¿Buscas los fondos y temas de Windows en tu disco duro? Así los encuentras

Ya hemos comentado en múltiples ocasiones que Microsoft cada vez nos propone una mayor cantidad de funciones y características para personalizar Windows 10 y Windows 11. De este modo tenemos la capacidad de adaptar el software a nuestras necesidades y requerimientos.

De entre los elementos en este mismo sentido de los que solemos echar mano de manera más habitual, es de los temas y fondos de pantalla que integramos en el sistema. De hecho, el propio Windows viene con un conjunto de fondos de pantalla integrados para que podamos cambiarlos de manera regular. Estos se componen de un grupo de atractivas imágenes que se instalan en nuestro disco duro junto al propio sistema operativo de los de Redmond.

Por tanto, en el caso de que quieras encontrar estos fondos de pantalla de manera local, os vamos a mostrar cómo hacerlo. Y es que se puede dar el caso de que, debido a su atractivo, queramos usarlos en otros dispositivos o plataformas, o sencillamente crear una imagen de fondo permanente. Es evidente que para todo ello primero necesitamos saber dónde encontrar estos fondos de pantalla. Y es que, aunque parezca algo sencillo, Microsoft los oculta más de lo que se podría pensar en un principio.

carpeta fondos pantalla windows 10

Por tanto, veamos dónde podemos encontrar los fondos de pantalla en Windows de la mejor manera. Así, en el caso de que deseemos usarlos para otras tareas, lo primero que haremos será abrir una ventana del Explorador de archivos. En esta nos tendremos que situar en la ruta “C:/Windows/Web” que podemos pegar directamente en esa ventana.

Dónde encontrar los fondos de pantalla incluidos con Windows

Es evidente que, echando un vistazo a esa ubicación de disco, así de entrada no es muy lógico que se guarden ahí estos elementos de personalización. Lo primero que tendemos a pensar es que la carpeta está relacionada con algo de Internet. Pues no, esta contiene a su vez otras tres carpetas: 4K, Screen y Wallpaper. Pues bien, en su interior es donde encontraremos repartidos las imágenes que buscamos en este caso.

Sirva como ejemplo que el fondo de pantalla predeterminado de Windows, los encontraremos en la carpeta:

C>Windows>Web>4K>Wallpaper>Windows

Pero eso sí, a pesar de llamarse “4K” como tal, aquí lo encontramos en otras resoluciones de pantalla más pequeñas, lo que resulta un poco confuso. De este modo tendremos la oportunidad, si así lo deseamos, de encontrar el que más se adapte a nuestras necesidades para la pantalla.

fondos windows 10

Por otro lado, la carpeta «Screen» contiene aquellas fotos que el sistema operativo utiliza para la pantalla de bloqueo y la de inicio de sesión. Asimismo, la tercera de las que os hemos mencionado contiene varias subcarpetas con elementos de fondos variados para que nos podamos mover entre estos. Además, es evidente que los vamos a encontrar en buena resolución para que podamos trabajar con ellos si así lo necesitamos.

Para terminar, os diremos que los fondos que componen los temas que descargamos de la tienda de Windows, la Microsoft Store, no se almacenan aquí. En el caso de que igualmente os queráis hacer con estas, no tendréis más que situaros en la siguiente ruta desde el Explorador de archivos.

%localappdata%/Microsoft/Windows/Themes

Los directorios son exactamente los mismos tanto en Windows 10 como en Windows 11.

Ruta de las imágenes de Windows Spotlight

Windows Spotlight es una de las funciones del sistema operativo que se encarga de cambiar todos los días el fondo de la pantalla de bloqueo del sistema operativo. Estas fotos se descargan automáticamente desde los servidores de Microsoft y se guardan en el disco duro, aunque de normal no tenemos acceso a ellas para usarlas, por ejemplo, de fondo de pantalla.

Sin embargo, si las queremos guardar, podemos hacerlo fácilmente. Para ello, no tenemos más que abrir la ventana de «Ejecutar» de Windows con el atajo de teclado Win + R, y escribir en ella el siguiente comando:

%localappdata%/Packages/Microsoft.Windows.ContentDeliveryManager_cw5n1h2txyewy/LocalState/Assets

Podremos ver una gran cantidad de archivos, con nombres aleatorios, dentro de este directorio. Y todos ellos sin extensión. Para poder abrirlos tenemos que añadirles una extensión (.jpg) para convertirlos en imágenes. Y ya podremos copiarlos o guardarlos donde queramos. Incluso usarlos como fondo de pantalla.

