Usa fondos diferentes para cada monitor en Windows

Usa fondos diferentes para cada monitor en Windows

Rubén Velasco

Las configuraciones multi-monitor son bastante frecuentes estos días, sobre todo en quienes utilizan el ordenador para trabajar y suelen tener abiertas dos o más aplicaciones al mismo tiempo. Windows nos permite configurar los dos monitores de diferentes formas, ya sea en modo duplicado (para que en los dos aparezca lo mismo) o en modo extendido, para que el segundo monitor sea una continuación del primero. Por defecto, el fondo de pantalla principal se utilizará también en el monitor secundario. Sin embargo, puede que nos interese más usar fondos de pantalla diferentes en cada pantalla, algo que, aunque muchos no lo saben, Windows 10 y 11 nos permite configurar.

Mientras que en las versiones antiguas de Windows esto no era posible, en las últimas versiones del sistema operativo es posible configurar distintos fondos de pantalla para los distintos monitores que tengamos conectados al PC. Y, además, es posible hacerlo sin necesidad de usar software de terceros, tal y como os vamos a mostrar a continuación.

Windows nos permite realizar esta configuración de dos formas distintas. En estas mismas líneas vamos a ver cómo sacar el máximo provecho a ambas. Además, debemos tener en cuenta que todo ello lo podremos hacer de un modo sencillo y en pocos segundos.

Configurar los fondos de pantalla diferentes

Debemos tener muy presente que de entrada Windows es un sistema operativo altamente personalizable, mucho más que cualquier otro sistema operativo, tanto de escritorio como para móviles. Para muchos no llega a las cuotas en este sentido que nos ofrece Linux en sus distintas distribuciones, pero Microsoft ha mejorado mucho su software en los últimos años. De ese modo ya no nos tenemos que conformar con trabajar en un sistema operativo que ya viene configurado por defecto. Podemos echar mano de sus muchas opciones de personalización, tanto a nivel funcional, como de aspecto.

Esto nos permitirá trabajar en el día a día con un software mucho más acorde a nuestros gustos o necesidades. Claro, como os podréis imaginar, además de mejorar nuestra experiencia de uso en Windows, incluso afecta de manera positiva a nuestra productividad. Es por todo esto que os comentamos, que ahora veremos la manera de personalizar nuestros escritorios en el caso de que trabajemos con múltiples monitores.

Cambiar los fondos desde el menú del escritorio

El primero de los trucos para configurar fondos de pantalla diferentes para dos o más pantallas conectadas al PC es hacerlo directamente desde las fotos guardadas en nuestro PC. Como ya sabemos, si hacemos clic con el botón derecho sobre una foto veremos la opción de «Establecer como fondo de escritorio«.

Elegir foto fondo pantalla dos monitores W10

Si tenemos, por ejemplo, dos monitores conectados a nuestro ordenador, podemos seleccionar los dos fondos de pantalla que queremos usar (pulsando control y haciendo clic, en orden, sobre las dos imágenes) y a continuación elegir la opción «Establecer como fondo de escritorio» que acabamos de ver.

La primera foto seleccionada se configurará como fondo de pantalla del primer monitor y la segunda en el segundo monitor. Si tenemos más monitores conectados, el proceso será el mismo seleccionando tantos fondos como pantallas tengamos conectadas. De este modo lograremos trabajar de una manera más ordenada a primera vista, ya que cada pantalla, con sus programas abiertos, dispondrá de su propio fondo de escritorio personal.

Personalizar el escritorio de Windows desde Configuración

Además del truco anterior (que suele ser el más rápido), Windows también nos permite hacer esto desde el menú de Configuración del sistema operativo.

Para ello, abriremos este menú de Configuración, algo que por ejemplo podemos lograr fácilmente a través de la combinación de teclas Win + I. Esto nos da paso a una nueva ventana con multitud de accesos. Todos ellos se enfocan a darnos acceso a las funciones de personalización y configuración del propio sistema operativo. Por tanto, lo que nos interesa este caso lo encontramos en el apartado de Personalización, donde pinchamos. En la siguiente ventana que aparece, en concreto en el panel que vemos a la izquierda, nos decantamos por la opción de Fondo. Desde aquí ya podemos cambiar el fondo de pantalla de nuestro PC, tanto para una pantalla, como para varias de estas. Si elegimos uno sin más, este se utilizará en los dos monitores por igual.

Sin embargo, si hacemos clic con el botón derecho sobre un fondo, podremos ver un menú contextual. Si tenemos dos o más monitores conectados al PC veremos que, además de «Establecer como fondo de escritorio» nos aparecen otras opciones. Desde ellas podremos elegir si queremos que ese fondo se use en el monitor 1 o en el 2. Ya os podréis imaginar que este método que nos ofrece Windows simplifica mucho el uso de varios fondos distintos en múltiples pantallas.

