» cuando esté disponible para que el botón se quede en gris. Reiniciamos Chrome y comprobamos si ahora mejora la velocidad.

Limpiar la caché

Algo que sucede de forma habitual con cualquier navegador, es que se encargue de recopilar datos de la caché y cookies para de esta manera acelerar la carga de páginas. Si usamos mucho Chrome es posible que terminemos usando grandes cantidades de caché, pudiendo provocar que sea el motivo principal por el que se vuelve lento. Para evitarlo podemos probar a limpiar la cache.

Borrar caché de Google Chrome

Esto es algo que podemos hacer pulsando en el icono de los tres puntos de la parte superior derecha, seleccionado «Más herramientas» y posteriormente haciendo clic en «Borrar datos de navegación». En la nueva ventana que aparece tenemos que marcar el historial de navegación, las cookies, la caché y pulsar en el botón de «Borrar datos».

Desactivar carga previa de páginas

De forma predeterminada Chrome se encarga de precargar de forma automática aquellas páginas que cree que podemos visitar, utilizando las cookies para de esta forma poder predecirlo. Deshabilitando esta función ayudarnos a que la velocidad de uso vuelva a ser la habitual.

Cargar páginas previamente para que la navegación y las búsquedas sean más rápidas

Esto es algo que haremos accediendo al menú de «Configuración», pulsando previamente en el icono con forma de tres puntos. Posteriormente pulsamos en el apartado de «Privacidad y seguridad» que encontramos en el panel de la izquierda. A continuación, en la sección de «Cookies y otros datos del sitio», desactivamos la opción de «Cargar páginas previamente para que la navegación y las búsquedas sean más rápidas». Reiniciamos el navegador y comprobamos si surte el efecto deseado.

Hacer una prueba de internet en otro navegador

Hasta ahora nos hemos centrado en los posibles fallos que puedan derivarse del propio navegador de Google. Pero su lentitud de funcionamiento puede darse también por algunos motivos externos y ajenos al propio programa. Ya hemos visto que la tarjeta de red que tengamos en el equipo tiene mucho que ver en todo ello. Pero también puede influir de manera directa el ancho de banda o la conexión que nos esté proporcionando nuestro proveedor en ese instante.

Con estos queremos decir que cabe la posibilidad de que la lentitud o bajo rendimiento de Chrome venga dado por agentes externos a nuestro equipo. En internet podemos encontrar multitud de páginas web que hacen un test de velocidad de nuestra conexión en tiempo real. Por tanto, llegados a este punto y si tenemos problemas en el programa de Google, deberíamos, en primer lugar, ejecutar uno de esos test online. A continuación, lo más recomendable es echar mano y otro navegador similar como Microsoft Edge, Opera o Firefox, y ejecutar ese mismo test de rendimiento.

En el caso de que observemos que los resultados obtenidos se encuentran muy por debajo, en ambos casos, del ancho de banda contratado, llegamos a la conclusión de que el problema no es nuestro. Aquí lo mejor que podemos hacer es ponernos en contacto con nuestro proveedor de internet para que nos dé alguna solución o nos explique el problema.

Restaurar el navegador

Si a pesar de todo seguimos teniendo problemas de rendimiento, podemos optar por restablecer la configuración del navegador para que vuelva a su configuración original, esto ayudaría a solucionar estos percances con su rendimiento. Podemos acceder al apartado de configuración abriendo la página Chrome://setting. Posteriormente, nos desplazamos hacia la parte inferior y en la columna de la derecha pulsamos en «Configuración avanzada». Por último, solo queda clic en la opción de «Restaurar los valores predeterminados originales de la configuración». Después de esto navegador volverá a su estado original lo cual debe acabar por solucionar el problema.

Restaurar Chrome

Al restaurar el navegador, no vamos a perder ni las contraseñas ni los marcadores, ya que estos se encuentran almacenados en nuestra cuenta de Google y se restauran automáticamente cada vez que iniciamos sesión.

