Cambia el color de las letras de tu escritorio en Windows 10

Microsoft establece varios parámetros por defecto para que Windows sea un sistema operativo lo suficientemente estable y funcional. Esto es algo que afecta tanto al aspecto del sistema operativo, como a su funcionamiento interno. Y aunque muchos de los elementos internos están fuera de nuestro alcance, en lo que se refiere a personalización la cosa cambia. Y es que, aunque no es perfecto, este sistema operativo nos permite personalizar la mayoría de los aspectos del sistema operativo según nuestros gustos o necesidades. Vamos a ver cómo.

Cuando hablamos de personalizar Windows 10 o Windows 11, no solo nos referimos al cambio del fondo de escritorio, cómo instalar un tema en el mismo. Debemos tener en cuenta que el sistema operativo de los de Redmond nos ofrece una enorme gama de opciones para personalizar su software. Estas hacen referencia tanto a apartados funcionales como de aspecto, lo que nos permite adaptar Windows a nuestras necesidades y que tenga el aspecto que más nos guste. Por tanto, no solo tendremos un sistema operativo más original, sino que podremos utilizarlo de un modo más funcional a la vez que productivo.

Pero claro, para todo ello primero tenemos que hacer una serie de cambios que se mantendrán en el tiempo y de los que nos aprovecharemos. Este es el caso precisamente del que vamos a hablar en estas mismas líneas. Que además los cambios o personalizaciones que hablaremos aquí hacen referencia a un elemento de la importancia del escritorio.

Lo primero que debemos saber en este sentido, es que los iconos del sistema, por defecto, tienen su nombre escrito con una tipografía blanca. Siempre que el fondo lo permita, la fuente de los iconos quedará de este color, y no podremos cambiarla de manera tradicional. Aunque sí hay un pequeño truco que nos va a permitir cambiar fácilmente el color del nombre de estos iconos.

La fuente de los iconos de Windows sigue esa misma dinámica. Esto significa que, si se elige un fondo demasiado claro, esta se volverá automáticamente negra para mejorar su lectura. Por ello, si vamos al apartado de Configuración > Personalización, dentro del fondo, elegimos un fondo de color sólido claro, como un naranja o un blanco, las letras pasarán directamente a color negro. Pero, si queremos cambiarlo con cualquier otro fondo, hay varias formas de hacerlo manualmente.

De qué sirve cambiar el aspecto de Windows

Cierto es que en multitud de ocasiones pasamos una buena cantidad de horas sentados frente a la pantalla del ordenador. Es por ello por lo que debemos intentar que el aspecto del sistema sea el más adecuado para poder trabajar cómodamente y sin que nuestra vista se ve afectada. Quizá uno de los cambios más interesantes que podemos llevar a cabo en este sentido sea este del que os vamos a hablar a continuación con las fuentes.

Como os hemos comentamos en innumerables ocasiones, con el paso del tiempo Microsoft ha ido añadiendo nuevas funciones de personalización a su producto estrella, Windows 11 o 10. Gracias a estas los usuarios el sistema operativo tienen la posibilidad de trabajar en un software más personalizado y acorde a sus gustos o preferencias. Pero lo que igualmente debemos tener claro, es que esos cambios no solo se llevan a cabo por motivos estéticos. Como probablemente muchos de vosotros ya sabréis de primera mano, los cambios personalizados en la interfaz de usuario de Windows también nos pueden ser de ayuda a la hora de ser más productivos.

Todo esto que os comentamos nos permite el poder usar en el día a día, un entorno de trabajo más adecuado en base a las necesidades de cada uno. Además, estos cambios estéticos que hacemos en teoría se amoldan al resto de aplicaciones que tenemos instaladas en el equipo, lo que será más que provechoso para trabajar de un modo más fluido. De ahí que muchos hagan estos cambios nada más instalar el sistema operativo de cero, por ejemplo.

Cambiar los colores desde la configuración

Por ejemplo, en estas líneas os vamos a mostrar la manera de cambiar el color de la fuente del escritorio en Windows por defecto. Este es un cambio no demasiado habitual, aunque en determinadas circunstancias es algo que nos puede resultar bastante útil. De hecho, hay varias maneras de lograr esto, como os vamos a mostrar a continuación. Hay que decir que en primer lugar nos podemos decantar por hacer uso de un tema personalizado usando un alto contraste.

Cambio color textos Windows 10

Esto es algo que logramos desde la aplicación Configuración del sistema, en concreto desde el apartado “Accesibilidad / Contraste alto”. A esta accedemos, como de costumbre, a través de la combinación de teclas “Win + I”. De este modo, una vez en la pantalla que aparece, no tendremos más que cambiar el estado del selector “Activar el contraste alto”. Tras ello tendremos que seleccionar un rectángulo de color de los que aparecen un poco más abajo para personalizar el color de alto contraste. De este modo vamos personalizando apartados como el referente al texto del entorno del sistema operativo para terminar pinchando en “Aplicar” para obtener un tema personalizado.

