Windows 7 recibe una inesperada y no deseada actualización

A principios de este mismo año 2020, os hablamos de un movimiento de Microsoft que, aunque anunciado, no gustó a millones de usuarios. En concreto nos referimos al fin de soporte para una de las versiones de Windows más queridas, Windows 7.

Esto es algo que se traduce en que la propia Microsoft dejaba, desde enero de 2020, de enviar actualizaciones de todo tipo al sistema operativo. Aquí se incluyen las importantes actualizaciones de seguridad, como el resto, con los riesgos que todo ello implica. Esto al menos de manera gratuita, ya que las empresas que lo deseen, aún podrán seguir recibiendo actualizaciones para Windows 7, pero pagando.

Pues bien, esto es algo que se lleva a cabo para el resto de usuarios que aún siguen trabajando con esta versión abandonada del sistema operativo. Pero visto lo visto, no siempre es así, todo dependiendo de los intereses de la propia Microsoft, veamos la razón de ello.

Actualización de Windows 7 que no quiere casi nadie

Para empezar merece la pena recordar que Microsoft lanzó su nuevo navegador web, Edge Chromium, a principios de año. Este es compatible no solo con Windows 10, sino también con Windows 7, Windows 8 y 8.1, además de para macOS. De este modo, aquellos que quisieran probarlo y usarlo, lo podían hacer con tan solo descargar manualmente el correspondiente instalador.

A esto hay que sumarle que los de Redmond hace solo unas semanas iniciaron oficialmente el despliegue automático de Edge en Windows 10 a través de Windows Update. De manera paralela anunciaron que la próxima actualización de características prevista para otoño, la 20H2 de Windows, integraría el nuevo navegador. Pues bien, ahora parece que también Microsoft ha comenzado a enviar el nuevo Edge a los dispositivos con Windows 7. Esto es algo que están realizando a través de Windows Update.

Claro está, este es un movimiento un tanto sorprendente dado que Windows 7 ya no tiene soporte desde enero, como os comentamos antes. Por tanto en teoría la firma no debería publicar nuevas actualizaciones para esta versión del sistema. Sin embargo la actualización KB4567409 que llega este mes para los dispositivos con Windows 7, se encarga de instalar Edge Chromium en los equipos.

Microsoft quiere que Edge se use también en Windows 7

De manera paralela la misma Microsoft nos dice que aquellos que no quieran el nuevo navegador, no tienen más que eliminar esta actualización de sus equipos. Eso sí, merece la pena saber que el nuevo Edge no reemplaza a Internet Explorer en Windows 7. Sin embargo en Windows 10 el navegador sí que reemplaza a la versión anterior de Edge que venía con el sistema operativo.

Una vez instalada la actualización, el nuevo Edge se fija en la barra de tareas y añade un acceso directo en el escritorio. Sin embargo en este caso el reemplazo no tiene mucho sentido dado que Edge era originalmente exclusivo de Windows 10.

De este modo y como era de esperar, con todo ello lo que Microsoft pretende es que el número de usuarios de Edge Chromium aumente con el tiempo. Así, lo que quieren lograr, en el futuro, es poder competir de algún modo con el líder del sector, Chrome de Google, algo un tanto complicado en estos momentos.