Todo lo que debes saber sobre el archivo desktop.ini en Windows

Nuestro ordenador está lleno de todo tipo de archivos que necesitamos su utilización en un momento determinado. De igual forma, cuenta con otros que son propios de la configuración del sistema y que se encuentran ocultos para evitar que el usuario pueda manipular, modificar o eliminar por error y puedan ocasionar ciertos problemas en Windows. Pese a ser archivos que no se ven a simple vista, sí que hay maneras de mostrarlos, por lo que en alguna ocasión puede que nos hayamos topado con el molesto archivo desktop.ini, el cual, puede resultar bastante molesto si se mezcla con nuestros archivos personales.

Un fichero con una extensión .INI es un archivo de configuración utilizado por los programas de Windows para iniciar la configuración del programa. Este fichero contiene secciones para configuraciones y preferencias (que se encuentran delimitadas por una cadena entre corchetes) y cada sección contiene uno o más parámetros de nombre y valor. Estos archivos se pueden editar con un editor de texto sin formato, pero, por lo general, no debemos editarlo ni modificarlo.

Qué son los archivos desktop.ini

Los archivos desktop.ini son archivos ocultos que fueron creados por el sistema con el objetivo de almacenar información sobre la configuración de las carpetas del Explorador de archivos en Windows. Este tipo de archivos no están asociados para ser abierto con una aplicación ni tampoco están asociado a un programa en particular, si bien se puede abrir con el Bloc de notas.

Estos archivos pueden estar presente, no sólo en el Escritorio (como indica su nombre) sino que también los podemos encontrar en otras carpetas. Estos archivos, de pequeño tamaño, cuentan con algunos ajustes que están relacionados con la configuración de la carpeta en la que se encuentran. Aquí, podemos encontrar especificaciones como el icono que muestra la carpeta, el color de fondo u otra serie de parámetros como las ubicaciones de los archivos del sistema.

Ver archivo desktop.ini

Cómo ver los archivos desktop.ini y otros archivos ocultos

Si queremos ver los archivos desktop.ini deberemos habilitar en Windows la opción de mostrar archivos ocultos. Para ello, si usamos Windows 10 como sistema operativo deberemos abrir cualquier carpeta desde el Explorador de archivos y pulsamos en la pestaña «Vista». A continuación, en la parte derecha de la barra de herramientas, debemos marcar el recuadro de «Elementos ocultos» para que de esta forma puedan ser mostrados.

En el caso de que usemos Windows 11, el procedimiento es muy parecido, pues desde el Explorador de archivos, pulsamos en la pestaña «Ver», situado en la parte superior derecha. Esto desplegará un menú, donde nos situamos en la parte inferior en el apartado de «Mostrar». Eso abrirá un menú lateral hacia la derecha donde debemos de marcar la opción de «Elementos ocultos».

Activar elementos ocultos

Una vez aparezca el archivo desktop.ini en el Escritorio o en alguna de las carpetas que lo contenga, podremos abrirlo y comprobar su contenido con el Bloc de notas. También podremos cambiar el contenido, pero es algo que debemos de tener cuidado y no cambiar nada que no estemos seguro de ello.

Abrir archivo desktop.ini con Bloc de notas

Qué ocurre si se elimina un archivo desktop.ini

Técnicamente, el archivo desktop.ini se puede eliminar de cualquier directorio, aunque no es recomendable. Dado que este archivo se encarga de guardar la configuración asociada con la carpeta en la que está contenido, cuando lo eliminamos, la configuración vuelve a los valores predeterminados. Podríamos decir que desktop.ini es el equivalente a .DS_Store en macOS, archivos que almacenan la información del tamaño de la ventana, el formato utilizado para mostrar los iconos, el número de columnas que muestran información…

Si por el motivo que sea decidimos que vamos a borrar un archivo desktop.ini de una carpeta concreta, debemos saber que esto provocará que se restablezcan todas las opciones de personalización y configuración que teníamos agregada en dicha carpeta. Por ello, si queremos dejar la carpeta como estaba deberemos de volver a personalizarla, lo que provocará que el archivo se vuelva a regenerar de forma automática. Además, su eliminación puede ocasionarnos problemas a la hora de abrir el Explorador de Windows o generar miniaturas en las carpetas.

Por ello, lo más natural es no tener la necesidad de borrarlos, ya que si no queremos visualizarlo tenemos la oportunidad de poder ocultarlos y ya no molestarán más nuestra visibilidad.

Cómo ocultar el archivo

El archivo desktop.ini es un archivo que se encuentra oculto en nuestro sistema, por lo que, por lo general no deberíamos de verlos salvo que hayamos activado la opción de visualizar archivos ocultos. Si este es el caso tan sólo deberemos desactivar esta opción para que desaparezcan de nuestra visión.

Para ello sólo tendremos que abrir una carpeta desde el Explorador de archivos y pulsar en la pestaña de «Vista». Ahora sólo debemos desmarcar la casilla de «Elementos ocultos» situada en la parte derecha. Simplemente con esta sencilla acción dejaremos de visualizar tanto este archivo como cualquier otro archivo o carpeta oculta sin necesidad de borrarlo.

Otra posibilidad de ocultar el archivo desktop.ini es abriendo el buscador del menú Inicio, escribir Opciones del Explorador de archivos y abrirlo. Una vez aquí, navegamos hasta la pestaña Ver y elegimos la opción de «No mostrar archivos, carpetas o unidades ocultos». Esto hará que el archivo desktop.ini se oculte junto con otros archivos del sistema, por lo que no volverán a estar visibles.