Algo que debemos tener muy presente aquí es que las posibilidades de personalización en cuanto a tonalidades son muy amplias. Por tanto, lo recomendable es que seamos un tanto creativos, pero sin pasarnos, ya que tenemos que buscar un equilibrio entre nuestro gusto y que Windows tenga un aspecto funcional. Con esto lo que os queremos decir es que utilizar tonalidades demasiado claras, por ejemplo, puede resultar original y hasta gracioso, pero con el tiempo nos daremos cuenta de que perjudica a nuestra vista. Lo mismo sucede si utilizamos fuentes demasiado oscuras, por lo que como les decimos tenemos que buscar el equilibrio.

Cambiar el color con Desktop Icon Toy

Hasta ahora os hemos hablado de la posibilidad de hacer estos cambios desde el propio sistema operativo de los de Redmond. Sin embargo, esto es algo que igualmente podemos lograr de un modo más efectivo haciendo uso de programas de terceros, como sucede con el caso de Desktop Icon Toy. Después de instalarlo como cualquier otro programa, lo ejecutamos para que se sitúe en la barra de herramientas del sistema operativo. En la parte derecha veremos que aparece un nuevo icono que nos servirá para configurar el programa como tal.

Cambio color textos Windows 10

Pues bien, una vez localizado, pinchamos en el mismo con el botón derecho del ratón para acceder a los modos de funcionamiento que nos presenta. Y es que además del tratamiento de colores que nos interesa en este caso, podremos ocultar los iconos del propio escritorio de Windows, bloquearlos, o realizar estas mismas tareas con los textos del sistema.

Pero para llevar a cabo el tratamiento que a nosotros nos interesa ahora, pinchamos en “Opciones”. Una vez en la nueva ventana que aparece, en el panel de la izquierda seleccionamos la alternativa llamada “Colores”. En primer lugar, debemos asegurarnos de que está activada la casilla “Desactivar sombras de textos de iconos para personalizar”. Por defecto la misma viene desmarcada, por lo que tendremos que cambiar su estado para así poder realizar el cambio de color que nos interesa aquí.

Cambio color textos Windows 10

A continuación, tras activar este apartado que os comentamos, aparecerá en esta sección una nueva opción para llamada “Mostrar fondo” que antes no estaba ahí. Al mismo tiempo se activará el botón “Cambiar color de texto” que por defecto no podíamos usar. De este modo y gracias a la nueva activación, ya podremos pinchar sobre el mismo, por lo que obtendremos una paleta de colores para seleccionar el color que deseamos utilizar.

Llegados a este punto cabe mencionar que tenemos la posibilidad de utilizar las muestras de color que aparecen, o de crear un tono personalizado. Esto último lo logramos con tan solo pinchar en “Definir colores personalizados”. Una vez hayamos seleccionado el color preferido aquí, pulsamos en “Aceptar” y a continuación cerramos todas las ventanas abiertas para que los cambios se hagan efectivos.

Cambio color textos Windows 10

Hay que tener en cuenta que a partir de ese instante ya podremos hacer todas las pruebas que deseemos en este mismo sentido, basta con que realicemos los mismos pasos. De igual modo, si lo que queremos es que todo vuelva a la normalidad, podemos hacer esto mismo, pero seleccionando el color blanco. Así logramos el color de los textos para que se usa por defecto en Windows.

Problemas que podemos encontrarlos

El método oficial para cambiar los colores del texto en Windows es hacerlo desde las opciones de accesibilidad. Al ser una configuración propia de Windows no deberíamos tener ningún problema al usar este método, y todo debería funcionar a la perfección. Eso sí, el modo de «Alto Contraste» no destaca principalmente por ser bonito y agradable a la vista, más bien todo lo contrario.

Sin embargo, sí es posible encontrarnos con algunos inconvenientes si recurrimos al uso de programas de terceros, como el que hemos visto en el punto anterior. Estos programas, aunque en un principio están bien programados y deberían ser inofensivos, están realizando cambios en Windows que, en un principio, no están autorizados. Y esto se traduce en que, a la larga, podemos tener problemas.

Es posible que estos programas parcheen librerías o realicen cambios en el registro para poder realizar el cambio de color. Y, al ir a actualizar Windows, el sistema puede encontrarse con estos archivos corruptos, y dar error. O también es posible que, a causa de estos programas, nos encontremos con bloqueos o pantallazos azules. Todo depende de cómo funcionen los programas, qué hagan y cómo sienten los cambios al PC.

Si tenemos problemas, lo que debemos hacer es revertir los cambios cuanto antes y desinstalar el programa que hayamos usado. Restablecer un punto de restauración también nos puede ayudar a solucionar estos problemas. Y, en el peor de los casos, tendremos que reinstalar Windows.

¡Sé el primero en comentar!