Comprueba la velocidad de internet

Si después de realizar los ajustes que os hemos indicado, Chrome sigue funcionamiento más lento de lo normal, tarda mucho en cargar cualquier página que visitemos, deberíamos comprobar si el problema no está en nuestro equipo o en el navegador en sí. Cabe la posibilidad de que el problema se encuentre en la velocidad de nuestra conexión a internet. Para comprobar si el problema se encuentra fuera de nuestro equipo, podemos debemos medir la velocidad de descarga, un proceso que podemos hacer a través de la web Testdevelocidad.

Además, de comprobar la velocidad, también debemos fijarnos en la latencia (ping), el número que se muestra junto a las letras ms (milisegundos). Este número indica el tiempo que tarda el servidor de internet en responder a nuestras peticiones. Por lo general, este número no debería ser superior a 10. Pero, si no es así, lo más probable es que el problema se encuentre en nuestra conexión. Antes de llamar a nuestro proveedor, lo primero que debemos probar y que es lo mismo que nos van a decir, es a reiniciar el router. Si tras reiniciar el router, la latencia sigue siendo la misma, es hora de ponernos en contacto con nuestro proveedor a internet para que busque una solución o nos ayude a encontrarla.

Elimina software del inicio del sistema

Algunos de los programas que instalamos en Windows de manera convencional, por sí mismos se configuran hola para ponerse en funcionamiento al mismo tiempo que encendemos el ordenador. Esto puede llegar a consumir una buena cantidad de recursos del equipo y afectar de forma negativa a programas que utilizamos realmente como es el navegador del que os hablamos.

Llegados a este punto lo mejor que podemos hacer es abrir el Administrador de tareas del propio sistema de Microsoft situarnos en la pestaña llamada Inicio. Aquí ya podremos deshabilitar todos los procesos y aplicaciones que se inician de forma automática al arrancar el ordenador y que no necesitamos en primera instancia. Veremos que se han añadido más programas de los que podríamos pensar en un principio, lo que resta muchos recursos a nuestro PC.

Prueba con un navegador más ligero

Lo cierto es que este tipo de programas en concreto que nos permiten movernos por Internet cada vez son más completos y complejos. Básicamente esto quiere decir que con el paso del tiempo cada vez nos ofrecen una mayor cantidad de funciones y herramientas, lo que muchas veces afecta negativamente a su rendimiento. Como no podía ser de otro modo esto es algo que se hace especialmente evidente si disponemos de un equipo antiguo o un tanto limitado en cuanto a su hardware.

Con todo esto lo que os queremos decir es que, si no conseguimos mejorar el rendimiento de este navegador de Google con alguno de los cambios mencionados antes, quizá debamos plantearnos el cambio de programa. Este sector del software está repleto de soluciones muy interesantes, y algunas de ellas caracterizadas principalmente por ser navegadores ligeros. Así podremos disfrutar de internet al tiempo que el programa como tal no consume toda la CPU hoy memoria RAM de nuestro ordenador. Buenos ejemplos de todo ello lo encontramos por ejemplo en la propuesta llamada Maxthon o en el navegador web Brave.

¡Sé el primero en comentar!
Logo softzone.es
Navega gratis con cookies…

Navegar por testdevelocidad.es con publicidad personalizada, seguimiento y cookies de forma gratuita. i

Para ello, nosotros y nuestros socios i necesitamos tu consentimiento i para el tratamiento de datos personales i para los siguientes fines:

Las cookies, los identificadores de dispositivos o los identificadores online de similares características (p. ej., los identificadores basados en inicio de sesión, los identificadores asignados aleatoriamente, los identificadores basados en la red), junto con otra información (p. ej., la información y el tipo del navegador, el idioma, el tamaño de la pantalla, las tecnologías compatibles, etc.), pueden almacenarse o leerse en tu dispositivo a fin de reconocerlo siempre que se conecte a una aplicación o a una página web para una o varias de los finalidades que se recogen en el presente texto.