Cómo borrar archivos desktop.ini y evitar que se regeneren

Como hemos comentado con anterioridad el borrar un archivo desktop.ini no cuenta con ninguna utilidad que pueda afectar al funcionamiento de nuestro equipo, pero si nos ayuda a nos configurar como queremos que se muestre el contenido de una carpeta de Windows. Por lo tanto, si lo que queremos es dejar de verlo basta con ocultarlo. Si a pesar de ello decides que quieres eliminarlo, será tan sencillo como seleccionarlo y pulsar la tecla de «Suprimir». Eso sí, debes tener en cuenta que una vez que reiniciemos el ordenador el archivo se volverá a generar, por lo que para borrarlo de forma definitiva deberemos cambiarlo en el registro de Windows.

Modifica el registro de Windows

Si queremos borrar los archivos y que estos dejen de regenerarse debemos hacerlo modificando el registro de Windows, por nuestra propia cuenta y riesgo. Para ello deberemos pulsar el atajo de teclado Windows + R y nos aparecerá el cuadro de ejecución. Aquí escribiremos «regedit» y pulsaremos Enter o el botón de Aceptar.

Windows ejecutar regedit

Una vez hemos entrado en el registro deberemos acceder a la siguiente dirección:

HKEY_LOCAL_MACHINE SOFTWARE / Microsoft / Windows / CurrentVersion / Policies / Explorer .

Aquí deberemos buscar el valor UseDesktopIniCache de tipo DWORD y haremos doble clic sobre él para poner el valor en 0.

Crear archivo UseDesktopIniCache

En el caso de que el valor no exista podremos crearlo. Para ello pulsamos con el botón derecho en la tecla del explorador y seleccionamos «Nuevo». A continuación, escogemos el Valor de DWORD (32 o 64 bits) y nombrarlo como UseDesktopIniCache, ajustándose por defecto el valor como 0.

Usar programas

También hay programas especializados en buscar y borrar de una vez todos estos archivos de nuestro ordenador. Uno de los más usados para este fin es el popular CCleaner, aunque la mayoría de los programas de limpieza y optimización de Windows también nos van a permitir realizar esta tarea.

Lo que hacen estos programas es, cuando analizan nuestro disco duro en busca de archivos basura e innecesarios, marcar estos ficheros como tal de manera que, al ejecutar la limpieza, desaparezcan de nuestro ordenador. Generalmente, la opción que nos permite elegir si limpiar, o no, estos archivos están relacionada con el tamaño de la ventana o la caché de posición.

No ahorramos espacio dado que son ficheros muy pequeños, y tampoco conseguiremos que nuestro PC funcione peor. Lo que sí veremos es que, tras borrar estos archivos, se restablece la apariencia de las ventanas. Por lo tanto, tendremos que volver a personalizar su apariencia a mano.

Si no quieres utilizar aplicaciones de terceros, podemos borrar todos los ficheros con extensión .ini de nuestro ordenador desde símbolo de comando utilizando CMD y el siguiente comando:

del *.ini /s

Sin embargo, como hemos repetido en varias ocasiones en este artículo, si los borramos no liberarás una gran cantidad de espacio en tu equipo, por lo que, al estar ocultos, realmente no merece la pena eliminarlos. Además, Windows volverá a generarlos, por lo que, lo único que vamos a hacer es perder el tiempo para conseguir ningúna mejora de rendimiento ni espacio adicional.

Cómo volver a generarlo después de borrarlo

Como hemos explicado, este no es un archivo crítico del sistema. Es decir, si lo borramos nuestro ordenador no va a funcionar mal, no va a pasar nada. Sin embargo, lo que sí podemos notar es que algunas configuraciones personalizadas (por ejemplo, la vista de carpetas) no se guarda correctamente.

Este fichero lo debería crear Windows automáticamente sin que nosotros tengamos que hacer nada. En cuanto lo eliminemos e intentemos guardar una vista personalizada, este debería volver a aparecer. Esta generación automática no se puede desactivar, ya que forma parte de la programación del sistema operativo. Aunque puede eliminar cualquier archivo desktop.ini, si se realiza un cambio en el diseño de la carpeta, se volverá a generar automáticamente. En caso de que el archivo no vuelva a generarse automáticamente, bastará con reiniciar el ordenador para que, tras arrancar de nuevo, vuelva a generar el archivo sin problemas.

Si se trata de un dispositivo de almacenamiento externo (un disco duro, por ejemplo), entonces tendremos que desconectarlo y conectarlo de nuevo.

¿desktop.ini puede ser un virus?

Generalmente se trata de un fichero legítimo creado por el propio Windows, un archivo en formato texto plano, por lo que no puede incluir ningún tipo de virus más allá de incluir líneas de código que inviten al equipo a visitar una página web y descargar software malintencionado. Para evitar que esto suceda, nunca debemos descargar archivos con extensión .ini desde internet.

Al ser un fichero INI, no está cifrado y la información que guarda en su interior no está ofuscada. Por lo tanto, para saber si es legítimo o puede estar relacionado con una amenaza bastará con abrir el archivo con doble clic y analizar su contenido. Si encontramos en él lo que hemos visto en los pasos anteriores, se trata de un programa legítimo. De lo contrario, si tiene instrucciones o contenido raro, puede ser peligroso.

Es poco probable que una aplicación que instalemos en nuestro equipo modifique algún archivo .ini para añadir instrucciones como las que he comentado más arriba. Si abres el archivo y ves algo raro, como una dirección de internet que no incluye el dominio de Microsoft, bórralo directamente. Si el archivo es necesario para el sistema, este lo creará automáticamente, ya que, como hemos comentado, este tipo de archivos, en especial el desktop.ini no afectan al funcionamiento del sistema.

¡Sé el primero en comentar!