Cómo convertir fotos, vídeos, sonidos, ebooks o documentos desde una única interfaz en segundos

Hoy en día tratamos casi de manera continuada con una buena cantidad de tipos de ficheros, ya sea en entornos profesionales o domésticos, algo que nos permite llevar a cabo multitud de tareas variadas con un mismo dispositivo.

De este modo, por ejemplo, tenemos la posibilidad de trabajar con nuestros documentos ofimáticos, al tiempo que revisamos fotografías, reproducimos vídeos o nos movemos por Internet; todo al mismo tiempo y desde un único equipo. Pero claro, dependiendo del tipo de trabajo que vayamos a llevar a cabo, los ficheros con los que vamos a tratar en cada caso varía de manera sustancial, de ahí los diferentes formatos de los que podemos echar mano.

Así, los formatos de fichero que utilizamos a la hora de tratar con imágenes, por ejemplo, no tienen nada que ver con los que usamos al redactar documentos de texto o reproducir vídeos. Eso sí, hay que tener en cuenta que, como la mayoría ya sabréis, en cada tipo de trabajo o tratamiento, igualmente tenemos a nuestra disposición una buena cantidad de formatos, todo dependerá de saber usar el más adecuado en cada caso.

Es por ello que cada vez se están extendiendo más aquellas aplicaciones y plataformas que se encargan de facilitarnos las tareas de conversión de ficheros, como es el caso que nos ocupa en estos momentos. Y es que dependiendo del uso que en el futuro vayamos a dar a un determinado archivo, nos interesará tratarlo en un formato u otro, de ahí la importancia de este tipo de herramientas a las que os hacemos referencia.

Conversor ficheros

Convierte multitud de tipos de ficheros con esta aplicación web

En el caso de que necesitéis echar mano de un completo conversor de archivos, Online-Convert seguro que os va a ser de gran ayuda. Y es que desde una única interfaz de usuario tendréis la posibilidad de realizar conversiones entre una buena cantidad de archivos, ya sean fotos, vídeos, documentos, libros electrónicos, servicios web, audio, etc. Por tanto, para poder sacar provecho a esta potente aplicación web, lo primero que debemos tener claro es el tipo de fichero con el que vamos a tratar, de todos los soportados.

Así, si por ejemplo nos decantamos por uno de los más habituales como son las imágenes, no tendremos más que buscar la opción del conversor que se corresponde, en este caso “Conversor de imágenes”, para a continuación indicarle a la aplicación el formato de fichero de destino al que vamos a convertir el nuestro propio; tras lo cual pinchamos en “Ir”.

Conversor ficheros

Después, en la nueva pantalla que aparece, ya tendremos la posibilidad de subir los archivos con los que deseamos tratar, bien desde nuestras unidades de disco, desde Google Drive o Dropbox, e incluso indicando la URL que contenga el mismo. Además debemos tener muy en cuenta que un poco más abajo en esta misma interfaz, podremos llevar a cabo la personalización de una serie de parámetros que varían dependiendo del tipo de fichero a tratar. En el caso que nos ocupa de las fotos, podremos ajustar el tamaño de salida, recortar píxeles, incorporar efectos, u optimizar la foto una vez convertida.