La mayoría de las finalidades que se explican en este texto dependen del almacenamiento o del acceso a la información de tu dispositivo cuando utilizas una aplicación o visitas una página web. Por ejemplo, es posible que un proveedor o un editor/medio de comunicación necesiten almacenar una cookie en tu dispositivo la primera vez que visite una página web a fin de poder reconocer tu dispositivo las próximas veces que vuelva a visitarla (accediendo a esta cookie cada vez que lo haga).

La publicidad y el contenido pueden personalizarse basándose en tu perfil. Tu actividad en este servicio puede utilizarse para crear o mejorar un perfil sobre tu persona para recibir publicidad o contenido personalizados. El rendimiento de la publicidad y del contenido puede medirse. Los informes pueden generarse en función de tu actividad y la de otros usuarios. Tu actividad en este servicio puede ayudar a desarrollar y mejorar productos y servicios.

La publicidad que se presenta en este servicio puede basarse en datos limitados, tales como la página web o la aplicación que esté utilizando, tu ubicación no precisa, el tipo de dispositivo o el contenido con el que está interactuando (o con el que ha interactuado) (por ejemplo, para limitar el número de veces que se presenta un anuncio concreto).

  • Un fabricante de automóviles quiere promocionar sus vehículos eléctricos a los usuarios respetuosos con el medioambiente que viven en la ciudad fuera del horario laboral. La publicidad se presenta en una página con contenido relacionado (como un artículo sobre medidas contra el cambio climático) después de las 18:30 h a los usuarios cuya ubicación no precisa sugiera que se encuentran en una zona urbana.
  • Un importante fabricante de acuarelas quiere realizar una campaña publicitaria en Internet para dar a conocer su última gama de acuarelas con la finalidad de llegar tanto a artistas aficionados como a profesionales y, a su vez, se evite mostrar el anuncio junto a otro contenido no relacionado (por ejemplo, artículos sobre cómo pintar una casa). Se detectará y limitará el número de veces que se ha presentado el anuncio a fin de no mostrarlo demasiadas veces.

La información sobre tu actividad en este servicio (por ejemplo, los formularios que rellenes, el contenido que estás consumiendo) puede almacenarse y combinarse con otra información que se tenga sobre tu persona o sobre usuarios similares(por ejemplo, información sobre tu actividad previa en este servicio y en otras páginas web o aplicaciones). Posteriormente, esto se utilizará para crear o mejorar un perfil sobre tu persona (que podría incluir posibles intereses y aspectos personales). Tu perfil puede utilizarse (también en un momento posterior) para mostrarte publicidad que pueda parecerte más relevante en función de tus posibles intereses, ya sea por parte nuestra o de terceros.

  • En una plataforma de redes sociales has leído varios artículos sobre cómo construir una casa en un árbol Esta información podría añadirse a un perfil determinado para indicar tuinterés en el contenido relacionado con la naturaleza, así como en los tutoriales de bricolaje (con el objetivo de permitir la personalización del contenido, de modo que en el futuro, por ejemplo, se te muestren más publicaciones de blogs y artículos sobre casas en árboles y cabañas de madera).
  • Has visualizado tres vídeos sobre la exploración espacial en diferentes aplicaciones de televisión. Una plataforma de noticias sin relación con las anteriores y con la que no has tenido contacto en el pasado crea un perfil basado en esa conducta de visualización marcando la exploración del espacio como un tema de tu posible interés para para otros vídeos.

El contenido que se te presenta en este servicio puede basarse en un perfilde personalización de contenido que se haya realizado previamente sobre tu persona, lo que puede reflejar tu actividad en este u otros servicios (por ejemplo, los formularios con los que interactúas o el contenido que visualizas), tus posibles intereses y aspectos personales. Un ejemplo de lo anterior sería la adaptación del orden en el que se te presenta el contenido, para que así te resulte más sencillo encontrar el contenido (no publicitario) que coincida con tus intereses.