Apartado cambiar fondo pantalla Windows 10

Como podemos ver, con este sencillo truco podemos mejorar la personalización de nuestro escritorio con mucha facilidad. Recordamos que para poder hacer esto necesitamos tener instalado en nuestro ordenador las últimas versiones de Windows. Las versiones anteriores del sistema operativo no nos dejarán llevar a cabo esta configuración. Si nuestro equipo no es compatible con Windows 11, es más que recomendable instalar la última actualización disponible para Windows 10, última gran actualización que incluyó además de esta funcionalidad, otras importantes novedades que no vamos a poder disfrutar en versiones más antiguas. Además, nuestro equipo no estará protegido de las vulnerabilidades que se hayan detectado en versiones anteriores de Windows por lo que, más que recomendable, es necesario actualizar Windows 10 a la última versión, mientras siga recibiendo soporte por parte de Microsoft.

Si sueles trabajar a menudo con dos monitores, además, te recomendamos leer el siguiente artículo con los mejores atajos de teclado para trabajar con dos o más pantallas al mismo tiempo.

Cambiar el fondo con el Explorador de archivos

No es el método más ortodoxo porque depende de la selección de imágenes que hagamos y de cómo las maneje Windows por su cuenta ya que no tendremos el control total sobre ellas para seleccionar en que monitor poner cada una. Lo primero que debemos hacer es abrir el Explorador de archivos pulsando el atajo de teclado «Windows + E» y usamos la tecla de Ctrl o de Shift para seleccionar varias imágenes, en función del número de monitores que tengamos.

Establecer imagen como fondo de escritorio

Posteriormente, hacemos clic con el botón derecho en la imagen que deseamos asignar al monitor principal, manteniendo seleccionadas las imágenes que deseamos usar. En el menú contextual seleccionamos Establecer como fondo de escritorio. De esta forma Windows establecerá esas imágenes como fondos de escritorio. La imagen sobre la que hicimos clic se situará en el monitor central, mientras que los otros fondos de pantalla se colocarán de forma aleatoria en el resto de los monitores.

Como podemos comprobar no se trata de la mejor solución ya que no dispondremos de un control total sobre dónde poder colocar las imágenes en los monitores que no sean el principal. Además, este método cuenta con algunas deficiencias, pues si las imágenes no cuentan con la resolución exacta del monitor, este método no funcionará correctamente y las fotos se encargarán de rotar de posición de forma aleatoria cada treinta minutos.

Cambiar fondo con la app de Fotos

Otra de las posibilidades para poder cambiar el fondo de pantalla en cualquier monitor es utilizar la aplicación de Fotos que se encuentra instalada de forma predeterminada tanto en Windows 10 como en Windows 11. Hablamos de un visor de fotos que con el tiempo ha ido ganando cada vez más adeptos con el tiempo. Esta aplicación nos puede servir de gran ayuda a la hora de poner como fondo de pantalla cualquier imagen determinada.

Para ello no tenemos más que abrir el fichero correspondiente con esta aplicación. Posteriormente, una vez la tengamos en pantalla, basta con que pinchemos sobre cualquier lugar de esta con el botón derecho del ratón. En ese momento, en el menú contextual que aparece, no tendremos más que seleccionar la opción de Establecer como y Establecer como fondo.

Usa una app de terceros como MultiWall

MultiWall es una aplicación gratuita para Windows que está diseñada para configurar un fondo de escritorio en cualquier configuración de PC, especialmente aquellas con más de un monitor. Esto proporciona lo que Windows debería haber tenido hace mucho tiempo; hacer que configurar su fondo de pantalla sea muy simple.

MultiWall

Una vez que lo haya instalado, abrimos el programa y desplegamos un menú para configurar la imagen o imágenes de fondo de pantalla. El programa debería mostrar un menú con tres cuadros numerados del 1 al 3, que indican el orden de visualización. Una vez que haya elegido nuestras imágenes, podemos alternar entre los diferentes filtros y arreglos disponibles en MultiWall para optimizar nuestros fondos.

