Tu privacidad es importante, y deberías revisarla en las plataformas que uses en el día a día

Escrito por David Onieva
Seguridad

Gracias a lo sucedido con Facebook, la privacidad on-line ha vuelto a ser un tema candente y en el punto de mira de la mayoría. Esta es una historia se repite, aunque como ya ha sucedido otras veces, es algo que se olvidará pasado un tiempo y los usuarios igualmente olvidarán las lecciones aprendidas en estos días.

Sin embargo, en estos momentos es un aspecto que está en boca de todos y el «miedo» está presente para muchos, por lo que es un buen momento para que repasemos los lugares y plataformas de Internet donde dejamos nuestras «huellas», e intentar asegurarnos de que los rastros sean los menos posible, dentro de lo que se puede hacer en cada caso.

Antes de comenzar con este repaso de servicios y plataformas, deberíamos tener en cuenta un apartado común a la mayoría de los casos en el sector tecnológico actual, y es que cuantos menos permisos otorguemos a cualquier aplicación, plataforma o servicio, más protegidos estaremos contra ataques relacionados con la privacidad.

Decir que lo más adecuado en estos casos debería ser otorgar tan solo los permisos necesarios para funcionar a cada elemento on-line que usemos, nada más. Por ejemplo, un administrador de archivos no necesita realmente usar la cámara del dispositivo, así como un reproductor de música a menudo no necesita hacer llamadas telefónicas ni poder acceder a nuestros contactos. Por otro lado, desafortunadamente las redes sociales y aplicaciones similares como las de mensajería instantánea, muchas veces quieren usar de todo, por lo que tendremos que ser muy cuidadosos cuando nos encontremos ante estos supuestos.

Navegadores web

En principio ya es bastante malo que algunos sitios web nos rastreen para ofrecernos anuncios personalizados, para que los propios navegadores web de los que hacemos uso a diario, «cotilleen» las acciones de sus propios usuarios para cosas tales como la telemetría, todo ello, desde su punto de vista, con el fin de «mejorar el servicio». Sin embargo, afortunadamente casi todos los navegadores de Internet tienen ajustes para personalizar estas acciones.

Si nos referimos a Google Chrome, líder indiscutible del sector, siempre podremos hacer clic en el botón de menú marcado con tres puntos verticales, y en el apartado de “Configuración”, desplazarnos hacia abajo para poder acceder a las “opciones avanzadas”. Del mismo modo también podremos acceder directamente tecleando la URLchrome://settings/privacy” en la barra de direcciones. Pues bien, aquí encontraremos la configuración que evitará que los sitios web nos rastreen, así como que Chrome deje de enviar datos a sus servidores centrales.

Al mismo tiempo es recomendable echar un vistazo a la configuración de contenidos para ver los diferentes permisos de hardware disponibles, y qué sitios web pueden tener acceso a los mismos. Decir que el otro navegador importante hoy en día, Firefox, también tiene un práctico acceso directo en forma de URL para saltar inmediatamente a la configuración de privacidad. Así, en la alternativa de Mozilla, no tendremos más que teclear “about:preferences#privacy” en la barra de navegación e indicarle al navegador que no recopile nuestros datos.

Privacidad

Para terminar con el tema de los navegadores web, también puede ser interesante que este, además de otros agentes externos, no puedan rastrear nuestros movimientos, por lo que siempre podemos hacer uso de una VPN sencilla, y diremos que la propuesta de Opera tiene una integrada en el propio programa.

Plataformas sociales

Debido al extendido uso que en la actualidad hacemos de multitud de servicios on-line por medio de cuentas de usuario, sería casi imposible eliminar por completo el rastro de todas ellas, por lo que nos podemos centrar en las más usadas en términos generales como son Google, Facebook y Twitter. Como muchos ya sabréis y entre otras cosas debido al gran número de servicios de los que dispone, a nadie le extraña ya que nuestra cuenta de Google sea todo un tesoro en lo que se refiere a los datos privados.

Y es que desde los propios servicios de los de Mountain View, hasta aplicaciones y plataformas que se vinculan a Google, utilizan la funcionalidad de inicio de sesión único, por lo que Google ha acumulado una gran cantidad de datos sobre cada uno de nosotros. Pero decir que, gracias a algunas demandas y fuertes multas regulatorias, Google ha hecho un poco más fácil encontrar esas opciones de personalización. De este modo podemos ver el historial cronológico de los datos que se cargan en Google, e incluso tener la opción de descargarlos para una inspección más detallada, todo ello desde la URL “https: //myaccount.google. com/”.

Por supuesto en estos momentos Facebook es uno de los grandes señalados, y no en el buen sentido. Eso sí, acaba de renovar su panel de control de configuración de privacidad para poner el foco, y la culpa, en las aplicaciones de terceros. Por tanto ahora es un buen momento para hacer limpieza en este apartado, algo muy útil si hacemos mucho uso de los populares juegos de Facebook o aplicaciones de preguntas.

Cambiando de tercio, Twitter es otro gigante de las redes sociales, por lo que no está exento de culpa en lo que se refiere a nuestra privacidad. Tiene su propio apartado de aplicaciones de terceros dejando en cierto modo la puerta abierta para que otros nos espíen, algo que podemos personalizar y ajustar en el apartado llamado “Configuración y privacidad” de nuestra cuenta.

Privacidad

Teléfonos móviles

Cuando se trata de teléfonos inteligentes y tabletas, la clave en este caso son los permisos. Decir que no es fácil saber qué datos han recopilado las aplicaciones de las que hacemos uso, pero al menos sí que podemos limitar lo que pueden recopilar en función de las características del hardware como la red, la ubicación, o el almacenamiento de datos. Así, en dispositivos Android podemos situarnos en al apartado de “Configuración” y seleccionar “Aplicaciones” para revisar una por una y comprobar sus permisos, algo que nos indica el propio sistema.

Esto es algo que igualmente podremos llevar a cabo en los dispositivos basados en iOS de Apple, en concreto en la sección “Privacidad de la Configuración”, que es una página de permisos de la plataforma, donde podremos ver y deshabilitar las aplicaciones que creemos que no tienen ninguna razón para usar determinadas características.

Eso sí, tampoco es cuestión de exagerar a la hora de desactivar los permisos, aunque siempre podremos volver a activarlos más adelante si vemos que la aplicación empieza a comportarse de manera extraña.

Fuente > SlashGear

Compártelo. ¡Gracias!
Continúa leyendo