  • Has leído unos artículos sobre comida vegetariana en una plataforma de redes sociales. Posteriormente has usado una aplicación de cocina de una empresa sin relación con la anterior plataforma. El perfil que se ha creado sobre tu persona en la plataforma de redes sociales se utilizará para mostrarte recetas vegetarianas en la pantalla de bienvenida de la aplicación de cocina.
  • Has visualizado tres vídeos sobre remo en páginas web diferentes. Una plataforma de video, no relacionada con la página web en la que has visualizado los vídeos sobre remo, pero basandose en el perfil creado cuando visistaste dicha web, podrá recomendarte otros 5 vídeos sobre remo cuando utilices la plataforma de video a través de tu televisor .

La información sobre qué publicidad se te presenta y sobre la forma en que interactúas con ella puede utilizarse para determinar lo bien que ha funcionado un anuncio en tu caso o en el de otros usuarios y si se han alcanzado los objetivos publicitarios. Por ejemplo, si has visualizado un anuncio, si has hecho clic sobre el mismo, si eso te ha llevado posteriormente a comprar un producto o a visitar una página web, etc. Esto resulta muy útil para comprender la relevancia de las campañas publicitarias./p>

  • Has hecho clic en un anuncio en una página web/medio de comunicación sobre descuentos realizados por una tienda online con motivo del “Black Friday” online y posteriormente has comprado un producto. Ese clic que has hecho estará vinculado a esa compra. Tu interacción y la de otros usuarios se medirán para saber el número de clics en el anuncio que han terminado en compra.
  • Usted es una de las pocas personas que ha hecho clic en un anuncio que promociona un descuento por el “Día de la madre”de una tienda de regalos en Internet dentro de la aplicación de una web/medio de comunicación. El medio de comunicación quiere contar con informes para comprender con qué frecuencia usted y otros usuarios han visualizado o han hecho clic en un anuncio determinado dentro de la aplicación y, en particular, en el anuncio del “Día de la madre” para así ayudar al medio de comunicación y a sus socios (por ejemplo, las agencias de publicidad) a optimizar la ubicación de los anuncios.

La información sobre qué contenido se te presenta y sobre la forma en que interactúas con él puede utilizarse para determinar, por ejemplo, si el contenido (no publicitario) ha llegado a su público previsto y ha coincidido con sus intereses. Por ejemplo, si hasleído un artículo, si has visualizado un vídeo, si has escuchado un “pódcast” o si has consultado la descripción de un producto, cuánto tiempo has pasado en esos servicios y en las páginas web que has visitado, etc. Esto resulta muy útil para comprender la relevancia del contenido (no publicitario) que se te muestra.

  • Has leído una publicación en un blog sobre senderismo desde la aplicación móvil de un editor/medio de comunicación y has seguido un enlace a una publicación recomendada y relacionada con esa publicación. Tus interacciones se registrarán para indicar que la publicación inicial sobre senderismo te ha resultado útil y que la misma ha tenido éxito a la hora de ganarse tu interés en la publicación relacionada. Esto se medirá para saber si deben publicarse más contenidos sobre senderismo en el futuro y para saber dónde emplazarlos en la pantalla de inicio de la aplicación móvil.
  • Se te ha presentado un vídeo sobre tendencias de moda, pero tu y otros usuarios habéis dejado de visualizarlo transcurridos unos 30 segundos. Esta información se utilizará para valorar la duración óptima de los futuros vídeos sobre tendencias de moda.

Se pueden generar informes basados en la combinación de conjuntos de datos (como perfiles de usuario, estadísticas, estudios de mercado, datos analíticos) respecto a tus interacciones y las de otros usuarios con el contenido publicitario (o no publicitario) para identificar las características comunes (por ejemplo, para determinar qué público objetivo es más receptivo a una campaña publicitaria o a ciertos contenidos).