Fondos nuevos todos los días con Bing Wallpaper

Ver siempre el mismo fondo de pantalla cansa. Con el tiempo, dejamos de ver la imagen que tenemos como fondo de pantalla, nuestro cerebro la ignora ya que conocemos todos y cada uno de sus detalles. Si de vez en cuanto, cuando inicias tu equipo, o cuando queremos tomarnos un respiro de nuestro trabajo o estudios, una excelente opción a tener en cuenta es la solución que nos ofrece Microsoft con Bing Wallpaper. Bing Wallpaper es una pequeña aplicación disponible para Windows 10 que se encarga, todos los días, de mostrar una imagen totalmente diferente de paisajes, monumentos, animales, objetos y demás.

configuración Bing Wallpaper

Esta aplicación está disponible para su descarga de forma totalmente gratuita a través de la web de Microsoft a la que podemos acceder pulsando en este enlace. Las imágenes que nos muestra la aplicación son muy similares a las que podemos encontrar todos los días en el buscador Bing. Si somos usuarios de Windows 11, no hace falta descargar la aplicación, ya que está incluida dentro de las opciones de configuración de fondo de pantalla de Windows 11. Microsoft introdujo esta función en la actualización que Windows 11 recibió a principios de junio de 2022, por lo que, si todavía no se muestra en las opciones de pantalla, debemos asegurarnos de que nuestro equipo tiene instaladas todas las actualizaciones disponibles hoy en día de Windows 11.

Aprende a trabajar con varias pantallas

Cada vez es más común, sobre todo a la hora de trabajar, usar dos o más monitores en nuestro día a día. Gracias a ellos podemos trabajar mucho mejor con los programas que usemos, ya sea software ofimático, un navegador o editores de código. En cada pantalla podemos colocar lo que queramos. Y de esta manera podremos aprovechar mucho mejor el espacio disponible sin vernos obligados a ir cambiando entre escritorios, minimizando y maximizando aplicaciones…

Ventajas

En estos momentos son muchas las aplicaciones de las que hacemos uso en Windows, por lo que el trabajo con dos pantallas nos será muy útil. Y es que al margen de los fondos de los que os hemos hablado en estas mimas líneas, las ventajas y funcionalidad de este uso son innegables. Esto se debe a que podremos trabajar con esos programas a los que os hacíamos referencia, de un modo mucho más cómodo a la vez que funcional. De este modo podremos repartir las ventanas abiertas en ambos escritorios para así crear un amplio entorno de trabajo multimonitor.

Esto nos ahorra, como os podréis imaginar, andar constantemente haciendo uso de la combinación de teclas Alt + Tab para cambiar entre ventanas abiertas. Al mismo tiempo todas ellas, o al menos las que nos entren en ese espacio, las tendremos a la vista en todo momento. Además, las más recientes versiones de Windows incluso nos presentan algunas funciones implementadas para este tipo de tratamientos en concreto, como hemos visto.

Por otro lado, el mismo sistema operativo nos permitirá, si uno de ellos es de mayor formato, siempre tenemos la posibilidad de enviar el contenido de una a otra. Por ejemplo, podemos trabajar con un ordenador portátil, donde el tamaño de pantalla está un tanto limitado, en un monitor mucho mayor enviando la señal de vídeo a este de manera cómoda y directa.

Cómo elegir el tipo de duplicado de pantalla

Puede que, al conectar la segunda pantalla, no veamos nada en el PC. ¿Por qué? Esto se debe a que, para evitar problemas, Windows está configurado para trabajar solo con la pantalla principal del PC. Por ello, para poder empezar a usar nuestra segunda pantalla es necesario activarla previamente. Para ello, simplemente debemos pulsar el atajo de teclado Windows + P, y elegir el modo que queramos usar:

Usar dos monitores Windows 11

  • Solo pantalla de PC: usa solo la pantalla principal del PC. La segunda (o las demás) estarán apagadas.
  • Duplicado: permite mostrar lo mismo en los dos (o más) monitores. Sirve para que otros puedan ver lo mismo fácilmente, pero no ayuda a mejorar la productividad.
  • Ampliar: la opción que nos interesa. Nos permite extender el monitor para poder aprovechar las demás pantallas como escritorios adicionales.
  • Solo segunda pantalla: desactiva la pantalla principal y deja activada la segunda.

El modo para poder mejorar nuestra productividad es el de «Ampliar». Además, desde el centro de Control de Windows vamos a poder colocar dónde queremos extender el escritorio, pudiendo colocar la pantalla en cualquiera de los 4 lados para extenderlo hacia él.

Algunos temas para trabajar con dos monitores

Como sabréis, el uso tanto de fondos como de temas en Windows está más que extendido desde hace mucho tiempo. Con estos elementos de personalización lo que logramos es obtener un sistema operativo más personalizado y a nuestro gusto. Pero claro, no es lo mismo usar esto elementos decorativos en un único monitor instalado en el PC, que si usamos dos de estos productos de manera independiente. Quizá fondos y temas especiales para un equipo multimonitor sea un poco más difícil de localizar. Es por ello por lo que a continuación os vamos a mostrar algunos ejemplos de todo ello, en concreto temas creados para usarse en este tipo de entornos.