Cómo cambiar el fondo de escritorio en Windows

Una vez que hemos localizado las imágenes que hacen las veces de fondos de escritorio en Windows 10, también podemos aprovechar para personalizar este apartado. Con esto lo que os queremos decir es que se puede dar el caso de que, en lugar de usar aquellos incluidos por defecto con el propio sistema operativo, queramos poner otros propios. Os decimos esto porque el sistema de los de Redmond nos dan la posibilidad de establecer una foto personal como fondo para que decore el escritorio y nos acompañe en todo momento.

Pues bien, este en un proceso bastante sencillo que podremos llevar a cabo en pocos segundos. Eso sí, lo primero que debemos tener es la imagen que deseamos usar, además es preferible que sea de buena calidad. Como mínimo su resolución debería ser la misma que la que tengamos establecida en la pantalla de Windows, que hoy día suelen ser altas.

Desde Configuración

Pues bien, una vez tenemos la imagen en el disco duro, abrimos la aplicación de Configuración a través de la combinación de teclas Win + I. Llegados a este punto, decir que entre las opciones disponibles nos tenemos que decantar en este caso por la llamada Personalización.

Personalización Configuración

En la nueva ventana que aparece, si nos fijamos en la parte izquierda de la misma, vemos que hay una opción llamada Fondo, donde pinchamos. De igual modo, en el panel derecho, vemos otra función igualmente llamada fondo, que nos abre una lista desplegable donde seleccionamos en este caso, Imagen.

Cambiar fondo

A continuación, y a través del botón Examinar, ya tendremos la oportunidad de establecer como fondo de pantalla, la foto que tenemos guardada en el disco duro del PC. Así, a partir de este momento, la misma nos acompañará en todo momento en el escritorio del sistema, hasta que nos decantemos por alguna otra. Os decimos esto porque este es un proceso que podemos repetir en el tiempo tantas veces como deseemos.

Dentro de este apartado también vamos a poder configurar algunos parámetros sobre la posición de esta. Por ejemplo, podemos elegir si queremos que la foto se ajuste a la pantalla, se expanda, si queremos un mosaico, centrarla, etc. También, si elegimos una presentación, cada cuánto tiempo cambiar el fondo de pantalla automáticamente.

En Windows 11, el proceso es prácticamente igual, con la diferencia de que el menú de Configuración es ligeramente diferente estéticamente hablando. Podemos encontrar las opciones de cambio de fondo de pantalla dentro de Configuración > Personalización > Fondo.

Cambiar fondo Windows 11

Igualmente, podemos elegir una de las fotos que vienen ya por defecto en el sistema operativo, o elegir cualquier fichero de imagen que tengamos guardado en el ordenador.

Usando el menú contextual

Otra forma muy rápida y sencilla de cambiar el fondo de pantalla de nuestro ordenador es usando el menú contextual de la foto en cuestión. Para ello, lo único que debemos hacer es guardar la imagen en una carpeta de nuestro ordenador (o desde la nube si, por ejemplo, la guardamos en OneDrive) y hacer clic con el botón derecho sobre ella. En el menú que nos aparece, simplemente debemos elegir la opción «».

Fondo pantalla menú contextual W10

Automáticamente Windows pondrá esa foto como fondo de pantalla de nuestro ordenador sin que tengamos que hacer nada más. Eso sí, perderemos muchas de las opciones de personalización que hemos visto en el apartado anterior. Esta es la forma rápida de cambiar el fondo, si no queremos personalizar su colocación.

Desde el visor de imágenes

Si desde las miniaturas de las fotos que vemos en el explorador no podemos distinguir bien si es el fondo que queremos poner, también vamos a poder hacerlo desde el visor de imágenes de Windows. Para ello, lo único que debemos hacer es abrir la foto con este programa (que viene instalado por defecto en el sistema operativo), y hacer clic con el botón derecho sobre cualquier parte de la imagen.

Cambiar fondo desde visor de imágenes

Veremos un apartado llamado «Establecer como». Y dentro de él nos encontraremos con dos opciones, una para usarlo como fondo de pantalla en nuestro ordenador, y otra para establecerlo como fondo de la pantalla de bloqueo. En nuestro caso, como estamos pensando en colocarlo como fondo de pantalla, elegimos la segunda opción que nos aparece, y listo. Automáticamente esta foto aparecerá de fondo.

¡Sé el primero en comentar!