¿Tus programas tardan en abrir o van lentos en Windows? Soluciónalo

El funcionamiento general de un sistema operativo de la potencia e importancia de Windows 10, depende de multitud de factores, tanto directos como indirectos. Sea como sea, esto es algo que afecta a nuestra experiencia de uso con el PC. De hecho en ocasiones veremos que los programas en Windows van lentos igualmente, ante lo que tendremos que buscar alguna solución.

Y es que a medida que pasan los meses, e incluso los años, y no hacemos una instalación limpia de Windows, este se va llenando de datos y programas. Estos son los que necesitamos y usamos a diario, al menos en su mayoría, pero no siempre es así. A su vez debemos tener en cuenta que estas aplicaciones que instalamos en el sistema operativo, también dejan sus restos, aunque las eliminemos.

Si Windows como tal, al ser el sistema operativo se nuestro equipo, es importante, el software que añadimos y usamos, no es menos. Es por ello que cuando este nos empieza a dar problemas de rendimiento, tenemos que preocuparnos. Por ejemplo, si notamos que estos programas en Windows se ejecutan y funcionan muy lentos, podemos intentar tomar algunas medidas. Es más, el propio sistema de los de Redmond intenta facilitarnos las cosas en este sentido gracias a algunas de las funciones que nos ofrece.

De igual modo nosotros podemos echarle un poco de imaginación para intentar mejorar el funcionamiento de los programas instalados. De todos modos a continuación os mostraremos algunos de los movimientos que podréis lleva a cabo.

Eliminar programas del inicio de Windows

Algunos de los programas que instalamos en Windows, sin que nos demos cuenta o sin pedir permiso, se inician automáticamente junto al sistema. Incluso si no los necesitamos, por lo que se quedan funcionando en segundo plano consumiendo recursos y afectando al rendimiento del resto. Esto es algo que podemos solucionar desde el Administrador de tareas, en concreto desde la pestaña de Inicio. En la misma veremos los programas que arrancan junto a Windows para que podamos desactivarlos con tan solo pulsar con el botón derecho del ratón en la entrada correspondiente.

Deshabilitar tareas programas

Finalizar procesos innecesarios

Algo similar sucede con los procesos de programas y funciones de Windows que están en funcionamiento sin que sea necesario. Esto, igualmente, puede afectar negativamente al resto de procesos y aplicaciones. Por tanto, para finalizar con los mismos, volvemos al Administrador de tareas con la combinación de teclas Ctrl + Shift + Esc, y nos situamos en la pestaña Procesos. Aquí ya podemos finalizar todos aquellos que no necesitemos en ese momento.

Cierra los programas que no uses

Tendemos a trabajar con multitud de programas al mismo tiempo en nuestro PC con Windows, pero eso no siempre es lo más adecuado ni recomendable. Y es que si notamos que ciertas aplicaciones no funcionan como debieran, esto puede venir dado por un exceso de RAM que se está consumiendo. Por descontado este consumo lo hacen aquellas aplicaciones que tenemos abiertas, tanto si las usamos, como si no. Por tanto lo recomendable si se da el caso, es que cerremos todo aquello que no necesitemos en ese instante.

Mantén Windows y todos sus programas actualizados

Siempre es recomendable mantener nuestras aplicaciones instaladas, y el propio sistema operativo, actualizados. Y no solo para disponer de las últimas novedades funcionales, sino también por seguridad. A todo esto le podemos sumar que sus desarrolladores siempre intentan mejorar sus proyectos en lo que se refiere a rendimiento. Es por ello que si notamos que algunas de las aplicaciones de Windows funcionan más lento que antes, tomemos la determinación de actualizarlas, además de hacer lo mismo con el propio Windows.