Por ejemplo, nos podemos decantar por Beaches, un tema que podréis descargar desde este enlace y que se compone de un total de 15 fondos en alta definición. Algo similar nos encontramos con el tema llamado Anime, un elemento que podremos encontrar aquí. En este caso concreto nos encontramos con un tema compuesto por 108 fondos HD, todos ellos centrados en la popular temática del anime. Para que os hagáis una idea, el uso de estos temas que os mencionamos aquí en lugar de los habituales fondos, nos aportará algunas importantes ventajas en el mundo de la personalización de Windows. Por ejemplo, nos podemos desentender del cambio de imágenes aquí, ya que podemos programas el tema para que cambie el fondo cada cierto tiempo que configuramos.

En esta web, también podemos encontrar un gran número de fondos de pantalla para o más monitores, fondos de pantalla que se entienden a lo largo de los escritorios, dando un resultado espectacular. Todos los fondos de pantalla se encuentran en HD, por lo que, siempre y cuando ambos monitores compartan resolución, vamos a poder disfrutar de estas imágenes. Pexels, es otra interesante web donde podemos descargar un gran número de fondos de pantalla para dos monitores. La mayoría de las imágenes están disponibles en resolución 8000×2000, por lo que la calidad de la fotografía no nos defraudará. Y, lo de todo, es que no es necesario registrarse en la web para poder descargarlos. Si nos gustan los juegos, podemos pegarle un vistazo a GameWallpapers, donde vamos a encontrar fondos de pantalla para dos monitores de nuestros juegos y temáticas de juegos favoritos.

Escritorios virtuales: la alternativa

Ya sea por espacio, o por problemas económicos, no todo el mundo puede disponer de dos o más pantallas conectadas al ordenador. Para ellos, con la llegada de Windows 10, Microsoft lanzó una función llamada «Escritorios virtuales». Lo que hace esta función es permitirnos crear dos o más escritorios virtuales en el ordenador de manera que podamos dedicar cada uno a una tarea concreta y tener todo nuestro trabajo mucho mejor organizado.

En las primeras versiones de esta función, esta era una característica muy arcaica. Sin embargo, poco a poco ha ido mejorando y evolucionando de manera que, ahora mismo, podemos dar a cada escritorio el nombre que queramos (para poder identificarlos más fácilmente), e incluso ahora mismo podemos establecer un fondo de pantalla diferente a cada uno de estos escritorios de pantalla tanto en Windows 10 como en Windows 11.

En Windows 10, el proceso para llevar a cabo esta tarea es algo más complicado y complejo de lo que debería, ya que Microsoft no ha creado una opción específica para este fin. Lo que debemos hacer en este sistema operativo es descargar un programa llamado «SylphyHorn» desde la Microsoft Store que se encargue de realizar el cambio del fondo.

SylphyHorn
SylphyHorn
Developer: grabacr.net

Sin embargo, en Windows 11 el proceso se ha simplificado mucho. Y, en este nuevo SO, lo único que debemos hacer es hacer clic con el botón derecho del ratón sobre el escritorio virtual que queramos personalizar y elegir la opción diseñada para ese fin.

Opciones escritorios virtuales Windows 11

Gestionar escritorios virtuales

Para crear escritorios virtuales en Windows 10 y Windows 11, tan solo debemos acceder a la vista general de escritorios utilizando la combinación de teclas Win + Tab. En la parte superior, se muestran todos los escritorios que tenemos en el equipo y justo a la derecha de los escritorios, se encuentra la opción de crear nuevos escritorios. Para cambiar entre los escritorios, podemos utilizar la misma combinación de teclas, sin embargo, es un proceso mucho más lento que si utilizamos los atajos diseñados para cambiar entre escritorios:

  • Control + Win + Flecha hacia la derecha, nos desplazará hacia el escritorio situado a la derecha del que nos encontramos.
  • Control + Win + Flecha hacia la izquierda, nos desplazará hacia el escritorio situado a la izquierda del que nos encontramos. Si es el primero escritorio de todos, esta combinación de teclas no realiza ninguna acción.

Si en lugar de pulsar las flechas de dirección hacia la derecha y la izquierda, pulsamos las teclas hacia arriba o hacia abajo, la aplicación que se muestra en pantalla pasará a ocupar la pantalla completa al pulsar la tecla hacia arriba, o se mostrará en una ventana si pulsamos la tecla hacia abajo. Si, además, pulsamos otra vez la flecha hacia abajo, la aplicación en primer plano se minimizará en la barra de tareas.

Si utilizamos la combinación de teclas Control + Alt y las flechas de dirección, lo que haremos será cambiar la orientación del monitor, una opción ideal si, en lugar de utilizar el monitor en horizontal, queremos utilizarlo en vertical, algo de suma utilidad para programadores, escritorios y también, los streamers para así poder acceder mayor contenido en pantalla sin necesidad de desplazarse con el ratón.

¡Sé el primero en comentar!