  • El propietario de una librería que opera en Internet quiere contar con informes comerciales que muestren la proporción de visitantes que han visitado su página y se han ido sin comprar nada o que han consultado y comprado la última autobiografía publicada, así como la edad media y la distribución de género para cada uno de los dos grupos de visitantes. Posteriormente, los datos relacionados con la navegación que realizas en su página y sobre tus características personales se utilizan y combinan con otros datos para crear estas estadísticas.
  • Un anunciante quiere tener una mayor comprensión del tipo de público que interactúa con sus anuncios. Por ello, acude a un instituto de investigación con el fin de comparar las características de los usuarios que han interactuado con el anuncio con los atributos típicos de usuarios de plataformas similares en diferentes dispositivos. Esta comparación revela al anunciante que su público publicitario está accediendo principalmente a los anuncios a través de dispositivos móviles y que es probable que su rango de edad se encuentre entre los 45 y los 60 años.

La información sobre tu actividad en este servicio, como tu interacción con los anuncios o con el contenido, puede resultar muy útil para mejorar productos y servicios, así como para crear otros nuevos en base a las interacciones de los usuarios, el tipo de audiencia, etc. Esta finalidad específica no incluye el desarrollo ni la mejora de los perfiles de usuario y de identificadores.

  • Una plataforma tecnológica que opera con un proveedor de redes sociales observa un crecimiento en los usuarios de aplicaciones móviles y se da cuenta de que, en funciónde sus perfiles, muchos de ellos se conectan a través de conexiones móviles. La plataforma utiliza una tecnología nueva para mostrar anuncios con un formato óptimo para los dispositivos móviles y con un ancho de banda bajo a fin de mejorar su rendimiento.
  • Un anunciante está buscando una forma de mostrar anuncios en un nuevo tipo de dispositivo. El anunciante recopila información sobre la forma en que los usuarios interactúan con este nuevo tipo de dispositivo con el fin de determinar si puede crear un nuevo mecanismo para mostrar la publicidad en ese tipo de dispositivo.

El contenido que se presenta en este servicio puede basarse en datos limitados, como por ejemplo la página web o la aplicación que esté utilizando, tu ubicación no precisa, el tipo de dispositivo o el contenido con el que estás interactuando (o con el que has interactuado) (por ejemplo, para limitar el número de veces que se te presenta un vídeo o un artículo en concreto).

  • Una revista de viajes, para mejorar las experiencias de viaje en el extranjero, ha publicado en su página web un artículo sobre nuevos cursos que ofrece una escuela de idiomas por Internet. Las publicaciones del blog de la escuela se insertan directamente en la parte inferior de la página y se seleccionan en función de la ubicación no precisa del usuario (por ejemplo, publicaciones del blog que explican el plan de estudios del curso para idiomas diferentes al del país en el que este te encuentras).
  • Una aplicación móvil de noticias deportivas ha iniciado una nueva sección de artículos sobre los últimos partidos de fútbol. Cada artículo incluye vídeos alojados por una plataforma de streaming independiente que muestra los aspectos destacados de cada partido. Si adelantas un vídeo, esta información puede utilizarse para determinar que el siguiente vídeo a reproducir sea de menor duración.

Se puede utilizar la localización geográfica precisa y la información sobre las características del dispositivo

Al contar con tu aprobación, tu ubicación exacta (dentro de un radio inferior a 500 metros) podrá utilizarse para apoyar las finalidades que se explican en este documento.

Con tu aceptación, se pueden solicitar y utilizar ciertas características específicas de tu dispositivo para distinguirlo de otros (por ejemplo, las fuentes o complementos instalados y la resolución de su pantalla) en apoyo de las finalidades que se explican en este documento.

O sin cookies desde 1,67€ al mes

Por solo 1,67€ al mes, disfruta de una navegación sin interrupciones por toda la red del Grupo ADSLZone: adslzone.net, movilzona.es, testdevelocidad.es, lamanzanamordida.net, hardzone.es, softzone.es, redeszone.net, topesdegama.com y más. Al unirte a nuestra comunidad, no solo estarás apoyando nuestro trabajo, sino que también te beneficiarás de una experiencia online sin cookies.