¿Debería permitirnos Microsoft desinstalar Windows Defender?

Ya hemos hablado en multitud de ocasiones de la necesidad de disponer de un antivirus instalado en nuestro ordenador. A partir de ahí tenemos la libertad de elegir el desarrollador de este que más nos convenza. Todo ello a pesar de que, en la propia Microsoft, en su sistema operativo, nos propone su solución de este tipo, Windows Defender.

Desde hace décadas hay muchas empresas especializadas en la seguridad software que nos ofrecen proyectos muy interesantes para proteger nuestros equipos. Estas firmas con el paso del tiempo se han ido ganando adeptos que confían en sus productos de seguridad. Como no podía ser de otro modo estos desarrolladores se encargan de mantener actualizados sus antivirus además de añadir nuevas funciones que se adapten a los tiempos que corren. Tenemos al alcance de la mano soluciones tanto gratuitas como de pago, algunas más completas que otras.

Pero como os comentamos hace unos años entró en escena el gigante del software Microsoft con una solución que pretende competir con todas las demás. Hablamos de Windows Defender, un antivirus que encontramos en el sistema operativo de la empresa. Debemos tener en cuenta que hablamos del sistema más usado de todo el mundo en equipos de sobremesa. Por tanto, esto ayuda en gran medida al extendido uso de este programa. Pero a estas alturas tenemos que admitir que ya no solo se trata de esta cuestión, sino que al mismo tiempo hablamos de una solución de seguridad muy potente y fiable.

Con todo y con ello hay muchos usuarios que siguen sin confiar en esta solución y prefieren echar mano de antivirus más veteranos.

Microsoft casi obliga a los usuarios a usar Windows Defender

De hecho, muchos de los mismos se preguntan por la razón por la que Microsoft nos intenta obligar a usar su software de este tipo en Windows. Hay que tener en cuenta que cuando instalamos el sistema operativo desde cero, de entrada, ya nos encontramos con este antivirus activado y funcionando. Cierto es que, al instalar cualquier otra propuesta de seguridad, Windows Defender se desactiva de manera automática. Pero a pesar de ello quizá una solución más efectiva sería permitir desinstalar el antivirus en su totalidad.

No cabe duda de que el gigante del software apuesta porque su solución de seguridad se extienda para la mayoría de los usuarios, algo que en gran medida está logrando. Pero de algún modo también deja elegir al resto a la hora de instalar antivirus alternativos de otros desarrolladores. Precisamente por todo ello lo más recomendable sería permitir la desinstalación del programa de seguridad como tal. Aunque en un principio lo ofreciese de manera predeterminada para hacer una instalación limpia del sistema, seguro que muchos agradecerían el poder eliminarlo por completo.

Por tanto y visto de esa manera, sería una gran decisión por parte del gigante del software permitirnos llevar a cabo esta tarea de eliminación. Así, aquellos que quisiesen mantener Windows Defender en sus equipos podrían hacerlo sin problema alguno. Al mismo tiempo los usuarios que canten por otras opciones tendrían la posibilidad de desechar este antivirus para poder instalar y utilizar el software de seguridad que deseen.

¡Sé el primero en comentar!